Plumas estilográficas económicas de Pelikan combinaba un par de conceptos que parecen opuestos, las plumas estilográficas de buena calidad, y además de precio asequible, algo que uno no pensaría encontrar en marcas de tanto renombre como Pelika.

Las estilográficas, como tantos otros objetos que mezclan la utilidad, con el adorno se valoran además de por la forma en que cumplen su función, por otras cualidades menos tangibles. Ya hablemos de relojes, o de ropa, no se valora únicamente su precio, su durabilidad, o lo que abrigan, sino también su diseño, su marca, etcétera.

Soy un entusiasta de lo prime, objetos de calidad, con buena duración y a precios razonables, así que lo de las plumas estilográficas asequibles (que no baratas), me motivan especialmente. Ya en su momento comentaba que me había faltado por probar la Stola III llamada también Pelikan P16.



A diferencia de las generaciones anteriores de Stola y Stola II que estaban disponibles como bolígrafos y rollers, en la III tenemos por fin la pluma estilográfica. Con un PVP entorno a los 28€, la Stola III se sitúa ligeramente por encima de la Pelikano Up, si bien podemos encontrarla algo más barata.

La Pelikan Stola III viene presentada en una bonita caja de cartón en color gris, a juego con el tono exterior de la estilográfica. En esencia lo que esperamos de un producto de ese precio.



Está construida en aluminio y latón, lacado en una terminación metalizada que estaría a medio camino entre el pulido y el mate. Simplemente con verla ya nos gusta, y es que la gama Stola III de Pelikan, obtuvo en 2017 el galardón de diseño alemán, en consonancia al eslogan de “nunca tendrás una segunda oportunidad para causar buena impresión” lo cual explica que nos resulte tan atractiva al primer vistazo.



El cuerpo o barril es metálico, de latón, y la tapa o capuchón de aluminio. Gracias a ello es mucho más ligera que otras plumas de acero (30g), dando una sensación al cogerla casi como si fuera de resina. Tiene 133mm de largo estando cerrada, y 165mm cuando está posteada, o sea un poquito más larga y pesada que la Pelikano Up. El agarre es de color negro, y de plástico, es brillante pero aunque lo parezca, no desliza en absoluto y tiene unas proporciones muy cómodas. El clip o pinza es metálico y de color negro.



El cierre es a presión, con un sonido de calidad y duración. El problema es que se consigue gracias a unas protecciones plásticas dentro del capuchón que impiden postear la pluma. Para mi no es un problema, porque nunca escribo con la tapa colocada en la parte superior, pienso que desequilibra la escritura, pero es algo que puede que os resulte de importancia.

Como debe ser, en su interior hay espacio para un cartucho de tinta internacional de reserva, los que Pelikan denimina GTP, o podemos escoger uno de tamaño largo (TP6).



A la hora de escribir, es donde destacan los productos de Pelikan. El plumín de acero inoxidable y grosor M, funciona muy bien, echando quizás una cantidad de tinta ligeramente menor a la que su grosor nos puede hacer pensar. El tacto metálico y liso es muy agradable.

Como instrumento de escritura para el día a día en casa, o incluso en tareas escolares me parece una opción muy recomendable, y que justifica la diferencia de precio con las Pelikano. Como detalle final, las Stola III son también Made in Germany.

El punto negativo, a mi modo de ver, es que su precio empieza a justificar que esté disponible con diferentes grosores de plumín. Además del medio, el grueso y el fino le darían mayores posibilidades de especialización y necesidades de los usuarios.