Continuando con el Pikes Peak 1988 con Ari Vatanen, retrocedemos un año, hasta 1987, para ver a Walter Röhrl con su Audi S1 Sport Quattro, seguramente uno de los coches de rally más impactantes visualmente que ha dado la historia.