Siguiendo la tónica de espectacularidad racing que se impone ultimamente, aquí va mi último descubrimiento del YouTube: la película Climb Dance.

Se trata de la subida a Pikes Peak, de 1988, cuando Ari Vatanen con su Peugeot 405 Turbo 16 GR B, consiguió un tiempo de 10:47,22. Batiendo así en menos de un segundo el record que había impuesto el año anterior Walter Röhrl con su Audi Sport Quattro S1.

Es impresionante que se consiguiera una media de 111 Km/h… Sobre todo teniendo en cuenta el sol de frente, y la proximidad con los acantilados.

Conseguir alrededor de 550 CV de un motor de 2 litros, da una idea de lo puntuagudo y difícil de conducir que debe ser el coche. Si a esto le unimos que han pasado casi 20 años de aquello, que no había cambios secuenciales, que apenas había electrónica que ayudase al piloto, y que el chasis de Grupo B era extremandamente ligero (el alerón no es de adorno). El mérito es todavía mayor.

Para que os hagáis una idea el 405 T16 Grupo B, aceleraba de 0-100 en 2,5 segundos, y de 0-200 en menos de 10.

El montaje que se hizo de la escenas, se presentó en 1990 a varios festivales cinematográficos, obteniendo bastante éxito.

No solo el contenido es muy emocionante, sino que la realización también está muy cuidada.

Confío en volver a ver algún día competiciones de GR B, y motores 1,5 Turbo en la F1…