Pole Position: ¿Premonición en Fuji?

El GP de Formula 1 que se celebra esta temporada 2007 en Japón, se disputará por primera vez desde 1977 en el Circuito de Fuji, sustituyendo al revirado Suzuka.

Sin duda una novedad para coches y pilotos, que pisarán por primera en mucho tiempo el trazado… Al menos en el mundo real, ya que el 1982 la gente de Namco/Atari, con el revolucionario Pole Position, parece que ya lo supieran.





4 comentarios en “Pole Position: ¿Premonición en Fuji?”

  1. Yo empecé mi adicción seria a los videojuegos con la recreativa del Pole Position. Eso sí, mi especialidad era el circuito oval. Los "otros tres" –entre ellos, éste de Fuji– eran una forma de desperdiciar monedas de 25 pesetas, por su extrema dificultad. Aunque bueno, habría gente que los dominaría.

  2. Yo empecé con el Sprint de Atari… Debo haber sido precoz, pero cuando vi Pole Position, tuve el pensamiento de: ¡Esto es real!

    Sobre los cuatro circuitos, ese era el Pole Position II, el ovalado (Cairo si no recuerdo mal), era el que todos cogíamos, incluso yo. Permitía que te clasificaras, quedar bien en carrera, y que el dinero durase un poco. Los otros 3, era dificilísimos.

    En cambio, en Pole Position I, solo había Fuji, aunque con un nivel de dificultad algo menos difícil que era Fuji en el II.

    ¿mced, tu también querías tener una recreativa de Pole Position en tu casa, cuando fueras mayor? 🙂

  3. Quería tener una sala entera de recreativas. Bueno, al menos luego vendría el MAME. No era 100% lo mismo, pero vaya si se aproximaba.

    El Pole Position II con el circuito del Cairo me lo llegué a acabar (normal, no me habré dilapidado pagas y saltado clases por su culpa). Había un truco que ya no recuerdo cómo se conseguía (creo que era a base de no frenar nunca), que conseguía aumentar la velocidad máxima en un 50%. El coche ya volaba.

    También teníamos el truco de conseguir créditos infinitos con el chispazo de la piedra de un mechero, jejeje. Eso también servía para joder partidas al prójimo… lo que nos reíamos.

    Qué tiempos aquéllos.

Deja un comentario