Seguro que a estas alturas, quien más y quien menos está harto de recibir spam. Ese temor a recibir correo no deseado nos hace que seamos recelosos a dar nuestra dirección de correo en cualquier formulario de internet.

El problema aumenta, ya que cada vez más servicios requieren nuestra dirección de correo-e: activación de cuentas, registros en foros, descarga de demos, …

En este punto es donde entra en juego PookMail. Un servicio que ofrece buzones de email de usar y tirar.

Pookmail ofrece direcciones de correo ficticias y públicas, que podemos consultar desde su propia web, como si fuera un webmail más. La diferencia es que esas direcciones son públicas (no requieren contraseña), y lo que es más importante, se eliminan automaticamente de forma diaria.

El funcionamiento es bien simple. Supongamos que queremos descargar una evaluación de un programa de esos que requieren que rellenes un formulario con tus datos, y te mandan el enlace vía email. Para no contaminar nuestras cuentas, nsos inventamos un buzón en pookmail. Por ejemplo [email protected].

Ahora entrameos en PookMail, con el usuario [email protected], y si todo ha ido bien, deberíamos ver el mensaje con el enlace de la descarga solicitada.