Casio apoda al color amarillo en sus relojes, como positive yellow, es decir amarillo positivo, aunque cariñosamente los llamamos piolín.

No puedo estar más de acuerdo en esta denominación, basta mirar un reloj de ese color para que nos aumente el estado interior de ánimos. Y es que si bien están destinados a ser llevados durante la primavera y el verano, es en estas épocas de días más cortos, menos luz y frío, donde pueden contribuir, aunque sea levemente a nuestra felicidad.

Vienen a ser para los entusiastas de esos relojes de plástico que se llaman G-Shock, lo que los descapotables son a los amantes de los coches. Quizás no sean tan satisfactorios, pero a cambio son muchísimo más económicos, y fáciles de guardar.

Dado que el Casio GW-6900-1ER, es junto al Citizen Pilot Radiocontrolado, son mis relojes preferidos, y dada mi predilección a los digitales, la elección no podía ser otra que el Casio GW-6900-9ER.

Como habéis podido comprobar, el sufijo 9, indica que el color del modelo es amarillo. Tanto es así que Casio suele lanzar versiones en este color en casi todas sus gamas, siendo especialmente prolíficos en G-Shock, donde además se cuentan bastantes ediciones especiales: GW-9430-EJ9, GW-M5630E-9, o el GD-X6930E-9. No obstante, el GW-6900-9, es un modelo estándar, no una tirada limitada, por lo que lo hace más sencillo de conseguir, así como recambios en el caso de ser necesarios. Es decir, forma parte de la gama normal, junto a sus hermanos el GW-6900A-7ER (blanco); GW-6900GW-7ER (blanco y negro); y los ya comentados GW-6900A-9ER (amarillo) y GW-6900-1ER (negro).

No entraré demasiado en sus características, pues salvo la combinación de color, son idénticas a las del Casio GW-6900-1, que os mostré hace tiempo. El botón de luz con la G blanca en el amarillo, contra sin pintar en el negro. Los colores de las serigrafias internas cambian también, blanco, amarillo y azul en el modelo amarillo; y blanco, amarillo rojo en el negro. Las serigrafías externas, son negras en el de color amarillo y grises en el negro.

Donde si me prodigaré algo más es en sus sensaciones. Llevarlo con el frío, resulta agradable. Al ir tapado con la manga larga, sigue siendo discreto, por lo que su uso y disfrute, queda restringido casi a la espera privada del dueño. A veces entran ganas de descubrirlo, y dejarlo ver un poco, porque de discreto no tiene casi nada.

Con ropa informal, combina a la perfección, y los fines de semana, es una de las alternativas más recomendables. El precio oficial son casi 150€, a priori demasiado por lo que aparente. Por suerte puede conseguirse en Amazon entorno a los 100€, tampoco es que sea una ganga, pero no deja de ser un modelo muy completo, y cargado de tecnología. Además, ¿cómo poner precio a las sensaciones-amarillo-positivas?