Estaremos de acuerdo en que antes de adquirir cualquier artículo, deberíamos poderlo probarlo, ver que tal nos queda, si cumple nuestras espectativas, etcétera. En el caso de una calculadora científica, con mucho más motivo. Tendremos que poderla tocar, y ver cómo es de resistente al transportarla en la mochila, o si es de verdad tan potente y fácil de utilizar.

Hace no muchos años, pequeños comercios destacaban por la gama de productos tecnológicos que tenían en exposición, y naturalmente podías tocar y probar. Además se daba el caso que los que prosperaban, lo eran por tener buenos precios, pero también empleados y dueños, con amplios conocimientos de esos productos, fueran luego buenos vendedores o no.

Es el caso que comentaba con mi Casio FX-6300G, comprada en mi barrio en el establecimiento aún existente de Radio Tordera (ahora Expert Radio Tordera).

Poco establecimientos siguen esa filosofía actualmente, ni siquiera los lucrativos smartphones pueden usarse en una tienda, aunque al menos, algunos pueden tocarse. En el caso de una calculadora, como la Casio FX-991SP X por ejemplo, vienen en un blister cerrado, y como digo, los comerciantes parecen no estar por la labor, así que al final, acabamos recurriendo a la compra por internet, que no nos ofrece más, pero lo hace con mejores precios.

La gama de calculadoras, solamente de Casio, es muy grande, lo que complica aún más la elección correcta.

Lo que no es tan conocido, es que Casio, vende emuladores para ordenador de la mayoría de sus calculadoras. La mayoría son para Windows, pero algunos como el FX-CG20 tienen versión para OSX.

Están pensados para que el profesorado pueda preparar sus clases con antelación, y para que pueda compartir el uso de la calculadora emulada en un proyecto con los alumnos, aprendiendo así ellos el manejo de la misma.

Estos emuladores, ofrecen una versión de prueba gratuita durante 3 meses (90 días), que nos va a resultar ideal para hacernos una idea de si esa calculadora va a cubrir las necesidades que tenemos o no.

Una vez instalados, y ahí echamos en falta que no haya una versión portable sin instalación, tenemos un software que replica a la perfección las funciones de la calculadora, con algunos añadidos que nos harán la vida más fácil si queremos: teclas de cursor y numéricas mapeadas con la calculadora; acceso al manual del usuario; visor separado de expresiones; …

Podemos seguir con ellos, la misma fase de aprendizaje que con la calculadora real, manual en mano, vamos siguiendo todos los pasos, y haciéndonos con sus funciones y operaciones. Un trabajo que ya tendremos hecho, si al final optamos por ese modelo, y que nos dirá si ese es el modelo que necesitamos. En mi caso, la Casio FX-991SP X.

Pese a que en la web europea de Casio, hay un apartado dedicado a Software y Presentaciones, está poco actualizado, de hecho, el material data aún de la anterior generación (ES Plus), así que mucho mejor ir a la Zona de descargas de Casio Education.