No me estoy refiriendo a que se prohíba hablar por teléfono por la calle. Se supone que aunque tu nivel de concentración se reduce cuando hablas por teléfono, sigues teniendo los ojos abiertos. A lo que me remito, es a toda esa gente que va caminando por espacios públicos mirando la pantalla de su teléfono inteligente.

Van ensimismados, absortos, como si fueran verdaderos zombies, que no saben ni donde están, ni lo que hacen. No me gustan las prohibiciones ni las limitaciones, pero ante la falta de civismo y la carencia de sentido común de muchos, es lo único que nos queda.

Los utilizamos demasiado, y generalmente para tareas que no nos enriquecen en absoluto. Tenemos tanta potencia de cálculo en el bolsillo, que en los años 70 u 80, se habrían pagado fortunas por ella. Es nuestra decisión, y nuestra responsabilidad, de modo que allá cada uno.

Estos zombies del smartphone en los que poco a poco nos estamos convirtiendo, y que han llevado a crear la contracción smombie de Smartphone y Zombie. Pero también Nomofobia, o sea la adicción al teléfono móvil.

El problema es cuando esas actividades, no sólo impiden nuestra vida normal, sino que además lo hacen con la de los que nos rodean. Del mismo modo que me molestan aquellos que con el metro repleto, deciden acaparar el espacio para leer un periódico de tamaño gigante y abierto de par en par, me enfada cuando voy caminando por la calle y choco con gente que no mira por donde va.

Pienso que tienen suerte de ser una persona, con un cuerpo relativamente blandito, y que no excede los 5 Km/h. Eso mismo les puede ocurrir cruzando una calle, con el duro acero de un coche que circula a 50 Km/h.

Antes de que acabemos comiéndonos los cerebros, por respeto a los demás, evita mirar la pantalla de tu teléfono cuando caminas.

Os dejo con unas imágenes, que a mi me han impactado, marcan, y no se olvidan fácilmente. Forman parte del proyecto Removed del fotógrafo Eric Pickersgill, donde el artista ha conseguido plasmar lo ridículo que es nuestro comportamiento cuando prescindimos de estos aparatitos.