Project Mercury

Project Mercury, es lo que se denomina un gestor de prioridades de procesos, es decir, que dinámicamente ajusta la prioridad de lo que tenemos ejecutando en nuestro ordenador, para darnos el máximo rendimiento, y al mismo tiempo el máximo ahorro energético. En este sentido es parecido a Process Lasso, pero mucho más liviano y sencillo.

Es para Windows x64 y completamente gratuito, podríamos decir que es una mejora de TopWinPrio.

Básicamente lo que hace es utilizar las prioridades en los procesos de Windows, para darnos un mejor rendimiento y mejor velocidad de respuesta, subiendo la prioridad a aquello que estamos usando, y bajándosela a lo que no:
– Ventana activa: Por encima de lo normal.
– Ventana inactiva: Normal.
– Ventana minimizada: Por debajo de lo normal.

Lo cierto es que pese a tanta sencillez, funciona muy bien, y sus efectos se notan. Parece increíble que no haya algo parecido de serie en Windows, a sabiendas que toda la lógica de detectar cambios en ventanas, prioridades de procesos, etcétera, está disponible.

Es totalmente portable, y en un ejecutable de menos de 500 Kb. tenemos la funcionalidad lista para usar. El consumo de memoria es de 500-700 Kb. es decir imperceptible, pese a que hace trampa con el ejecutable, que está comprimido con MPRESS.

La funcionalidad es mínima, no facilita que se autoinicie con Windows, básicamente pausarlo, y algunas funciones heredadas (CPU Splice Mode), que están desactivadas.

De momento el código es cerrado, vamos a ver que decide Sven Bent al respecto, porque indudablemente es un concepto que me atrae, y que está abierto a muchas posibles mejoras.

En todo caso, en su página web, puedes hacerte con Project Mercury 1.2.3.1.



4 comentarios en “Project Mercury”

  1. No me gustan los ejecutables comprimidos, dan errores muy aleatorios en tiempo de ejecución y por experiencia sé que son mucho más inestables que el mismo programa sin comprimir. La única razón de que se comprima esa utilidad entiendo que será para hacerla más atractiva, así el usuario (o potenciales usuarios) piensan: «bueno, son solo 500 kbs, así que la instalo». Me parece un fraude, aunque ya sé que hay muchos desarrolladores (no los llamaría programadores, ser programador es otra cosa) que todo lo hacen encapsulado.

    Por otro lado, según tenía entendido -hablo de memoria- eso era algo nativo en Windows, no le encuentro la razón a que haya que instalar una utilidad para algo que -como bien dices- es tan simple y esencial que es el propio sistema operativo el que se hace cargo a través de interrupciones (y es algo tan sumamente básico que hasta se usan en ensamblador, vamos, tú conoces ensamblador sabes de lo que hablo :D), así que forman parte intrínseca de la arquitectura -tanto física como del sistema operativo- de una computadora.

    Porque la lista de prioridades no es nada nuevo en los sistemas operativos… ¡Es como si saco ahora un recogedor de basura para windows! O los «limpiadores de ram», aquellos tan famosos que no te limpiaban realmente nada 😛

    A no ser, a no ser, repito -porque no lo sé- que haya pasado algo y que a partir de Windows 8 la arquitectura implementada en los 64 bits sea radicalmente diferente.

  2. Tampoco me gusta nada que el ejecutable esté comprimido. En realidad mis programas, hace años los distribuía de esa forma. El objetivo era ahorrar espacio en disco, y dificultar la ingeniería inversa. Tenía mucho sentido en los tiempos de DOS, y de pendrives de capacidad irrisoria, pero dejé de hacerlo, por incompatibilidades. Como bien apuntan, hacen que el programa sea menos estable, en general, por conflictos con antivirus u otro software. Además, aumentan el consumo de memoria, al requerir que coexista el código comprimido, el descomprimido, y el descompresor. Así se lo planteé al autor, pero no hay nada que hacer sigue en sus trece. A ver si saco algo de tiempo y ganas, y me pongo a hacer algo parecido… Eso sí, de código abierto.

    En cuanto a que sea innecesario, precisamente eso pensaba yo. Pero la verdad que estos programas, ya sea Process Lasso, o el mismo Project Mercury, hacen que el equipo se sienta que responde mejor, y al final, lo único que hacen es disminuir prioridades a lo que no usamos y aumentar las de los que si. Pero es el propio sistema operativo el que en efecto implementa las prioridades, es decir, hace lo difícil. Por eso se me hace raro que no haga también esto, que es lo fácil.

  3. que bien lo explicas guti, me encanta cuando hablas de informatica porque lo explicas todo muy bien y lo haces muy sencillo. Yo me enrollo demasiado y acabo por los cerros de úbeda (:D siempre me pasa).
    Es cierto, lo de la ingenieria inversa tiene su sentido, pero la verdad, en una utilidad de este tipo me parece un poco tonteria, no se. Yo antes usaba ofuscadores de codigo para los codigos de scripts, eso si me parece util, aunque al final pasa lo mismo: acababas teniendo problemas de compatibilidades por todos sitios y lo acabe dejando.

  4. Muchas gracias por tus palabras bianamaran.

    Supongo que todos son épocas, y al principio, consideramos que somos los mejores, y somos celosos de nuestras creaciones, queriéndolas proteger para que no venga algún gigante desalmado y nos lo robe.

    Pasa el tiempo, y te das cuenta que aunque sigas siendo de los mejores, o que quizás ya no lo seas, puede venir esa gran multinacional, adueñarse de tu idea, y reimplementar el código desde cero con su legión de ingenieros indios. Es decir, da igual lo que lo protejas, al final, los que no quieres que lo hagan, lo harán.

    Por otro lado, esas técnicas perjudicarán a otros usuarios, y sobre todo, impedirá que aprendan, y que el conocimiento se acumule, que al final, es la base de nuestra sociedad, o debería serlo.

Deja un comentario