Estoy seguro que todos habéis oído hablar de los Bitcoins o BTC, la moneda virtual de moda. Por supuesto yo tambíen había oído de ella, pero no fue hasta que Sergi, me dio más detalles, que no profundicé en el tema.

Para que todos lo entendamos, un Bitcoin es una divisa virtual, con conversiones a dinero real. En este sentido sería como una acción, o cualquier otra moneda, yo puedo comprar Bitcoins, o venderlos, a cambio de moneda real, sobre el tipo de cambio establecido.

Sin embargo, a diferencia del dinero real, que no se apoya en nada, recordemos que el patrón oro dejó de utilizarse en la década de los 1970, los Bitcoin se apoyan en un bien también escaso. Los números. Por supuesto los números son infinitos, así que los Bitcoin son números que cumplen unos criterios muy especiales. Usan técnicas criptográficas, de forma que un número Bitcoin es difícil de encontrar, pero una vez encontrado, es muy fácil de validar.

La cosa no es tan fácil, y en realidad ese número del que hablo tiene muchas particularidades, una de ellas es que tiene que poder ser validado, para así que la red P2P de Bitcoin sepa que ha sido encontrado, y si alguien lo vuelve a encontrar, se le diga que en inválido. Esa validación, por supuesto no puede ser el número completo, ya que en ese caso, la red P2P podría robarte fácilmente la moneda.

Se parece bastante a los buscadores de oro del Lejano Oeste, donde cualquiera puede buscar BTC. Lo que pasa, que igual que pasó con la Fiebre del Oro, no es fácil. Estos números especiales, cada vez se hacen más largos, es decir, cada vez son más difícil de encontrar. Exactamente lo mismo que ocurría con la pepitas de oro. Encontrar las primeras en la superficie, era fácil, pero una vez encontradas, cada vez costaba más.

A partir de ese momento, los buscadores de oro, decidieron asociarse en grupos, los buscadores de Bitcoins, o Miners, hicieron lo mismo, y formaron los Pools. Un pool es sencillamente un grupo de búsqueda, que se reparte las cribas, y obtiene un ingreso en base al esfuerzo destinado.

Aún así, con la creciente dificultad, incluso en estas asociaciones es difícil ser rentable. Para que os hagáis una idea, un ordenador normal, puede obtener en un día completo de trabajo entre 3000 y 5000 Satoshis. Como 100 Satoshis son 1 Microbitcoin (μBTC); 1000 Microbitcoin son un Milibitcoin; y 1000 Milibitcon son un Bitcoin, tenemos que más o menos en un día completo, al cambio actual, obtendremos entre 0,01€ y 0,03€.

El dinero viene más bien de otro lado:
– Los primeros Bitcoin fueron muy sencillos de generar, así que quienes lo hicieron (incluyendo los que pusieron en marcha el invento), han ganado mucho. Se estima que hay 21 millones de Bitcoin, unos 6.000 millones de euros al cambio actual. Haceros una idea.
– Las entidades de cambios, pese a ser virtuales, funcionan como un banco normal. Así que se llevan una comisión si compras, pero también si vendes.
– Los servicios adicionales, también se llevan su parte. Si usas un monedero para guardar tus Bitcoin, cuando quieras retirarlos o traspasarlos, se llevarán un porcentaje.
– Los pool, aportan una infraestructura, así que ellos también se llevarán un porcentaje de los Bitcoins que encuentres.
– Los programas de búsqueda de Bitcoin, aunque suelen ser gratuitos, y muchos de código abierto, ofrecen la posibilidad de usar determinadas funciones extra, a costa de otro pequeño porcentaje.

Al final, aunque tengas un equipo que consuma poco energía, para ese 0,01€ que ingreses, habrás consumido unos 0,80€ en electricidad, pero eso si, habrás colaborado con la economía de muchos intermediarios.