ReadySoft Incorporated fueron los encargados de las versiones domésticas de 16 bits (PC/DOS, Atari ST, y Amiga) de los juegos de Don Bluth y RDI Video System.

Se suele comentar que las versiones de Amiga eran las mejoras, la de Atari las peores, y las de PC/DOS eran un punto intermedio, yo me centraré en estas últimas: PC. Todas ellas eran en mi opinión de elevada calidad, tanto a nivel de procesado de los gráficos de Don Bluth para adaptarlos, como a nivel de programación para conseguir almacenar todas las secuencias posibles en unos recursos de memoria y disco limitados.

Ya hablé mucho en Space Ace, así que para no repetirme, sólamente indicaré que el programa, escrito en ensamblador de 8086 ocupaba entre 18 Kb. y 35 Kb., dependiendo de la versión y las interacciones que se soportasen, dado que a medida que se hacían nuevos lanzamientos, se le iban añadiendo leves mejoras.

Dragon’s Lair (1989)
Usando el metraje del Dragon’s Lair original para arcade de 1983, se crea un título que intenta condensar en 4,3 Mb. la esencia de la recreativa. No lo consigue demasiado los 7 discos de 3,5 son demasiado, y el nivel gráfico no está a la altura.

Space Ace (1989):
Con las escenas del Space Ace de recreativa de 1984, consiguen condensar en 3,3 Mb. toda su esencia. Es cierto que se pierden escenas, y que la animación y el colorido no llega a la altura de la versión de laserdisc, pero en 1989, Space Ace para PC representa un hito. Sus opciones de compresión, y codificación diferencial consigue almacenar una cantidad de gráficos adecuada.

Dragon’s Lair II: TimeWarp (1990)
Parte del material de Dragon’s Lair II que aparecería en 1991 para recreativa, pero que había empezado a gestarse en 1983. A pesar de las mejoras en el código, las nuevas escenas aumentan el espacio en disco hasta los 4,1 Mb.

Dragon’s Lair: Escape from Singe’s castle (1991):
Con las escenas que no se usaron de Dragon’s Lair en la versión inicial, y dibujos nuevos, aparece esta secuela de 4 Mb., que supera al Dragon’s Lair para PC, y queda ligeramente por debajo de TimeWarp.

Space Ace II: Borf’s revenge (1991):
Hace la misma jugada que el anterior, en este caso aprovechando las escenas no usadas de Space Ace, y algunos materiales nuevos. El resultado es adecuado, pero en nada comparable al Space Ace original. Ocupa 4,1 Mb.

Dragon’s Lair III: The curse of Mordread (1992):
De nuevo, y aprovechando las escenas no usadas de Dragon’s Lair II, y las secuencias de Blackbeard the Pirate dibujadas también para este, pero que no llegaron a tiempo a la versión oficial, se lanza Dragon’s Lair III, que en sus 4,1 Mb. sigue la linea de gráficos espectaculares de anteriores entregas.

Guy Spy and the Crystals of Armagedon (1992):
Los títulos de ReadySoft reciben muchas críticas, sustentadas en un nivel gráfico excelente, pero una interactividad limitadísima. Así que como broche final, se prueba el concepto de gráficos estilo DL/SA, pero con una interactividad mucho más variada. En sólo 2,8 Mb. se condensa un juego que cumple lo prometido, pero donde se echa en falta la mano de un artista como Bluth a la hora de crear los gráficos.