He tenido el placer de leer El retorno de los brujos (Le Matin des Magiciens) en una de sus primeras ediciones de 1964 escrita por Jacques Bergier y Louis Pauwels.

Más allá de ser pionero en el género del realismo fantástico, y lo que ello implica en cuanto a puntos de vista de cuestiones más o menos esotéricas, lo que me encanta de su desarrollo es la armonía humano-científica que se respira en sus páginas.

Esta corriente intelectual, muy en auge en la Europa de los años 60 y 70, y divulgada en nuestro pais gracias sobre todo a la revista Horizonte, promueve la unión de las ciencias y las letras, que deben colaborar heterogeneamente, con el objetivo de destapar el potencial intelectual infinito del ser humano.

Pauwels y Bergier, avogan por superar las limitaciones sociales existentes, abriendo la puerta a pensamientos y explicaciones más abiertas, que permitan el avance de la humanidad. Todo ello, respaldado por el saber de ciencias, y humanidades.

Aunque leer en linea es bastante engorroso, tenéis disponible el texto íntegro (más de 500 páginas) aquí.