Mi debilidad por Operation Wolf, no es ningún secreto. Así que en base a practicar, allá por finales de los 80, conseguía magníficas puntuaciones en la versión de arcade.

En lo que a mi respecta, Operation Wolf tenía un nivel de dificultad relativamente bajo, que hizo que ya desde las primeras partidas consiguiera avanzar bastante, llegando incluso a terminar todos los niveles con menos de 5 puntos de daño.

Durante estas vacaciones, me ha dado por volver a jugar, y me he sorprendido de como mi cerebro, recordaba incluso 20 años después, gran variedad de detalles. En la primera partida jugada, he llegado al final, si bien es cierto que no tan sobrado como antiguamente, al menos, he llegado.

Los que no lo sepáis, en Operation Wolf, una vez completados todos los niveles, vuelve a comenzar el juego, pero esta vez con un nivel de dificultad elevadísimo, que hace imposible pasar de la quinta o sexta ronda, que unido a ser pantallas ya vistas, le quita gran parte del atractivo.