Desde la evolución de FileOptimizer, no os ponía un poco al tanto del estado del proyecto. Desde entonces, han ido ocurriendo bastantes cosas que me han hecho pensar acerca de él, unas reflexiones, que me gustaría compartir con vosotros.

Me resulta muy curioso, que la fecha de lanzamiento de FileOptimizer 9.00, fuera el 15 de agosto de 2016, una fecha que para mi fue muy importante, y desde la cual, mi vida ha ido cambiando paulatinamente, afortunadamente en un sentido muy positivo, pero que innegablemente, han alterado mis prioridades vitales.

De esta manera, aunque he continuado actualizándolo, con la última versión 9.80, exactamente 8 meses después, el 15 de abril de 2017, los cambios no han sido radicales, ni revolucionarios. Lo que queda patente, es que es una media de una nueva versión cada mes, algo que exige tiempo y esfuerzo, y de lo que la mayoría de usuarios no son conscientes. Imaginaros lo que representa aprovechar días festivos, o de vacaciones, para ponerse al día con el código, o aprovechar los pocos ratos libres que nos deja el día a día, para dar prioridad a FileOptimizer, y mejorarlo, probarlo, corregir errores, actualizar plugins, implementar sugerencias, o atender a los usuarios. No quiero ponerme medallas, pero es un gesto, que los hechos confirman que muy pocas personas están dispuestas a realizar.

Casi 200 usuarios, han apoyado económicamente el proyecto. Tal vez parezca una cifra elevada, pero si estimamos que el total de descargas, debe andar rozando el millón (sólo de Sourceforge hay más de 500.000), nos deja un porcentaje irrisorio. Vamos, que económicamente más interesante lo que recibo de Amazon.es, eBay.es o incluso la tienda de relojes rusos Meranom.com, que visto así, apenas me requieren colocar un enlace, y cruzarme de brazos.

Ya os comentaba también, la poca generosidad por parte de Microsoft, al haber retirado la licencia gratuita de uso para la interfaz ribbon, que ha hecho que finalmente se haya eliminado en FileOptimizer. Eso por no hablar de Embarcadero, que ha publicado C++ Builder 10.2 Tokyo, un software que cuesta 1.955€ en su versión más económica (Professional) y que llega hasta los 7.823€ (Architech), y que deja patente claramente que ni lo han probado, pues cuando compilamos para Win64, enlazando estáticamente con la VCL, faltan cadenas de recursos, que causan que nuestra aplicación parezca que muestra textos de sistema en chino.

Influye también que es un proyecto que va creciendo en complejidad, que cada vez requiere más esfuerzo, y que a su vez, cada vez tiene menos posibilidades de mejorar. Además, y pese al cuidado que pongo en revisar regularmente el código, en documentarlo, y en optimizarlo, cuanto menos tiempo puedo dedicar a su mantenimiento, más tiempo necesito después para volver a trabajar en él. Es normal, su familiaridad, acaba por olvidarse, así que retomarlo es cada vez más laborioso.

Si entonces me preguntáis, como es que sigo en actualizándolo y mejorándolo, no sabría que deciros, salvo que a pesar de todo, me gusta. Me gusta FileOptimizer, me gusta C++ Builder, me gusta el software libre, me gusta tener el control total de todo el ciclo de vida del proyecto, y me gusta resultar útil a los demás, y poner un granito de arena para que el mundo sea algo mejor.

Pero a mi también me sorprende, en estos casi 5 años de historia, se ha convertido en un proyecto, que es grande para sólo una persona, y que no suele ser como los que llevo desarrollando desde que tenía 8 años, que eran cosas más del estilo a PatchPE. Ideas que cumplen una necesidad particular mía, que intento programar de una forma lo más brillante posible, y que a las pocas versiones, cuando ya no hay nada que añadirles se estancan. Programas que al fin y al cabo, apenas utiliza nadie, pero con los que me lo he pasado muy bien trabajando.

Pero no todo son malas noticias, Dorel de Megaleechers.com, contrató a un diseñador que creó los nuevos iconos de FileOptimizer, y que cedió gratuitamente al proyecto, Sourceforge nominó a FileOptimizer como Proyecto de la Semana del 3 de Abril, y los creadores de plugins no pararon, con nuevas incorporaciones a la cadena de proceso: guetzli (Google Inc), pingo (Cédric), smpdf (Coherent Graphics Ltd), etcétera. Por supuesto también, a la comunidad de usuarios, que sugieren características, informan de errores, e intentan ayudar.