No voy a hablaros de esos relojes abandonados en campanarios de iglesias de pueblos remotos y medio despoblados. Es una triste realidad de la que se habla a menudo. Este artículo trata sobre aquellos relojes que tenemos tan a mano, que ni siquiera somos conscientes de ellos.

En las últimas décadas nuestro entorno ha cambiado tanto, que al menos en lo que respecta a núcleos urbanos, un reloj ya no es un instrumento imprescindible. Los espacios públicos están dotados de guardatiempos dando su servicio a quien quiera consultarlo. Estaciones de metro y tren; paradas de autobuses; carteles en farmacias y otros comercios. Relojes instalados en iglesias, ayuntamientos, plazas, aparcamientos y un largo etcétera que nos dan la hora (y a veces la fecha y la temperatura), estemos donde estemos.

Si eres aficionado a la horología, en tu casa tendrás muchos relojes. Digitales, analógicos, de cuarzo, de cuerda… Relojería gruesa que te haga consciente del transcurso del tiempo.



Si no sentimos una particular atracción por la relojería, nos daremos cuenta que también disponemos de un sin fin de relojes ubicados en cualquier espacio disponible de nuestro hogar, en estanterías en paredes, y si tenemos suerte de haber heredado un grandfather, también en el suelo. Relojes que a veces dan también datos metereológicos en el comedor; despertadores en nuestra habitación; temporizadores en la cocina; termómetros con reloj en el cuarto de baño.



No obstante, hay relojes que a modo de complemento de otros aparatos están medio escondidos, muchas veces sin ni siquiera estar en la hora correcta: El microondas; el DVD (si aún tenemos); el teletexto si lo utilizamos todavía o la guía de programación de la televisión (EPG); la báscula de baño y por supuesto el ordenador.

Sin darnos cuenta los relojes son algo tan omnipresente, que muchas veces descubrimos uno que integrado en algún otro dispositivo, nunca nos habíamos fijado. Recientemente me ocurrió exactamente eso al descubrir que el Gigaset A120 que acompaña a mi teléfono CITESA, es también capaz de mostrar la hora, junto a unas cuantas funciones más que no se como operan y no utilizo.