El Renault 5 Turbo de 1980, montaba un motor en posición central, que a pesar de no llegar a los 1400 cm3 (1397 cm3 concretamente), alcanzaba 160 CV. Tal potencia, asociada a un peso que no llegaba a los 900 Kg, ofrecía unas prestaciones excepcionales. Exteriormente era espectacular, su carrocería ensanchada para alojar las enormes tomas de aire no pasaba desapercibida. Interiormente sus únicas 2 plazas le delataban.

Solamente se vendieron 5000 unidades, la mayoría destinadas a la competición. La máxima evolución de este coche para rallys llegó con el R5 Tour de Corse de 1984 que pesando 930 Kg, daba 300 CV a 6800 rpm.

En 1984, Renault decidió fabricar en gran serie el Renault 5 Copa Turbo / Alpine Turbo, pesaba 870 Kg, y llevaba el mismo motor, pero en posición delantera, con 110 CV a 6000 rpm y ofrecía 5 plazas.

En 1986, se aumentó la cilindrada a 1527 cm3 llegando así a más de 350 CV a 6500 rpm. Se redujo el peso a 910 Kg, y se le denominó R5 Maxi Turbo.