Tras el repaso de Ada Lovelace, hoy homenajeamos a una nueva mujer vinculada con la informática, ella es Roberta Heuer Williams, más conocida como Roberta Williams.

Nacida en 1953, fundaría junto a su marido Ken Williams en el año 1980 la compañía On-Line Systems, que después sería Sierra Online y finalmente Sierra Entertainment.

La carrera de Roberta no tenía nada que ver con los ordenadores, pero al probar a finales de los 70 algunas aventuras conversacionales, empezó a sentirse atraida por ese mundo de fantasía y entretenimiento, que se compaginaba a la perfección con su marido, un programador de IBM. Así que mientras Ken, se dedicaba a la programación, ella se encargaba del diseño, los gráficos y el guión del juego.

Roberta, seguiría formando parte de la compañía hasta 1999, siendo creadora de títulos como Mystery House, Mickey’s Space Adventure, Phantasmagoria, o las sagas de Laura Bow y King’s Quest.

From left to right, the first woman was the company’s bookkeeper at On-Line Systems. The second is the wife of Bob Davis, the creator of another Sierra title, Ulysses and the Golden Fleece. The waiter was an actual waiter from a local restaurant, The Broken Bit. The woman on the far right is Roberta Williams. The women were all nude, although only visible upward from just above their nipples.[1][2]

Su carrera profesional terminaría en 1998, con el lanzamiento de la octava entrega de la saga King’s Quest: Mask of Eternity.

Actualmente vive retirada con su marido, y se dedica viajar y escribir, siendo su meta terminar una novela de género histórico.

Como detalle curioso, en la portada de Softporn Adventure de 1981, creada por Chuck Benton y publicada por Sierra, aparece un jacuzzi con tres mujeres totalmente desnudas. A la izquierda la contable de Sierra, en el centro la mujer de Bob Davis (creador de Ulysses and the Golden Fleece, que en aquellos días era el asistente de Ken), y a la derecha la propia Roberta Williams. Softporn Adventure, era un juego conversacional, que tecnológicamente estaba ya superado por otros títulos de la propia Sierra, sin embargo, sentaría las bases de la ulterior y exitosa saga Leisure Suit Larry.