En los libros James Bond, escritos por Ian Fleming, el agente 007, lleva un Ronson Premier Varaflame.

Ronson Consumer Products Corporation, comenzó siendo en 1886 un taller de metalurgia artística denominado The Art Metal Works, fundada en Somerset (New Jersey) por Louis Vincent Aronson, y empezaría a ganar fama ya en 1890 al inventar las revolucionarias cerillas de seguridad, casi en la misma forma en la que hoy las conocemos. Entre otros logros, podemos resaltar:
– Primer encendedor mecánico.
– Primer encendedor recargable de gas, incluyendo el invento de la válvula de recarga.
– Primer encendedor de gas con llama regulable.

Entre sus gamas de productos más exitosas, cabe mencionar: Paragon (1913), Bulldog (1914), Banjo (1926), y mi favorita, la Varaflame (1957).

Aroson fue sin duda prolífico en sus logros, por lo que no es de extrañar que Ronson, lograra un increíble éxito comercial hasta los años 70. A partir de ahí, con un descenso en el porcentaje de fumadores, y un cambio de mentalidad en cuanto a lo que fumar significaba en la esfera social, empezó a decaer, hasta que en 2010, Zippo adquiere la mayoría de divisiones de Ronson relacionadas con los encendedores.

Y aunque todavía siguen ofreciendo muchos de esos productos de leyenda a precios razonables, e incluso unos poco originales modelos baratos, en mi mente permanecerá el Varaflame, y el Ronsonol.