Desde hace mucho tiempo que me encantan las conservas en general, y en particular las de sardinillas, lo que supongo que poco a poco me ha convertido en un experto en la materia.

Me decidí a probar las Sardinillas 5 estrellas Grandes Hoteles por su precio. Mientras que productos de la competencia, en la variedad 16-18 piezas, sobrepasan los 1,75 euros por lata, esta costaba 1,15 euros.

En este sentido, habría que irse hasta los tamaños de 10-14 o incluso 7-10 para encontrar algo parecido, siempre en aceite de oliva. Aunque no de la gama de selección, Grandes Hoteles, ofrece también las variedades 7-10 a precios tremendamente competitivos.

Al probarlas, la sorpresa fue más que grata, de ahí la motivación para el presente artículo. Los 120 gramos (88 escurridos), llenan por completo la lata.

Las piezas están tiernas y sabrosas, según indica la caja, debido a un proceso de maduración de al menos 4 meses, y las capturas en las Rías Gallegas durante la época de campaña ideal (julio y agosto).

El aceite de oliva es de buena calidad, con un gusto suave, que en vez de matar el sabor del pescado, lo realza.

El tamaño de cada sardina, es el anunciado en el paquete, por lo que nada a criticar en este punto.

La web de Thenaisie-Provôté creada por los también vigueses Aaccentia, lamentablemente no está a la altura del conjunto.

Volviendo de nuevo al producto, y siendo muy quisquilloso, sólo tendría un aspecto a mejorar, que para algunos puede ser importante: la regularidad de las piezas. Si algo tienen marcas análogas, es que los tamaños de cada una de las sardinas, es bastante homogéneo, mientras que en las protagonistas de hoy, la variedad es algo más alta, siempre siguiendo un patrón similar.