La semana pasada vi por televisión el anuncio de la última película de Jennifer Aniston: Sin Control (Derailed).

No es un género cinematográfico que me entusiasme, pero me ha llamado poderosamente la atención, la combinación de amor y pasión con la música electrónica de Chicane.

Échale tu mismo un vistazo al trailer a ver que te parece…

El caso es que como no daban nada mejor en el cine, y sobre todo por curiosidad, fui a verla.

Los escenarios están bien escogidos, y la fotografía es buena. La banda sonora es original, y atrayente. La trama está bastante más trabajada de lo que cabría esperar, y en ese sentido sorprende agradablemente.

No es un peliculón, pero se puede ver.