Si no somos amantes de Apple, los Sony VAIO son el máximo exponente de portátiles, combinando de maravilla diseño y prestaciones.

Temporalmente ha caído en mis manos un VGN-AR13S. La serie AR, se engloba en la segmento medio-alto de lo que es la gama VAIO en conjunto, teniendo por encima los más ligeros SZ y TZ.

2 Gb de memoria RAM DDR2 a 667 Mhz, procesador Core 2 Duo T7200 a 2 Ghz, gráfica nVidia Geforce Go 7600 GT, disco duro de 250 Gb a 5400 rpm, o unidad Blu-Ray (que además lee y graba CD y DVD), … Pero lo que más impresiona de este portátil es su pantalla panorámica de 17 pulgadas X-Black, y que aguanta hasta 1920×1280 (WUXGA).

Como podíamos esperar, el rendimiento del equipo es magnífico, de acuerdo a la evaluación de la experiencia en Windows Vista Home Premium, se otorga una puntuación de 4,5 puntos. Sorprendentemente, limitada por la velocidad de la memoria, y destacando por el rendimiento del chipset gráfico y del disco.

El diseño es bonito por fuera, y bonito por dentro, e incorpora accesorios bastante esnobs: webcam 640×480 integrada, micrófono, bluetooth, WiFi, mando a distancia por infrarojos, sintonizadora de TV con salida HDMI, …

Lo peor de este VAIO, que algo malo tendría que tener, es su uso como portátil. Unas dimensiones un tanto elevadas (416mm x 299 mm x 33mm), y un peso de 3,8 Kg baterías incluídas, que da una autonomía según catálogo de tan solo 90 minutos. El precio, entorno a los 1600 euros.