Después de haber buscado mucho, finalmente he encontrado mi gestor de archivos ideal.

No hablo de los conocidos Total Commander, xplorer2, ExplorerXP, TabExplorer, XYPlorer, CubicExplorer, …. Ni siquiera el elegido es mi propio XPlorer.

El programa que me ha convencido es el sorprendentemente poco conocido SpeedCommander.

Quizás no incluya tantas funcionalidades avanzadas como TotalCommander. Ni sea tan veloz y ligero como xplorer2.

Pero SpeedCommander, es más sencillo de utilizar, soporta las teclas estándar de Windows, y se nota que los comandos de uso más habitual están más cuidados que en sus competidores.

Integra naturalente la compresión y descompresión de archivos usando la tecnología de Squeeze. Lo que permite comprimir en los formatos más comunes, y descomprimir mucho más. Todo ello sin necesidad de usar programas externos.

La última versión 11, acepta directamente navegar por servidores FTP, y operar con sus archivos como si fueran nuestro propio disco duro local.

La apariencia del programa está cuidada, soportando diferentes temas. La disponibilidad de versiones nativas, tanto para x86 y x64, son también un añadido a valorar.

Ésto no quiere decir que se haya abandonado a los usuarios con equipos antiguos, ya que también hay disponible una versión para Windows 95, 98 y ME. Si te interesa, también tienes la versión portable para USB, que no utiliza el registro, ni requiere instalación.

Es muy estable, y Sven, va liberando versiones nuevas y parches con regularidad.

SpeedCommander demuestra ser extremadamente configurable, soportando dos paneles, pestañas, árbol de carpetas, diferentes vistas de archivos, …

El precio de 37,95 euros, es algo elevado, pero tolerable. Lo único malo de él, es que está demasiado centrado en el idioma alemán, y poco en el inglés. En efecto el interfaz, se puede mostrar en inglés, aunque no así en castellano. Pero toda la documentación viene en alemán.

En este sentido me consta que ya se está trabajando para que futuras versiones, incluyan una versión de la ayuda también en inglés. Es de esperar que a medio plazo, podamos contar también con su interfaz perfectamente traducida al castellano.

Si tienes un rato, ves a la página de descargas, y pruébalo. Estoy seguro que en cuanto te acostumbres a él, no podrás volver a trabajar con el clásico Explorador de Windows.