Con motivo de PeaceKeeper, hablé de pasada de SRWare Iron, la versión aligerada de Chrome/Chromium, pero es que no deja de sorprenderme para bien.

En concreto, la versión para Linux, una plataforma donde de momento Opera 10.50 pre-alfa, no es apto para uso diario, Iron, se ha mostrado magnífico, es muy estable a pesar de ser beta, y muy veloz, más incluso que su hermano para Windows.

Personalmente sobre Kubuntu, Iron se ha convertido en mi navegador preferido. No me malinterpretéis, Opera sigue siendo mi preferido, y es evidente que entre sus muchas innovaciones, en la actualidad dispone de una arquitectura superior, y de un rendimiento que parece bastante claro, supere a Iron/Chromium/Chrome a medida que se vaya puliendo. Además, el esfuerzo de los desarrolladores por eliminar dependencias de los toolkits instalados, no hará más que hacerlo todavía más ligero y veloz, aspectos donde Opera no brilla en particular sobre *NIX. Pero hasta que eso llegue, sobre Linux, Iron no tiene competencia, permitiendo una navegación ágil y veloz, incluso en máquinas con bastantes años de antigüedad. La diferencia de rendimiento, es particularmente notable en la versión x64 (sólo disponible para Linux).

En Windows, las cosas están más ajustadas, y me sigo quedando con Opera, aunque Iron gane en determinados aspectos de rendimiento, ya que también es cierto que Opera gana con otros.

A lo que no le veo sentido, es a usar Chrome sobre Chromium, o Chromium sobre Iron. En el primer caso, ¿por qué deberíamos necesitar todo el paquete de complementos que Google nos quiere meter con su navegador? En el segundo, ¿qué nos aportan los riesgos de privacidad?

Naturalmente, cuanto más capas eliminemos, y en ello Iron es un buen ejemplo, llegaremos a conseguir hasta un 25% menos de uso de memoria, y un 10% más de velocidad.

Para vuestra conveniencia, Iron está disponible no solamente para los citados Win32, Linux32 y Linux64, sino que en breve lo tendremos disponible para OS/X.