Suunto 9 Baro Black

Suunto Oy es una empresa finlandesa fundada en Vantaa en el año 1936 por Tuomas Vohlonen. Se dedicaron por muchos años a la fabricación de instrumentos de medida, esencialmente brújulas. Productos avanzados y de buena calidad, que no obstante fueron desconocidos en nuestro país durante muchísimos años.

En 1999 pasan a formar parte del conglomerado Amer Sports, dueño también de las marcas Salomon, Wilson, Atomic, Arc’teryx, Mavic y Precor. A la gran potencia comercial y de marketing del grupo se suma la globalización del siglo XXI, haciendo que Suunto acabe siendo una marca conocida en todo el mundo.

Era una época en la que los fabricantes japoneses empezaban a recuperarse de la crisis que sufrieron en los años 1990, y rápidamente los relojes digitales de Suunto conquistaron el mercado. Por ejemplo el Suunto Vector, lanzado en 1998, que representó el primer reloj con sensores ABCT (Altímetro, Barómetro, Brújula y Termómetro).

Me gusta la tecnología y los wearables. Estoy convencido que serán la opción mayoritaria en un futuro a medio plazo, digamos 5 años, aunque a día de hoy, tal vez exceptuando la Xiaomi Mi Band 2 no creo que haya llegado el momento para ellos.

La mayoría de smartwatches del mercado son más parecido a un teléfono inteligente en miniatura que a un reloj. Como si no hubieran aprendido nada de los siglos de experiencia que tiene la relojería tradicional. Solemos encontrarnos diseños toscos, poca autonomía, y materiales de poca calidad.

Hoy traemos aquí el nuevo lanzamiento de la marca Suunto, el Suunto 9 que presentado el pasado 26 de junio de 2018, viene a reemplazar al Suunto Spartan Ultra. Se trata de un reloj inteligente destinado al deporte y el tiempo libre, pero que además ofrece algunas características que lo hacen único. El slogan del producto «Build to last» (Contruído para durar) ya es algo que nos dice mucho de sus intenciones.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaPoliamida y fibra de vidrio. 50mm de diámetro. 16,8 mm de altura.
Botones3 de acero inoxidable
EsferaMatriz de puntos 300 X 320
BiselAcero inoxidable
CristalZafiro
IluminaciónLED
TraseraPoliamida a presión
CorreaSilicona de 24mm. Cierre con hebilla de acero
FuncionesHora, minutos, segundos, alarmas, día del mes, mes, despertador, cronógrafo, cuenta regresiva, fase lunar, salida y puesta de sol, sincronización por Bluetooth Smart, notificaciones, GPS (Sony CXD5603GF) y sincronización horaria desde los satélites, altímetro, barómetro, brújula digital, termómetro, previsión de lluvia, retroiluminación, acelerómetro, giroscopio, monitor de sueño, pulsómetro, podómetro, monitorización de actividades físicas.
Resistencia al agua10 ATM
Peso81g
ComplicacionesAhorro de energía, botones silenciables
Prestaciones14 días de autonomía en modo reloj. 7 días de autonomía con notificaciones. Hasta 5 días con GPS
OrigenMade in Finland
Garantía2 años
PVP599€ o 649€ con cinturón de frecuencia cardíaca
DistribuidorSuunto

Presentación

El Suunto 9 Baro lo encontramos en dos versiones principales, la Baro Black y la Baro White. Ambas son funcionalmente idénticas y se venden al mismo precio. La primera es el bisel externo de acero inoxidable en color negro para el primer modelo, y plateado para el segundo. La segunda diferencia es el color de la correa de silicona, negra en el Baro Black y blanca en el Baro White. Está disponible a 599€ de precio oficial, o 649€ si lo queremos con cinta pectoral.

El packaging es bastante sencillo, una caja de color negro que contiene otra caja de cartón en color negro en su interior. Todas ellas van firmadas por Suunto y siguen una linea de electrónica de consumo más que de relojería.





Al abrir esa caja interior nos encontramos el reloj, y una profusión de documentación que nos hace darnos cuenta que estamos ante el tope de gama de la marca, un smartwatch de gama alta: Garantía, regulaciones de seguridad, inicio rápido y un extenso manual de usuario. Todo ello disponible en español además de en otros idiomas.



Toda la documentación está bien traducida y es fácilmente comprensible incluso para usuarios novatos. Lo que Suunto debe mejorar es el detalle para usuarios más avanzados. Me refiero a las especificaciones técnicas del producto. Un reloj de este nivel, merece que la gente conozca sus entresijos y sus complejidades. Por ejemplo la capacidad de la batería que lleva, la tecnología de la pantalla, o la precisión del módulo de cuarzo.



Diseño y construcción

La caja tiene 50mm de diámetro incluyendo el bisel de acero inoxidable, es un tamaño grande para ser un reloj convencional, pero similar al del Casio Pro Trek PRW-3100T. Está construida en poliamida reforzada con fibra de vidrio. Las poliamidas son fibras sintéticas que ofrecen mucha resistencia y ligereza. Pertenecen a ese grupo el nailon o el kevlar. Gracias a ello logran contener el peso del conjunto hasta los 81g, para que os hagáis una idea menos aún que un Casio Rangeman GW-9400, pero a la vez ofreciendo una mejor resistencia que las cajas de resinas..

Es resistente al agua hasta 10 ATM, es decir, 100M (328 pies) según la norma ISO 6425. Como ya hemos comentado alguna vez, ello no indica que podamos colocarnos unas bombonas de buceo y descender hasta 100 metros de profundidad. El hermetismo se garantiza antes presiones estáticas, es decir que podemos nadar y bucear ocasionalmente sin problemas, lo que es mucho más que la mayoría de dispositivos que solamente ofrecen un grado IP. Por si esto fuera poco es resistente a las temperaturas extremas al más puro estilo Wide Temp, tanto por debajo como por encima, garantizando su correcto funcionamiento en un rango que va desde los -20°C hasta los +55°C. A estas ya excelentes cifras se le suma que en condiciones de almacenamiento el intervalo aumenta hasta los -30°C y +60°C.

Cuenta también con un cristal de zafiro, algo que es casi de primera necesidad en un reloj de ese tamaño y que ofrece tanta superficie susceptible de ser golpeada accidentalmente, pero que sorprendentemente pocos fabricantes incluyen.



La correa es de una silicona muy suave, lo que la hace resultar cómoda pese a la generosa anchura que tiene (24mm). La hebilla es metálica en acabado negro y está firmada por Suunto. Tiene gran cantidad de agujeros y es larga, así que servirá tanto para muñecas estrechas con anchas.

Los tres botones en el lateral derecho son también metálicos, en un bonito color negro ligeramente brillante. Pulsarlos es agradable, y se pueden operar usando guantes sin ningún problema.

La tapa trasera es a presión y sorprende por la infinidad de leyendas que incorpora, dándonos una idea muy acertada de la avanzada tecnología de la que disponemos en nuestra muñeca. Sin olvidar el Made in Finland como reloj enseña que pretende ser, destaca el sensor cardíaco y el conector del cargador de corriente.



El cargador es propietario con un extremo USB y un anclaje magnético para el reloj. La carga completa conectado a un ordenador tarda unas dos horas. No me he atrevido a conectarlo a un cargador enchufado a la toma de red por temor a que el amperaje superior dañase la batería. No es demasiado importante, pero tal vez un sistema de inducción hubiera estado más acorde a su posicionamiento premium.



Módulo

Como os podéis imaginar las funciones del reloj son más que completas. No tenemos más que descargar la Guía del Usuario (2,4 Mb. en formato PDF) para hacernos la idea que tiene de todo. Reloj, alarmas, despertador, cronógrafo, cuenta regresiva, fase lunar, salida y puesta de sol, sonidos de los botones activables o desactivables, sincronización por Bluetooth Smart, notificaciones, GPS (Sony CXD5603GF) y sincronización horaria desde los satélites, medidor de frecuencia cardíaca, altímetro, barómetro, brújula digital, termómetro, previsión de lluvia, luz de fondo (retroiluminación) y un pequeño elenco de acelerómetros y giroscopios (Valencell’s BW1.2) que nos permiten monitorizar las actividades físicas más comunes; desde dormir, hasta caminar, correr, ciclismo, natación, pesas, esquí, … Como usuario de los relojes digitales más clásicos, me falta la señal horaria. Una función que es puramente cuestión de software y que esperemos que los chicos finlandeses implementen no ha mucho tardar.

La pantalla es táctil con una resolución de pantalla de 320 X 300 píxeles, más que suficiente para la información que vamos a representar. La sensibilidad táctil es francamente buena, y el scroll o desplazamiento muy suave. No se aprecia flickering o parpadeo entre opciones, algo que si pude ver con el software original no actualizado. Dependiendo del modo de ahorro energético la presentación puede estar siempre activa. No hay que hacer nada para ver la hora y esta es legible sin problemas. Con mi vista de cegato, en entornos tan poco iluminados como solamente 25 lux todas las funciones son completamente usables. A solamente 10 lux o algo menos, se ven los dígitos grandes de la hora. O sea que en un uso normal, no hay que recurrir a la retroiluminación para nada. En la oscuridad la iluminación LED funciona muy bien, dando una capa homogénea de luz y sin deslumbrar.



El rendimiento energético es sin lugar a dudas lo que hace que este Suunto 9 Baro sea el líder. En el modo entrenamiento con el GPS activado, la autonomía es de entre 25 horas y 120 horas. Teniendo en cuenta la demanda energética que requiere el GPS, llegar a hasta los 5 días (120 horas), es todo un logro. Esto se logra gracias al modo FusedTrack, que reduce la frecuencia de consultas a los satélites de GPS, interpolando la posición actual con el uso de los acelerómetros incorporados.

Sí sólo necesitamos el seguimiento y las notificaciones del teléfono, la cifra aumenta hasta los 7 días (1 semana), y en el modo sólo reloj, hasta los 14 días (2 semanas). Dependiendo de la configuración escogida se facilitan las siguientes cifras:

Performance / Rendimiento: 24 horas (1 día).
Endurance / Resistencia: 50 horas (2+ días).
Ultra: 120 horas (5 días).
Custom / Personalizado: 16 horas – 120 horas.

Todos los valores pueden aumentar notablemente activando manualmente el modo de ahorro de energía que en todo caso, se pone en marcha de forma automática cuando la carga llega al 10%. En él, el reloj prescinde de la vibración, las notificaciones y la conectividad Bluetooth, y es como logra la marca de 14 días de autonomía (336 horas), que considerando que se convierte en un reloj más o menos normal, no me parece demasiado.

En mis pruebas usándolo más como reloj inteligente que como reloj deportivo y con la presentación siempre activada he logrado de 6 a 8 días, supongo que dependiendo de la cantidad de notificaciones y del uso de la iluminación, lo cual corroborra los datos del fabricante.

El uso del reloj es realmente muy intuitivo. Podemos utilizara los tres botones en el lateral derecho del reloj, o usar la pantalla táctil para cambiar de una opción a otra haciendo swipe (deslizando), y eligiendo elementos haciendo tap (tocando).

Si nos vamos a la parte software, la aplicación encargada de vincularlo con el teléfono se llama App Suunto, y está disponible para iOS y Android. Ocupa solamente 19,6 Mb. en el sistema operativo de Google, y pese a tener unos ratings regulares, está infinitamente mejor resulta que por ejemplo el G-Shock Connected del Casio GMW-B5000. Arranca rápido y es bastante completa.

Debo aclarar que en contraposición a la mayoría de fabricantes que aprovechan software existente como Android Wear, es Suunto han sido mucho más inteligentes, desarrollando sus propios programas, lo que les permite ser energéticamente más eficientes y tener un mayor control de todo el hardware.

Como aspecto curioso, tiene un bug a la hora de calcular la edad del usuario, puesto que parece que solamente tiene en cuenta el año del nacimiento y no el mes. A continuación una captura de pantalla de App Suunto tomada el 09/08/2018 para mi fecha de nacimiento del 18/09/1975. Me envejece unos meses, y me asigna una edad de 43 años.





El defecto es que la App no es suficiente, y necesitamos SuuntoLink para Mac o Windows que en el sistema operativo de Microsoft, es un instalador gigante: 54 Mb. Es necesaria para usar MovesCount, y lo que es peor, para actualizar el firmware del reloj. Una lástima que los desarrolladores no hayan contemplado estas posibilidades directamente desde la aplicación para móviles.



Los watchfaces o carátulas son bastante variados, y todos siguen la linea minimalista de Suunto en la que no podemos ver el día del mes, de la semana, el mes, las horas, los minutos y los segundos de manera simultánea.

Sensaciones

Parece increíble que un dispositivo cargado con tanta tecnología como este sea capaz de parecer tan sencillo. Y es que si hemos escogido el watchface digital más sencillo como yo hago, y que es el que podéis ver en las fotografías, no hay mucha diferencia aparente con un Suunto Core o un Essential.

Toda esta sencillez hace que tenga una estética bastante elegante, un smartwatch que igual podemos usar con traje en la oficina, como en el gimnasio. Como si fuera un todoterreno, o más bien un SUV.

En la muñeca es cómodo de llevar porque es un guardatiempos muy ligero y porque la correa es suave y flexible. Sólo hay que tener cierto cuidado en lo expuesto que queda fuera de la muñeca, al menos en diámetros como el mío de 17-15,7cm. El ángulo de visión de la pantalla es muy bueno, casi como el de un LCD convencional, y el contraste que ofrece su visualización en negativo, indispensable para ahorrar energía es también sorprendente.



Los dígitos tan generosos nos permiten ver la hora de un vistazo, recordemos que sigue siendo la función principal de cualquier reloj. Acceder a funciones más complejas, es también fácil con la interfaz táctil.

El registro del sueño es menos útil, porque los 50mm de diámetro que tiene el 9 Baro lo hacen incómodo a la hora de dormir.

Conclusiones

Entre sus rivales naturales encontramos el Garmin Fenix 5X de 549€ a 899€ según versión, el Casio Pro Trek Smart WSD-F20 en proceso de descatalogación a 399€, el Apple Watch Series 3 a partir de 369€, o el Polar V800 de 400€.

Sin lugar a dudas el Suunto 9 Baro es el líder en cuanto a autonomía con el GPS activado, haciéndolo ideal para largas travesías, a la vez que se comporta como un reloj inteligente de gama alta en un uso normal.

Las capacidades como smartwatch para deportistas son indudables, pero también lo son los materiales y la calidad constructiva, muy al modo de un reloj tradicional.

La documentación de Suunto no indica la compatibilidad con GLONASS, la infraestructura de satélites rusa, ni de Galileo, la Europea que serían bienvenidos.

▲ Más▼ Menos
Mayor duración de batería con GPS del mercado
Calidad de construcción
Diseño claro y minimalista pese a toda la tecnología incorporada
Duración de batería en modo sólo smartwatch (sin GPS)
Falta GLONASS y Galileo

12 comentarios en “Suunto 9 Baro Black”

  1. Si ya gastarme más de 50€ en un reloj me parece una barbaridad… gastarme como 10 veces más se sale ya de cualquier escala que YO maneje.

    Pero lo anterior no deja de ser más que el resultado de que yo no visto relojes, para mi el reloj es un útil que llevo por practicidad. Si necesito la hora exacta miro el móvil, pero como tener que sacar el móvil siempre que quiera saber la hora es un engorro, pues llevo un reloj en la muñeca que me queda más a mano, literalmente. Y siguiendo con lo de ser prácticos: el reloj no debe de costar mucho, el mantenimiento debe de ser el mínimo de los mínimos, ha de ser digital con segundero y debe tener cronómetro y apto para nadar con el puesto.

    Evidentemente, después de lo que he explicado queda claro que este reloj, pese a que como gadget me mole, jamás sería algo que yo me comprara o llegara a sacarle provecho de verdad…

    Como diseño, me gusta. Si hubiera una versión minimalista en cuanto a funciones que solo ofreciera lo básico: reloj (sincronizable con el móvil), cronómetro, alarma (configurable vía teléfono) y, tal vez, una pantalla configurable vía móvil (actuando el reloj como una pantalla del móvil) por un precio razonable y una buena autonomía (mínimo un mes)… pues tal vez entonces si me pensaría seriamente la compra.

  2. Supongo que son prioridades o diferentes formas de pensar Fernando. Para mi un reloj tiene un sentido práctico, el que aduces de saber la hora sin coger el móvil. Pero también tiene un sentido romántico. La forma en como calcula el tiempo y como lo muestra. Los digitales con segundero, los relojes mecánicos…

    Sí que es cierto que la mayoría de relojes inteligentes pecan de excesivas funciones. Obviamente el Suunto 9 es el tope de la gama, y esa es una forma de demostrarlo. Pero para la mayoría de usuarios, no creo que el barómetro o el termómetro sean necesarios, a sabiendas que el teléfono ya puede obtener esa información.

  3. He visitado la página de Suunto para ver un poco qué es lo que venden y, sobre todo, a quién quieren vendérselo…

    Según parece quieren vender relojes para deportistas, tienen gamas pensadas para varias especialidades, entre ellas los alpinistas, disciplina con la que me siento identificado.

    En este sentido son relojes pensados no tanto para ser llevados como si de un computador de buceo se tratase: para obtener datos y llevar un registro completo de la actividad. En ese sentido están bien pensados, salvo por un defecto importantítisimo, sobre todo si pensamos en el alpinismo: la duración de la batería. Pueden pasar varias semanas antes de que tengas la oportunidad de poder cargar el móvil/reloj… vale que en una expedición larga seguro que se llevan cargadores solares y si es en un campo base seguro que se cuenta con algún generador… pero el reloj bien debería durar, a pleno rendimiento, al menos un mes registrando datos en su propia memoria de manera autónoma.

    Cierto es que no he revisado las características de los relojes pensados para alpinismo, pero en general un máximo de 5 días con GPS por 500€ no me parece que sea algo correcto. Lo suyo es que pudiera estar registrando todos los sensores de manera autónoma durante 14 días sin recargar, al menos así lo veo.

    Por cierto, de buceo no es que entienda mucho, pero algo sé al tener una hermana buzo, por lo que lo del computador de bucero no es una comparación casual…

  4. Yo de alpinismo no entiendo Fernando, pero si que puedo decirte que hasta el momento, esos 5 días de duración, es el máximo que se ha conseguido en un reloj con GPS. Lo normal es que no pasen de 1 día. Estoy de acuerdo contigo en que es insuficiente. Yo tampoco concibo un reloj del tipo que sea que tengas que cargar más de una vez al mes. Por eso opciones mucho más simples y limitadas como el Amazfit Bip o la MiBand 3, me parecen de momento mejor opción.

    Ambos sabemos que la tecnología avanza imparablemente. Estoy seguro que en pocos años tendremos ese tipo de reloj, con autonomía de sobras, y unas capacidades mucho mayores (mediciones de oxígeno en sangre, o incluso otros datos de salud).

  5. Leo que la caja de este reloj es de un material a base de poliamida y fibra de vidrio que es más ligero y resistente que la resina de los relojes Casio. Un material utilizado en los relojes de la gama Collection y también en otras.

    Permítaseme la siguiente reflexión. En mi opinión, Casio no ofrece cajas de acero en los relojes de su gama Collection con el fin de que éstos no compitan con relojes de otras gamas – por ejemplo, Edifice -, que dejan muchos mejores márgenes. En pocas palabras, Casio dice a sus potenciales clientes: «¿Quiere usted la tecnología Casio con envoltorio de acero? Le recomendamos cualquiera de los relojes de nuestra gama Edifice.»

    Así que, puestos a no ofrecer acero en los Collection, los responsables de Casio podrían al menos dar a sus clientes la aternativa de los materiales que se están utilizando en los Suunto. ¿Qué tal un F-91W Plus con cristal tipo Hardlex y con caja hecha de poliamida y fibra de vidrio?

  6. Coincido plenamente un relojista. Pero es que Casio ni siquiera ofrece ya relojes digitales en Edifice. De manera que si quieres un digital con caja de acero, tienes muy pocas opciones, y todas carísimas en G-Shock. O sea, lejos de los 100€ de Edifice.

    Entonces, si Casio ni siquiera llega a hacer eso, dudo que hagan lo que sugieres. A mi también me gustaría, por supuesto, pero tengo pocas esperanzas con ellos. Si lo hicieran, serían como los refuerzos de fibra de carbono en las correas de resina de algunos G-Shock. Una excusa para cobrarte 100€ más por la caja de poliamida reforzada.

    ¿Qué quieres que te diga? A Casio se le ve el plumero, no le gustan los digitales, y si los hace es porque la gente los compra, aunque sean malos. Si no como explicar que haya Collection analógicos por 60€ que tienen caja de acero y cristal mineral, ¿y que no haya digitales por ese precio?

    En cambio es un absurdo que el digital con caja de acero más barato que tengan sea el GMW-B5000 con correa de resina a 399€. Con los precios actuales, y suponiendo que Casio quisiera, podría haber algo como el W-780 por menos de 100€. Módulo completo, pila de larga duración, cristal mineral, caja y brazalete de acero… Pero no quieren.

    La lástima es que nadie ha conseguido rivalizarles aún en digitales. Si Q&Q (Citizen) se pusiera las pilas, a Casio le entraría miedito.

  7. ¿Pero hablamos de Suunto, o hablamos de Casio? 😀 No voy a ser yo quien critique a un digital, menos aún de Suunto, aunque en general estoy de acuerdo con el problema de la autonomía. ahora bien, para el público al que se dirigen (imitadores de Jesús Calleja) el reloj es perfecto, y lo demuestra el hecho de que venden un montonazo. Tanto es así que los modelos anteriores que tenían (más prácticos: caja de metal, correas genéricas…) dejaron de producirlos por algo, porque la gente si quiere clásico se va a un F-91 o a un mecánico.

    Este tipo de relojes son el futuro, quien no los quiera que guarde a buen recaudo un buen puñado de W-59, o B5000, o los que les guste.

  8. Dices que es una lástima que nada haya conseguido rivalizar con Casio en relojes digitales. Yo no estoy del todo de acuerdo por dos motivos.

    Uno de ellos es que a ningún otro fabricante de los ‘grandes’ parece interesarle este segmento (o nicho, o como le llamen los expertos en marketing) de mercado. Ṕosiblemente sus estudios mercado han hallado que el tamaño no es suficientemente grande; y si a ello le unimos el dominio de Casio en relojes digitales, el razonamiento será algo como «¿Voy a invertir tiempo y dinero para pelear por un trozo de tarta tirando a pequeño y que ya está dominado por un fabricante que hay que tomarse muy en serio?»

    El otro motivo ellos es que ya empieza a haber relojes digitales fabricados en China que están bien y son muy económicos. Estos fines de semana estoy utilizando un reloj Skmei 1254 (tres alarmas, cronógrafo, hora mundial, brújula, retro-iluminaciñon, resistencia al agua 5 ATM) para ir de playa, y el resultado es muy satisfactorio.

    Los únicos peros son los materiales (principalmente, la falta de un cristal resistente a arañazos) y la escasa de precisión (puede perder un minuto por mes). Acerca del primer pero, por el precio de venta – lo tienes en casa por menos de 15 EUR, gastos de envío incluídos – no es razonable pedir más. Y acerca del segundo pero, parece un problema de ajuste o de control de calidad, ya que tengo otros relojes chinos digitales cuya precisión tiene poco que envidiar a la de un Casio de la gama Collection.

    A poco que mejoren estos relojes, Casio puede tener serios problemas con su gama Collection.

  9. Los chinos están mejorando mucho y muy rápidamente un relojista. Skmei es un ejemplo, donde en calidad constructiva poco tiene que envidiar a Casio. Igual que Parnis puede rivalizar con los Orient y Seiko de gama baja.

    No dudo que a medida que vayan puliendo esos detalles, y mejoren tecnología, los japoneses (y suizos) se asustarán.

  10. En efecto. Estos relojes son el futuro bianamaran, y aunque todavía le queda desarrollarse hasta ser maduro, Suunto hace muy bien estando ahí, ofreciendo todo lo que ofrece. Garmin siguiéndole los pasos. Y Casio, pues ahí anda. A kilómetros de distancia.

  11. ¿A Casio no le gustan los digitales?… ¿Pero si no tienen competencia en digitales? No hay nada, nada, nada que haga competencia a un F-91W de Casio al precio de un F-91W de Casio… Por 10€ tienes reloj para una vida, lo único que se podría mejorar:
    * Correa: de nailon sería lo mejor y dejarse de chorradas de plástico.
    * Caja y cristal: Mejorar material, como se ha comentado, opción acero.

    La Correa es fácil y no añadiría coste alguno, hay correas de nailon para los F-91W por un euro, las correas de sustitución de material similar al original te cuestan de tres a cinco veces más.

    La caja, ahí si que subiría el precio, pero entonces tendrías algo así como una gama «Classic Premium» por 20€ o 30€ y te hincharías a vender, porque por 30€ no tienes digitales que hagan sombra a Casio.

  12. Bueno, lo que quería decir Fernando es que como no tienen competencia seria, no les hace falta esforzarse mucho. Es decir, el F-91W ya lo venden, y sin ninguna inversión, sigue siendo el reloj más vendido de todos los tiempos de todas las marcas.

    Lo de la correa textil, lo han sacado en algunos W-59, precisamente por lo que comentas, que el coste es mínimo. Sin embargo, cuando se trata de poner cristales minerales o cajas de acero, no les interesa. En efecto podrían sacar esos «Classic Premium» a 30€, pero ¿para qué? Si no lo hacen la gente comprará en ese tiempo 3 F91W de 10€, y vuelven a ser esos 30€ de facturación. Si hubiera un competidor serio, claro que lo sacarían. Casio es capaz.

    Pero mientras no lo haya, pues aprovechan esos esfuerzos para obtener unos márgenes tremendos, como el Casio GMW-B5000D de 500€.

    Y es una lástima, porque a muchos nos siguen gustando los relojes digitales, y nos sigue gustando Casio. Tendría mercado.

Deja un comentario