Hace unos meses hablábamos del Suunto 9 Baro en profundidad, y esta vez repetimos con Suunto para hablar del Traverse Alpha Stealth.

El Suunto Traverse Alpha anunciado en 2016, es la evolución del Suunto Traverse presentada en 2015, el primer reloj de la marca con soporte GLONASS (Global’naya Navigatsionnaya Sputnikovaya SistemaSistema Global de Navegación por Satélite-) además de GPS (Global Positioning System).

Se trata de un reloj deportivo de la marca finlandeses destinado a amantes del aire libre, en especial pescadores y cazadores, unas disciplinas que pese a la poca tolerancia social existente actualmente, siguen teniendo muchos seguidores. El reloj está disponible en las siguientes variantes cromáticas dependiendo del tono y/o estampado de la correa textil así como del color de la caja y el bisel: Stealth (SS022469000), Foliage (SS022292000), Black Red (SS023157000), All Black (SS023442000), Concrete (SS023446000) y Woodland (SS023445000).

Nuestro protagonista es precisamente la versión Stealth, personalmente junto a la Concrete la que mejor se adapta estéticamente al uso previsto para el reloj.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaCompuesto (Composite). 50mm de diámetro. 15 mm de altura.
Botones5 de metal
EsferaMatriz de puntos 128 X 128
BiselAcero inoxidable
CristalZafiro
IluminaciónLED
TraseraPoliamida a presión
CorreaTextil de 24mm. Cierre con hebilla de acero
FuncionesHora, minutos, segundos, alarma, día del mes, mes, despertador, cronógrafo, cuenta regresiva, fase lunar, salida y puesta de sol, sincronización por Bluetooth Smart, notificaciones, GPS y GLONASS y sincronización horaria desde los satélites, altímetro, barómetro, brújula digital, termómetro, previsión de lluvia, retroiluminación, acelerómetro, giroscopio, podómetro, monitorización de actividades físicas.
Resistencia al agua10 ATM
Peso75g
ComplicacionesAhorro de energía, botones silenciables
Prestaciones14 días de autonomía en modo reloj con notificaciones. Hasta 100 horas con GPS
OrigenMade in Finland
Garantía2 años
PVP499€
DistribuidorSuunto

Presentación

El Traverse Alpha me llegó en la habitual caja de cartón de color negro de Suunto, pero sin la banda externa de cartón que identifica al modelo que, asumo, debió ser un problema de empaquetado.

La caja interior es idéntica a la que ya vimos con el Suunto 9 Baro.



Cuando abrimos la caja nos encontramos lo mismo que en el 9 Baro, con la salvedad que el LCD de la esfera en color claro, hace que la pieza destaque y resulte más atractiva.



La dotación que los finlandeses de Suunto han decidido incluir con el reloj, es como de costumbre, excelente. Un buen manual de inicio rápido, el manual de garantía y por supuesto el cargador USB. Se trata de un cable propietario que por un lado tiene conectividad USB y por el otro unos pines cobrizos que se conectan al reloj.



La carga de la batería llegó totalmente agotada, por lo que siguiendo las recomendaciones del fabricante se debía hacer una carga completa que tardaría 2-3 horas. En mi caso fueron poco más de 4 horas hasta que llegó al 100%, donde ya pude apreciar la primera diferencia. La conexión del cable al reloj utiliza una pinza, es bastante feo, y cuesta mucho más de poner en su posición que el terminal magnético del Suunto 9.



Diseño y construcción

Lo que quizás más llame la atención del Traverse Alpha es su apariencia reforzada (rugged), que se acentúa todavía más en esta variante Stealth. Unas lineas agresivas y robustas que creo que a unos pocos no les agradará, pero que a la mayoría, y a mi mismo, me encantan. En este caso concreto, además totalmente justificadas, pues el Traverse Alpha cumple el estándar MIL-STD-819G para equipo de combate del ejército de los Estados Unidos.



Nos damos cuenta también que externamente se asemeja mucho a un reloj digital tradicional. No en vano, su pantalla utiliza tecnología LCD, siendo completamente dotmatrix, y con una resolución de 128 X 128 píxels. No es espectacular como la del Suunto 9, pero se ve mejor sin utilizar la retroiluminación y tiene un consumo energético más bajo. La caja de material compuesto, acompañada de ese bisel de aluminio, que en el Traverse va acompañado de tornillos, es indudablemente un acabado muy táctico.

Aunque sus dimensiones son las mismas (50mm de diámetro), es más ligero y algo más delgado que su sucesor el Suunto 9, pero mantiene la misma resistencia al agua de 10 ATM o 100M. Cuenta con cinco botones metálicos, fáciles de pulsar, con buen agarre y muy agradables. Efectivamente he dicho 5 pulsadores, dos más que el Suunto 9, y es que el Suunto Traverse Alpha no tiene pantalla táctil, de manera que sus funciones son las siguientes:
– Izquierda Arriba: Back/Atrás.
– Izquierda Abajo: View/Ver.
– Derecha Arriba: Start/Inicio.
– Derecha Central: Next/Siguiente.
– Derecha Abajo: Light/Luz.



La esfera es grande y muestra dígitos de un más que generoso tamaño. Se leen en casi cualquier circunstancia. Lo más interesante es la cantidad de información que muestra, algo que su predecesor no era capaz. Por ejemplo podemos tener al mismo tiempo hora, minutos, segundos, día del mes, mes, día de la semana e indicador de carga de la batería. El bisel interno con marcas, es útil en el modo brújula, pero en mi opinión resta demasiado espacio disponible en comparación al uso que tiene. Todo el conjunto va protegido con un cristal de zafiro plano y que se ve muy bien. Los diseñadores han pensado en todo, haciendo que quede como medio milímetro más bajo del bisel, y así protegerlo en caso de impactos.



La correa textil en color negro es algo más delgada que en otros relojes, lo cual le da un plus de comodidad gracias a ser más flexible. La hebilla y las trabillas (es de dos piezas), son metálicas y en acabado negro, muy en la linea del conjunto del reloj.



La trasera es mucho menos recargada que en el 9 Baro Black, lo que hace que el reloj sea un pelín más delgado y también más ligero.



No veo ninguna tacha en cuanto a calidad constructiva. Buenos acabados, y buenos detalles.

Módulo

En realidad este Traverse Alpha es una actualización del Traverse de 2015, al que esencialmente se le agregó cristal de zafiro. Su tecnología es por tanto anterior, lo que se nota en algunos detalles como una interfaz de usuario más ruda y menos pulida, pero también más ágil. No es complicado de manejar, sus menús son muy intuitivos y en pocos segundos nos hacemos con él.

La pantalla no es personalizable, es decir, se muestra siempre como un reloj digital al más puro estilo Suunto. Me parece que está bien, porque como ya comentaba, al Suunto 9 le faltaban personalizaciones en cuanto a esferas sin poder disponer de watchfaces personalizados. Eso hace que nos recuerde mucho a un Casio GW-9400.



Es de agradecer que las opciones nos permitan ponerlo en positivo o en negativo/invertido. La zona inferior en pequeño, es seleccionable de entre diferentes opciones: segundero, porcentaje de carga, … Sorprende que cuando lo tenemos en segundero, éstos no estén justificados a dos dígitos. Por ejemplo ocho segundos, no se muestra como 08, sino como 8.

He mencionado todo lo que en Suunto han conseguido integrar, completísimo. Hablamos de altímetro/barómetro, termómetro, brújula digital, podómetro y recepción de señales GPS, además de las funciones habituales de un reloj digital de alta gama (hora, fecha, salida/puesta de sol, alarma, cronógrafo, temporizador, botones silenciables, iluminación configurable o previsión de lluvia). Pero se echa en falta la señal horaria.

Implementa la tecnología FusedAlti, que ya sabéis que lo que permite es darnos la altitud bien usando el GPS, bien usando la presión barométrica. Naturalmente el intervalo de mediciones del GPS es configurable, y de ello dependerá también la autonomía de la batería. Mediciones cada segundo (10 horas); mediciones cada 5 segundos (15 horas); mediciones cada 60 segundos (100 horas); apagado (14 días -336 horas-). Hay que decir que mientras con GPS, su autonomía sale perdiendo comparado con los modelos más modernos, sin el GPS resulta vencedor, 14 días con notificaciones contra los 7 días que ofrecía el Suunto 9, pero todavía lejos de los 30 días que promete el Suunto Ambit3 Peak.



La sorpresa me la he llevado con la experiencia real. Si ya me parecía muy atractivo que doblase el rendimiento de batería del Suunto 9, resulta que esos 14 días que da la marca, se han transformado en 18 días. Probablemente hayan sido prudentes curándose en salud a sabiendas que las baterías de litio van perdiendo capacidad con el paso del tiempo, pero es una cifra notable.

La retroiluminación se puede configurar en cuanto a intensidad, pero además escoger el color entre rojo y blanco. El color rojo está destinado para ser usado con gafas de visión nocturna, una característica que pocos relojes deportivos tienen.

A diferencia del Suunto 9, no incorpora sensor cardíaco (requiere una banda pectoral independiente), pero tampoco monitor del sueño, que podría hacerlo con los acelerómetros de que dispone. Si que en cambio resulta sorprendente que pueda usar GPS y también GLONASS, una característica muy bienvenida.

En cuanto a funciones deportivas, incluye modos para senderismo, caza y pesca, además de poder crear nuevos si así lo requerimos. Estos modos, activan diferentes pantallas y sensores al reloj para tenerlas siempre accesibles mientras realizamos la actividad. Algo que no había visto antes en un smartwatch es la (detección automática de disparo).

La conectividad con el teléfono o tableta usando Bluetooth Smart, se realiza mediante MovesCount, el predecesor de Suunto App, visualmente se nota el paso de los años, pero funciona muy bien, y nos demuestra que Suunto a nivel de software tiene un buen equipo de desarrollo, habiendo logrado cosas que por ejemplo Casio ha sido incapaz de lograr con la G-Shock Connected que usa por ejemplo GMW-B5000, es decir, que la conectividad Bluetooth funcione. Permite sincronizar la hora con la del teléfono, enviar notificaciones de las aplicaciones que seleccionemos hasta el reloj, o mandar los datos de actividades desde el reloj hasta los servidores de Suunto, y también cambiar casi todas las opciones del reloj. Lo interesante es que no es algo obligatorio, si no lo conectamos al teléfono seguimos contando con la geolocalización, y podemos tocar todas las opciones que queramos.





En ese sentido, sólo me falta un pequeño detalle, y es poder visualizar el nivel de carga dentro de MovesCount. Por lo demás, los procesos de sincronización con el teléfono son más lentos que en el Suunto 9, pero como se ejecutan aunque la aplicación esté en segundo plano, no son desesperantes. La actualización del firmware requiere la instalación de software en el PC o Mac, y se llama MovesLink en vez del más reciente SuuntoLink. Es bastante simplón y feo, pero cumple con lo que necesitamos.



Si quieres explorar todas sus funciones, lo mejor es que descargues la Guía del usuario (622 Kb. en formato PDF).

Sensaciones

En la muñeca me encanta su look, más agresivo que con el Suunto 9, una característica que sólo es estética. A nivel de uso, la correa textil me parece más cómoda que la de silicona, unido a que el conjunto es más ligero, creo que es un elemento a favor de Suunto Traverse Alpha.

Pese a su tamaño, es cómodo de llevar y ligero. La clásica pantalla LCD hace que sea discreto, no atrae miradas ni llama la atención en exceso. El enorme tamaño de la hora y los minutos que caracteriza los diseños de Suunto nos permite consultar la hora en cualquier condición.



Su tecnología hace de él que sea un reloj totalmente polivalente. En un nivel más básico, lo podemos usar como un reloj convencional, beneficiándonos así de su cristal de zafiro, su resistencia y su buena construcción. Podemos usar su GPS, y registrar nuestras actividades deportivas. Si lo vinculamos al smartphone (iOS o Android), tendremos además notificaciones del teléfono en el reloj, que incluyen además el texto de la misma.

Es decir, un reloj que es bueno tanto si decidimos conectarlo a nuestro teléfono, como si no.

Conclusiones

Mientras que el Suunto 9 se enfoca al alto rendimiento en deportes que necesitan una larga duración de batería con el GPS, el Traverse Alpha (y el Traverse) es un reloj para actividades al aire libre (outdoor).

Me encanta el Traverse Alpha. Si el 9 Baro era un prodigio tecnológico, más propio de un prototipo que de un modelo comercial, el Traverse Alpha es un producto maduro y completamente usable. Desgraciadamente pierde el medidor de frecuencia cardíaca y el monitor de sueño, algo que para muchos puede ser algo crucial. En mi caso, ganamos una pantalla con mucha más información, un precio más competitivo y una autonomía real superior. El resto de ausencias son detalles sin demasiada finalidad práctica, a saber, la pantalla en color y táctil.



▲ Más▼ Menos
Estética táctica
Pantalla LCD con mucha información
Duración real de la batería en modo reloj
Cargador con pinza incómodo de colocar