En 2009 LucasArts lanzó el título The Secret of Monkey Island Special Edition. Se trata de un remake del clásico The Secret of Monkey Island, con novedades muy interesantes.

Primero de todo funciona sobre Windows, siendo una aplicación nativa de 32 bits, con gráficos que usan Direct3D a resoluciones de hasta 1920×1080 (FullHD), lo que ya para empezar es una buena puesta al día.

Lo mejor sin embargo, es que todas las ilustraciones, tanto de fondos, como de personajes, han sido recreadas, así que por fin tenemos un Monkey Island que aprovecha las capacidades del hardware actual, y que nos permite disfrutar el título de una forma nueva.

Los gráficos dibujados a mano, son increíbles, pero manteniendo la esencia y el estilo de los originales. Esto es, colores brillantes, y con una mezcla de fantasía y ternura que no abunda en los títulos actuales. Se acompañan con efectos de sonido mejorados, y locuciones de todos los diálogos aunque solamente en inglés. El guión sigue siendo el mismo que en el juego original, lo que va a asegurar mucha diversión.

El manejo y la ejecución de las acciones, se ha simplificado, pudiéndose ahora realizar casi todo el desarrollo usando el ratón. Para los retro-románticos, la tecla F10, nos permite cambiar entre la versión Special, y la VGA mejorada original, que nos va a permitir en los pasajes que nos interese ir comparando.

La versión original, no es estrictamente la original, ya que se han incluido ciertas mejoras que vendrían posteriormente en revisiones de SCUMM de Monkey Island 2, y e Indiana Jones and the Fate of Atlantis. El punto flaco es que sólo se incluye en inglés, una verdadera lástima ya que con los menos de 10 Mb. que ocupa la versión original, esta cabría perfectamente en el conjunto de la edición especial.

Tanto si jugaste a las versiones originales como si no, es indudable que The Secret of Monkey Island Special Edition vale la pena ser experimentado. Si no jugaste, conocerás una modalidad de juegos que fue muy popular en los años 90, si lo hiciste, podrás recordarla con la mejor puesta al díaque podría tener.

Y es que si han pasado algo más de 20 años desde la versión original, la imaginación ya no es lo que era, y cuando comparamos uno y otro, sencillamente no hay color.