Como contrapunto al Thermidor Vintage Automatic y a la Entrevista a José Cascón Montero de Thermidor, hoy me gustaría hablaros de este Thermidor Divers Automatic.

El Thermidor Divers referencia 79966, es en la actualidad uno de los relojes más vendidos de la relojera española Thermidor, y que lleva en su catálogo desde hace 12 años. Su público mayoritario, es la gente joven, algo que sin duda me ha sorprendido, pues los jóvenes van acompañados de su smartphone, su tableta e infinidad de dispositivos que ofrecen la hora de una manera mucho más precisa que un reloj mecánico.

Vista la cada vez menor necesidad de un reloj de pulsera como tal, estos relojes automáticos, ofrecen una ventaja indiscutible. Funcionan sin pilas ni baterías. No tendrás que preocuparte de recargarlos, ni de cambiarles las pilas. En cuanto lo necesites, bastará con que muevas un poco la muñeca, para que el reloj se ponga en funcionamiento. Como reloj mecánico, su precisión, no será excelente, pero en el sentido práctico, a la hora de saber la hora, es mejor un reloj que un pequeño desfase, que un smartphone totalmente descargado.



No debemos olvidar, que los relojes, siendo cada vez más un complemento o accesorio, definen a dos tipos de público que aún los llevamos en su muñeca. Los jóvenes que lo suelen hacer como tendencia de moda, y los entusiastas de los relojes que lo solemos hacer por gusto. En el caso de los amantes de la relojería, nada mejor como un reloj mecánico, que es la pura esencia relojera, y que nos hace sentir el transcurso del tiempo de una manera especial.

Los jóvenes, tampoco serán capaces de desembolsar 1.500€ en un reloj mecánico, y ahí es donde las cosas se complican, porque en general, la oferta de relojes mecánicos es mucho más pequeña que en los de cuarzo, hay menos en donde escoger, y sus precios de partida, son siempre mucho más elevados. Les queda la opción de recurrir a internet, y buscar un Vostok, o un chino cualquiera de eBay. La compra no es tan sencilla, y el riesgo de meter la pata es alto. ¿Qué mejor que poder acudir a tu relojería habitual, probarte el modelo que te gusta, ver que es automático, y que encima te encaja en el presupuesto?

Pues ni más ni menos, eso es lo que nos ofrece Thermiwatch con este Divers Automatic, que con un precio de tarifa de 90€, podemos conseguir con ofertas puntuales por 72€ en su propia tienda online.

Empecemos por el packaging, una caja de cartón de color blanco, totalmente lisa y sin ninguna impresión demasiado anodina, y sobre la que el logotipo de Thermidor en color negro en un lateral le quedaría de maravilla.



Dentro de la caja de cartón, nos encontramos un original cilindro acolchado en símil piel de color rojo y negro. No sólo es muy bonito y diferencial, sino que además protege muy bien el reloj durante el transporte. Para los que no les guste guardar las cajas de sus relojes, la de Thermidor tiene la suerte de poderse utilizar para guardar cualquier otra cosa, y así aprovecharla.



Al abrir el cilindro, apreciamos el acolchado interior, que cómo os indicaba ser encarga de proteger el guardatiempos. Sobre una almohadilla blanda y también de agradable tacto tenemos el reloj. Viene acompañado de protectores plásticos para que no se raye, y la tarjeta oficial de garantía de 2 años sellada por la marca.



No encontramos ni etiquetas ni manuales de instrucciones, una prueba clara de los esfuerzos de Thermidor por mantener el precio de venta a un nivel competitivo sin recortar en la calidad de lo que es imprescindible. No es demasiado importante, puesto que las instrucciones no tienen mayor misterio, y de hecho caben en media página (148 Kb. en formato PDF), pero a nivel de sensaciones, hubiera agregado una tarjetita que en una cara diera las gracias por la adquisición del producto, y por la otra reprodujera el manual.

La caja del reloj es de 40mm de diámetro sin contar la corona. Pese a lo asequible de su precio, está fabricada íntegramente en en acero inoxidable antialérgico de grado 316L. El acabado en gris brillante, le da un aspecto de titanio muy elegante. El bisel, con el mismo acabado, es giratorio unidireccional de 60 clics. Útil para realizar cuentas regresivas, y muy en la linea de su estética diver o de reloj de buceo.

La esfera es de un color azul marino homogéneo, también está disponible en negro. Sencilla y bonita, donde sólo destacan las inscripciones en color blanco de “Thermidor Automatic” y “Divers 100M”, ésta última en color rojo.



La tapa trasera, es también de acero inoxidable y a rosca, con el fin de garantizar su estanqueidad hasta 10ATM (100M). Como debe ser, lleva inscrita la información básica de reloj. Un misterio es el número 828966, de lo que podría ser un número de serie, pero que en realidad no es tal, puesto que varias unidades llevan el mismo. Tampoco corresponde al número de modelo, que a tenor de la tarjeta de garantía es 79966.

Se agradece que pese a no ser un reloj de submarinismo, podamos nadar y bucear con él tranquilamente en verano. La corona no va firmada, y es a rosca con el fin de garantizar su hermeticidad. Técnicamente no es algo necesario, ni una característica que generalmente me guste, pero le va muy bien con su carácter acuático.



El armis o brazalete, es también acero inoxidable, y con el mismo efecto titanio del resto. Tiene 20mm de diámetro y por el peso no parece que todos los eslabones sean macizos. Un detalle agradable y poco común en relojes de este precio es que permite microajustes. Lo malo es que pese a ofrecer cierre de seguridad, ambos son a presión, tanto el deployante, como el seguro, y que tampoco llevan ninguna referencia a Thermidor.



La esfera es la clásica de reloj de buceo donde no hay mucho que poder alterar. Los índices redondos en los marcadores horarios, y con una forma tipo torre a las 12, las 6 y las 9. Las manecillas tienen la longitud que deberían tener y se leen fácilmente. Tanto los índices como las agujas llevan lumen aplicado, y ofrecen un rendimiento bastante mejor del que cabría esperar.



El cristal es mineral y plano, algo que me gusta porque es más legible. Ofrece una buena transparencia, pero sobresale como medio milímetro del bisel, por lo que eventualmente queda expuesto a golpes y goces.

El movimiento se lo proporciona un calibre mecánico de carga automática Miyota 8205 fabricado por los japoneses de Citizen. Es una maquinaria conocida por todos, que sin ofrecer grandes alardes, es muy fiable y duradera. Late a 21.600 vph, y cuenta con 21 rubís, ofreciendo una reserva de marcha de hasta 42 horas, y una precisión máxima de -20/+40 segundos/día. Un calibre muy popular, y que encontramos en marcas reputadas como Citizen, Dugena, Festina, Jacques Lemans, Invicta o Laco.

Quizás lo más particular del 8205 es que nos ofrece indicador de día de la semana con tres letras (además de día del mes), en este Thermidor el disco viene indicado en inglés y japonés. Hubiera sido muy interesante en español. Otra característica, hasta hace no mucho reservada para relojes automáticos de cierto precio, es que permite remonte manual, es decir, darle cuerda si es necesario. Pese a que su rotor de carga es unidireccional, no es un movimiento ruidoso en absoluto.



Según mis pruebas, la desviación diaria es de +14 segundos/día, que lo encuentro una cifra muy buena, y la reserva de marcha ha sido de casi 45 horas.

En suma el Thermidor Divers es un reloj que ofrece mucho para lo que cuesta, con unos buenos materiales, tanto de maquinaria como de construcción, pero sin dar demasiada importancia a los detalles que no son fundamentales. Este nuevo Thermidor, nos sigue ofreciendo las mismas cualidades que hicieran famosa a la Thermidor de antaño. Si te gustan los relojes, no quieres gastarte demasiado dinero, y valoras una maquinaria mecánica, probada y fiable, este Thermidor Automatic es una de tus mejores opciones.

Del mismo modo, que Thermidor contribuyó a extender el uso del reloj en la España de los 70 y los 80, me gustaría que hoy, fuera también una marca independiente española, la que consiguiera volver a poner de moda los relojes mecánicos en nuestro país, y el Thermidor Divers abre esa posibilidad, con un modelo asequible como punto de entrada.

Actualizado a miércoles 7 de febrero de 2018. 07:14:
Después de la deficiencia en la aplicación del material luminescente o lumen en el Thermidor Automatic Edición Limitada, decidí revisar con lupa, y nunca mejor dicho este reloj. Me di cuenta de un desgraciado incidente, y es la marca de una huella dactilar en la parte interior del cristal. Es complicada de ver a simple vista puesto que sólo queda patente ante diferentes ángulos de luz. Las fotografías las he tomado ante una luz halógena directa, y con una inclinación forzada, con el fin de que podáis apreciarlo. Una marca que ocupa casi un tercio de la esfera como podéis apreciar en la siguiente fotografía. Desde un poco después de lo que sería la 1, hasta pasadas las 5.



Estoy convencido que no es suciedad exterior. Antes de capturar las fotografías, lo limpié convenientemente hasta que estuvo como una patena. Todos sabemos que el montaje de un reloj tiene mucha tarea manual, y las manos tienen dedos. Estas operaciones se realizan siempre con guantes de látex para prevenir precisamente esto, ensuciar la pieza por alguna parte que no se pueda limpiar. Como os digo es difícil de percibir, y requirió un examen a conciencia, por lo que no puedo culpar a los controles de calidad en este caso, sino al operario en cuestión que lo estuvo trabajando.

El problema es que aunque no era visible en condiciones normales, una vez que sabes donde está, lo ves o te parece verlo a cada momento, y desgraciadamente eso me impide disfrutar el reloj. No veo la percepción de un reloj bien construido y con una fiable maquinaria mecánica, sino que veo un reloj con una imperfección. Nunca me había ocurrido algo parecido. Lo más similar fue cuando compré en Hong Kong un cristal de zafiro para el Seiko Monster Tercera Generación. Llegó envuelto en una bolsita de plástico, y tremendamente sucio. Algo que es perdonable, y que tuvo fácil solución limpiándolo cuidadosamente antes de montarlo en el reloj. Sin embargo cuando esta falla la vemos en un cristal que ya está montado, y que encima es de un reloj resistente al agua, tenerlo que volver a abrir para limpiarlo simplemente no compensa.

Tal vez es una coincidencia de mala suerte y de casos aislados, pero de tres Thermidor, en dos de ellos he notado defectillos y casualmente el que no tiene ningún pero es el modelo vintage de los años 70.

Debo reconocer que no todos los usuarios serán tan maniáticos y perfeccionstas como yo, y la corrección, aunque laboriosa, pasó por desmontar el reloj, y limpiar el interior del cristal cuidadosamente. Abrir la tapa roscada, sacar la corona y el calibre, limpiar el cristal con un limpiador de cristales, y volverlo a montar todo.



La buena noticia, es que pese a su buen rendimiento de fábrica, aproveché para regularlo, y así probar Clock Tuner. ¡Los resultados fueron sencillamente excelentes!