Actualmente no se encuentra demasiada información acerca de la marca de relojes española Thermidor, lo cual me parece incomprensible, y si seguís leyendo, espero que a vosotros también.

La marca Thermidor o Thermidor S.A., fue registrada por primera vez por el gallego José Cascón Molleda en Madrid en el año 1962. Sin embargo, la utilizaban desde unos años atrás, 1956 en concreto, que es el año, en el que inician su actividad. El nombre, hace referencia al undécimo mes del calendario republicano propuesto por la Revolución Francesa. Curiosamente, ya existía otro registro para Thermidor, inscrito por Sandoz and Breitmeyer en 1896 en Le Chaux du Fonds (Suiza).

Su objeto social, fue siempre la comercialización y distribución de relojes, cosa que hicieron de manera excelente, ofreciendo guardatiempos de calidad media a precios económicos, popularizándose así entre el gran público.



Thermidor SA, creció rápidamente, llegado a ser líder de ventas en España, durante el período comprendido entre 1970 y 1985. Contaba con un enorme catálogo de más de 1.000 referencias, y no era difícil encontrarse con alguien que luciera un Thermidor en su muñeca. Incluso después de esa fecha, llegaban a producir más de 1 millón de piezas anuales.

No producían calibres, así que sus relojes montaban maquinarias, tanto suizas como francesas, y posteriormente módulos de cuarzo japoneses, que siempre fueron fiables y de buena calidad. Además, distribuían otras marcas relojeras. Produjeron desde relojes de pulsera, hasta de bolsillo, incluyendo modelos digitales.

Llegarían los tiempos de la crisis del cuarzo, la entrada de España en el Mercado Común, y la globalización, que dificultarían seriamente la actividad de Thermidor, que llegaría a escindirse, desprendiéndose así la sevillana Relojes Thermidor, actualmente extinta. En 2008 entró en concurso de acreedores, y en 2010 acaba cerrando definitivamente sus puertas.

En 2015, se inicia la andadura de Distribuciones Thermiwatch S.L., los actuales propietarios de la marca Thermidor, de la mano de María del Carmen Eusebio Avilés con Mayorista de Relojes de Madrid S.L., que persigue el mismo objetivo que en sus inicios. La creación y distribución de relojes asequibles, de cuarzo, pero también automáticos, que es lo que compone su catálogo actual.

La sorpresa es la Colección Vintage. Esta gama vintage de Thermidor / Thermiwatch consiste en relojes antiguos, en estado NOS (New Old Stock), o sea sin usar, que han sido debidamente revisados por la marca antes de ponerlos a la venta. Piezas que han estado guardadas en el almacén, y perfectamente protegidas en su embalaje original.

El protagonista de hoy es el Thermidor Vintage, que a la venta por 100€, se convierte en uno de los modelos más accesibles de esta gama.

A diferencia de la mayoría de unidades sin usar que encontramos en sitios como eBay, tiene un tamaño moderno, pues sus 39mm de diámetro, sin contar la corona, lo convierten en una medida muy actual. No debemos olvidar, que al ser un producto oficial de la marca, cuenta con los 2 años de garantía que establece la ley, independientemente de ser un modelo clásico.

Este reloj, está disponible tanto con la esfera, de color oscuro (marrón), como en color claro (plateado), y los que me conocéis, sabéis que mi elección iba a ser la versión clara. Se entrega en una bolsita de plástico protectora, que es poco aparente. Pero lo mejor, está por llegar.

Una bonita esfera, que está cepillada verticalmente, se transforma en un cepillado horizontal a la altura del fechador. Sólo este detalle, ya nos permite identificarlo como un reloj de otra época. Las bonitas manecillas rectangulares de color plateado, tienen un relleno de color amarillento-anaranjado, que como apreciais en las fotografías, queda espectacular. Tienen lumen aplicado, así como en los marcadores, pero debido a la tecnología de la época, y al paso de los años, no es comparable a los modelos actuales.



La caja es de acero inoxidable mazizo en grado 316L, por tanto anti-alérgico, el acabado es brillante. La tapa trasera es también de acero, y roscada. Con la inscripción “All stainless steel”, es un detalle de buena calidad, que no era habitual en los relojes de la época, y menos aún, de su precio. La correa de cuero y color negro, imita a las de cocodrilo, tiene 18mm de ancho, y está firmada por NAJA, pero es poco aparente. Una nueva de cuero marrón, hecha a mano, y con inspiración de la época, es lo que le conviene.



El reloj es muy plano, lo que unido a su racional tamaño, lo hace muy cómodo de llevar. El cristal es plano, y sobre sale un poco. Fabricado en plexiglás, hesalite o resina, es decir, no es mineral. Una tendencia de la época para ahorrar costes, y permitir que el propio usuario lo puliese cuando fuera necesario.

La corona es a presión, lo cual me agrada, también en acabado satinado y sin firmar. Es una sensación indescriptible manipular la corona de un guardatiempos de hace 40 años, y notar que se mueve con la misma finura y precisión del primer día. Sin ninguna holgura ni desajuste.



Si nos vamos a su interior, nos encontramos con un movimiento FE 4611A producido por France Ebauches. Un calibre de gama media, que montaban también los hoy cotizadísimos Heuer Monnin (844) de 1979, y que estuvieron en el catálogo hasta 1991. France Ebauches SA, se creó en 1965 fusionando a los 4 mayores productores de movimientos franceses. Aunque FE quebró en 1994, llegó a ser el último mayor fabricante de ebauches europeo (excluyendo Suiza).

Deriva de los FE 3600, a los que se le agregó el ajuste rápido de fecha (quickset), y se le modificó el engranaje de las agujas. Después vendrían los FE 5600 de carga automática. Los calibres que terminaban en 0 (3600, 3610, 4600, 4610, 5600, 5601) eran la base. Los que terminaban en 1, como es el caso (3601, 3611, 4601, 4611, 5601, 5611) agregaban día del mes. Los terminados en 2 (3602, 3612, 4602, 4612, 5602, 5612) tenían también indicador de día de la semana. Por último, los terminados en 6, que sólo se produjeron en variante automática (5606, 5616), mostraban día del mes, y nombre del mes. La revisión A, solamente aportaba ligeras actualizaciones.

Es un calibre automático, que acepta el remonte manual. No tiene parada de segundero, pero sí pase rápido de fecha (quickset). Cuenta con 17 rubís, y late a 21.600 vph, dando entre 44h y 47h de reserva de marcha. Es decir, superior a la mayoría de movimientos mecánicos de gama baja actuales (Miyota 82xx, Seiko 7Sxx, Vostok 241x, …). Pese a su antigüedad, cumple perfectamente con una precisión de unos +19 segundos/día. La reserva de marcha, se ha quedado algo escasa, sobre 36 horas. Quizás el mecanismo deba rodarse por algún tiempo, más aún, después de estar tanto tiempo parado.



Por su diseño, y por estar nuevo, cuando lo llevamos, no sabemos muy bien si estamos ante un reloj moderno de inspiración clásica como sería el Tissot PR 516 GL, o ante un verdadero vintage, tele-transportado hasta nuestro tiempo. Cuando nos acompaña, nos sentimos como viajando a otra época.



Esta vuelta al pasado, no estaría completa sin recordar a aquellos excelentes relojes Thermidor, que equipaban el revolucionario calibre Buren 12 Chronomatic (Buren 1281) desarrollado en 1969 por HamiltonBuren, Breitling y Heuer, y que montaba esta marca con el nombre de Heuer calibre 12.



Como prueba de su popularidad, os traigo un extracto de la ronda informativa de Carrusel de septiembre de 1994 (67 Kb. en formato MP3) que, rezaba lo siguiente:
… Con un reloj Thermidor. Recuérdelo, téngalo en su muñeca. Es el reloj para la gente de hoy. Thermidor, el reloj con el latido de nuestro tiempo, en la muñeca de quienes están al día. Relojes Thermidor, ¡siempre en hora buena!…