Estaba comenzando a ver el tercer episodio de la serie Boardwalk Empire, cuando en los títulos de crédito me han llamado la atención un par de nombres. El primero es el actor de acción Mark Wahlberg, encargado de la producción ejecutiva. El segundo es Timothy Van Patten, que además de productor, ha dirigido muchos de los capítulos del show.

A Tim Van Patten, le había perdido la pista desde su papel de Max Keller en la memorable The Master. Resulta ser que dejaría el mundo de la actuación a finales de la década de 1980 con su papel de Andy Wojeski en Acción Azul (True Blue). Una carrera que comenzaría con Con ocho basta en 1979. Desde entonces se pasó al mundo de la dirección centrada en las series de televisión, con resultados francamente buenos: Sentinel, Ed, Sexo en Nueva York, The wire, Roma, Los Soprano, The Pacific, Juego de tronos, …

Sin embargo para mi, seguirá siendo el chico de 25 años, que encargando a Max, junto al reciclado Lee Van Cleef como el maestro John Peter McAllister, acostumbraba a salir por las ventanas de los bares, y enamorar a las jovencitas de turno, a la vez que aprendía a ser un ninja, y se deshacía de los malos en compañía de su hamster Henry, y su furgoneta GMC tuneada.

Recuerdo cargar el Ninja Master de Firebird para ZX Spectrum, que en un toque de oportunidad, no solamente llevó el título que tendría la serie al editarse en vídeo como telefilme, sino que además reproducía la melodía de la misma.