Tinta Inoxcrom vs Pelikan

Como hice en Schneider Opus vs Inoxcrom Office, en esta comparativa analizaré los cartuchos de tinta para pluma estilográfica de Inoxcrom comparados con los de Pelikan, nuevamente España contra Alemania. Iba a hacer las pruebas con la nueva Pilot Urban MR Retro Pop, pero debido a lo fino de su trazo, a última hora decidí cambiar, y usar la Faber-Castell Grip en donde la diferencias de escritura pudieran verse más claras. Es decir, exactamente la misma pluma, pero con dos tintas distintas.



Llevo usando regularmente los cartuchos internacionales de tinta Inoxcrom desde la década de 1980 cuando empezaba a usar la pluma regularmente. Compraba Inoxcrom porque eran los que solían vender en las papelerías. Veníamos de un país cerrado y aunque cueste de comprender, eran una minoría las papelerías que vendían cartuchos para pluma. De hecho solían ofrecerlos en la cajita de 6 unidades que vendían por separado a unas 50 pesetas, nada de blísters con 24 o 30 unidades. Un precio que es similar al que se encuentran actualmente que 30 cargas salen por unos 2,5€. Personalmente me gustaba mucho el azul de Inoxcrom, más claro que el de Staedtler o BIC y que me hacía preferir los Inoxcrom Sierra sobre cualquier otro tipo de bolígrafo. Mi padre usaba una Inoxcrom 77 y la cargaba con cartuchos de tinta negra de la misma marca, así que eso debió tener también cierta influencia.

Con el paso del tiempo y la globalización de internet, he tenido oportunidad de probar la tinta de Waterman, Parker, Kaweco o incluso la espectacular Edelstein de Pelikan. Sin embargo siguen siendo caras, casi productos de lujo y que para un uso diario no compensan. La Pelikan estándar es diferente, y a 3,70€ las 30 cargas en 20milproductos.com resulta muy competitiva con la de Inoxcrom.

Pelikan 4001 TP/6

La mención a TP hace referencia a los cartuchos internacionales cortos, los de 38mm de longitud en contraposición con los GTP que son los largos. Así la marca comercializa los TP/6 con 6 unidades, a precios que oscilan entre los 0,6€ y 2€, y los GTP/5 con 5 unidades a entre 1,50€ y 4€. Son más caros que los Inoxcrom, pero nada exagerado.

Según dicen, la fórmula 4001 es centenaria, y siguen haciéndola exactamente igual. Es difícil de creer porque un siglo ha traído muchos cambios en cuanto a formulaciones químicas e industrialización, pero es lo que ellos dicen.

Inoxcrom

La tinta para plumas estilográficas de Inoxcrom se empezó a producir en el año 1962, en aquellos tiempo, como licencia de la estadounidense Clooney Writers Ink a la que adquirieron la patente y que se producía en sus instalaciones de Celrá en Gerona. El proceso continuó de esa manera hasta que las sucesivas crisis de la compañía llegaron a la escisión de Inoxcrom. Como es sabido, dio lugar a dos compañías, la primera Inoxcrom / IXC by Inoxcrom / Inoxcrom Internacional, Inoxcrom: que según se dice empaquetaba los sobrantes de tinta que ya tenían fabricados, y de la que se produjo la quiebra en 2017 por lo que poco hay que podamos averigüar a estas alturas. En segundo lugar Inoxcrom La Cooperativa / Inoxcrom / Inoxgrup), que por lo que he leído empaqueta tinta de procedencia austriaca. Es un hecho que no me cuadra como ya reporté en 2015 en Twitter puesto que el blister indica claramente Made in Spain.





Comparativa

Empezamos con el packaging de la cajita de 6 unidades. Idénticas dimensiones para ambos, material equivalente, y como es habitual hoy en día con la original disposición interior de 5 cartuchos en paralelo y 1 en la parte superior. La ventaja es para Pelikan, una caja de aspecto retro y con información suficiente sobre el producto en alemán e inglés, incluyendo el Made in Germany y la legendaria referencia al 4001. Inoxcrom por su lado, peca de moderno y de minimalista, sin ninguna descripción acerca de lo que contiene el paquete.



En la parte de atrás quedan algo más igualados, Pelikan mantiene el aire vintage, y nos indica que el paquete contiene «cartuchos de tinta». Por lo demás ambos comparten el código de barras, y el cartón reciclado. Inoxcrom agrega los datos de contacto y una advertencia de no indicado para niños menores de 3 años.



En el lateral volvemos al minimalismo de Inoxcrom que repite lo que ya hemos visto, mientras que Pelikan nos da los datos postales de contacto, la web y repite el Hecho en Alemania. En el interior ambos cartuchos son muy similares, aunque los de Inoxcrom me gustan más por tener la parte superior en color azul, permitiendo reconocer fácilmente la tonalidad de la tinta que vamos a utilizar.



En cuanto a la escritura le doy un empate. La Inoxcrom es ligeramente más densa, así que proporciona una cobertura superior sobre el papel, con menos trazos difuminados. La Pelikan es ligeramente más clara, un azul real que me parece más bonito, y con un brillo muy agradable que en la Inoxcrom es algo más mate.



Ambas deslizan muy bien, son tintas estupendas, fáciles de conseguir y a un precio razonable. Las Inoxcrom sueles ser bastante caras en internet, algo que no comprendo, mientras que las Pelikan suelen ser bastante caras en tiendas físicas. Remitiéndome al ejemplo inicial, compro 30 cartuchos de Inoxcrom a 2,5€, por internet. En internet, 6 cartuchos cuestan entre 0,6€ y 4€. Con Pelikan en tienda física se encuentra entre 1,5€ y 4€ los 6 cartuchos, en internet fácilmente a 0,7€.

Donde si pierde Inoxcrom es en la variedad, solamente azul real y negro. Pelikan añade mayor toque personal: turquesa, verde, violeta y rojo.

10 comentarios en “Tinta Inoxcrom vs Pelikan”

  1. Enamoradodeingridsjoberg

    Para lo que escribo, un cartucho me iba a durar 500 años… Donde esté un buen boli… 😀

    Que recuerdos al ver la cajita de pelikan, eran mis preferidos.

  2. Qué tiempos…. Yo desde hace muchos años ya solo uso tintero… Es más engorroso, pero le da un sabor especial al asunto.

  3. Ese es uno de los problemas Enamoradodeingridsjoberg, que no te duraría 500 años, sino que sino escribes mucho, en unas semanas sin usarlo se secaría la tinta, y deberías limpiar el alimentador. Parece que la tinta de estilográfica sea como la de un roller, en cambio en estos no ocurre. Es decir, puedes tener meses un Pilot sin usar, y continuará escribiendo. Objetivamente esa es su ventaja.

    En mi caso la pluma que menos uso es la que tengo en casa (Faber Castell Grip). La uso para la lista de la compra y algunas tareas pendientes. Vamos que en el peor de los casos, la abro una vez a la semana, y todo perfecto.

  4. Estoy en ello también Angel, al menos para esos días que me apetece trastear. De hecho me compré un Parker Vector india de la que en breve publicaré una review, que por un precio de risa incluía convertidor a émbolo y tres plumines distintos. Pero es como tu dices, engorroso. No puedes hacerlo cuando lo necesitas, sino cuando te apetece.

  5. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    Y por qué no os pasáis ya directamente al cincel y la piedra? Es más engorroso aún, pero como veo que os mola 😀

  6. Dejaros de bromas, que una cosa os digo: dos martillos tengo, y una maleta de herramientas con al menos 4 medidas de formones. xD

    Nota mental: sigo teniendo pendiente ir escribiendo más a mano… a ver si recupero o domo mi letra deformada desde la época de aquellas bestialidades de apuntes y dictados en instituto. 🙁

  7. Por desgracia la letra no se doma Alejandro. Hubo una época muy breve que volví a hacer caligrafía, que creo que es la única manera. Pero del resto, por mejor pluma que tengas, o mejor calma con la que escribas, poco se va a notar.

  8. Hoy me he pasado por un ECI por un regalo que me habían encargado si podía pillar. Y al pasar para donde estaba la sección de música, estaba librería y papelería al lado.

    Menudo expositor de Parker, ¿Kross? y Faber Castell tenían allí. Desde 20 euros más o menos hasta más de 100.

    El caso es que luego ya por comparar me he ido al lado más económico en lineales, junto a lapiceros de diversos tipos, estilógrafos, portaminas… a ver qué plumas más económicas había por curiosidad. Muy poca cosa, una que no recuerdo el nombre (de una casa estadounidenses, pero made in China… lo curioso el color vivo de la pluma – y de plastiquete parecía por lo que pesaba el estuche-, a pesar de que lo curioso es que lleva tres plumines, de distinto grosor de trazo para intercambiar a voluntad.
    Y otra, una Parker en blister, modelo Vector.

    Ambas muy económicas. Ambas por el peso, de plástico. El caso es que me sorprendió que no ponía en ninguna de ambas si el plumón es de acero y ya está, o con punta tratada con iridio o con otro tratamiento de cara a la durabilidad y el cómo deslizar en el papel.

    En fin, que he estado a punto de picar con alguna por volver a probar. Pero ante la duda y que ya no me podía parar mucho más para preguntar y entretenerme más -que seguro que en las del expositor muchas eran estupendas- pues me fui.

    Las Parker que había de plumín más pequeño y minimalista me han gustado (en la Vector me llamó la atención eso también). Muy bonitas, y modelos con acabados y diseños vistosos pero sufridos, no delicados.

    De Pilot o Pelikan no he visto nada. Y de Inoxcrom, tampoco. Me ha extrañado.

  9. Desgraciadamente casi nadie escribe con pluma hoy en día, y los que lo hacen, son entusiastas a los que no les importa gastarse 100€ o más. De manera que las estilográficas que se ven, suelen ser de las caras. En otros países, a los niños se les enseña a escribir con pluma, y es ahí donde se venden las Pelikan, Faber-Castell y Pilot baratas.

    A mi que me gusta escribir con pluma, y que igual uso modelos de 6€ como de 150€ (como hago con los relojes), me parece una pena, pero así es el mercado. Las tiendas tienen lo que la gente compra.

Deja un comentario