Que Total Commander es feo, no sólo lo digo yo. Lo saben hasta en Ghisler.

Por eso, una de las novedades de la versión 7 (actualmente en beta), es la mejora de la apariencia visual, con el apoyo de un diseñador externo.

El rediseño se ha centrado sobre todo en los iconos del programa, por lo que el resultado, sin ser extraordinario, mejora levemente las cosas.

Las funcionalidades, son como de costumbre inacabables, en más de una ocasión me han sacado del apuro, pero para el día a día, sigo prefiriendo SpeedCommander.

Mención especial merece la edición para PocketPC, en su versión 2.5 beta 2, es lo mejor que he visto para la gestión de archivos en PDA. Simple, rápido y eficaz.