En esta nueva entrega, explicaré un poco más las particularidades de los relojes mecánicos, y terminaremos dando algunos pequeños consejos. Si te perdiste la anterior entrega, puedes acceder primero a Uso de relojes mecánicos (I).

Lo primero que te diría, es que optaras por un modelo japonés, tipo Orient, Seiko o Citizen, o en su defecto cualquiera de las muchas marcas que incorporan calibres japoneses: Duward, Potens, … Si el presupuesto te llega, un suizo es igual o mejor opción, pero te recomendaría que de momento descartases los chinos o rusos.

Un automático te va a resultar probablemente más cómodo y asequible, tienes Seiko a partir de 60€ con movimientos muy fiables y buena calidad. Con 150€ ya puedes optar a una pieza más interesante de Orient, Citizen, o gamas más altas de Seiko. En tu primer mecánico, no te aconsejo que gastes más de esa cantidad, ni tampoco que te vayas a modelos chinos de 15€ o rusos a partir de 50€.

Es un paradigma totalmente diferente al de los relojes de cuarzo, así que no vale la pena que arriesgues demasiado dinero sin saber todavía si te va a convencer o no, y en caso afirmativo, que tipo de preferencias tendrás a medida que vayas profundizando. Por el mismo motivo, tampoco es necesario que te embarques en opciones arriesgadas.

Lo segundo que necesitarás, es un cambio de mentalidad. Deja de ser esclavo de la precisión, acostúmbrate a coger el tren siguiente o el anterior, sin que te importe demasiado. A llegar a nuestras 2 minutos antes o después de la hora, y en general liberarnos de la esclavitud del tiempo, para disfrutar más de nosotros mismos. Recuerda que lo malo de ser puntual, es que cuando llegas no hay nadie allí para apreciarlo.

Tu reloj va a requerir que casi como si fuera una persona, vayas poco a poco entendiéndolo, y ambos os adaptéis el uno al otro. Los entusiastas dicen que un reloj mecánico tiene alma, que es una entidad viva con su propio carácter. Lo encuento bastante exagerado, pero la idea iría por ahí. Puede que no le guste el agua, que adelante más o retrase en determinadas condiciones climáticas, que sea mejor para su precisión y finura que “duerma” en una posición y otra, …

Por ejemplo, mi Seiko 5 atrasa 4 o 5 segundos durante la noche si descansa sobre las 3, lo que ayuda a compensar un poco el adelanto que tiene por el día. El Tissot PRC 200, adelanta usando el crono, así que si abuso de él, se que será menos preciso. Además, durmiendo a las 3, es más preciso. En cambio el Orient Slide Rule es increíblemente preciso, y apenas se altera de una posición a otra. El Boctoc Amfibia es menos exacto, y siempre adelanta. El Bagelsport Day-Date se comporta mejor si le damos cuerda manualmente.

Las diferencias de temperatura, tienen también su influencia, y en general a una temperatura constante de unos 21ºC cuando los tenemos en reposo, se mueven algo más rápidos que a los 30ºC de nuestra muñeca.

Si te interesan, este tipo de procedimientos te resultarán también enriquecedores, desde medir su precisión en diferentes posiciones, escuchar su sonido cuando avanza, o corregir la desviación horaria cada semana o cada mes.