Proseguimos con los artículos centrados en el mundo del afeitado clásico después de haber reseñado los productos para el cuidado de la barba de Bulldog. En esta ocasión con una marca española de afeitado: Vielong.

En el año 1940 en Valencia, Juan Bautista Julián Villalonga funda la firma Villalonga, centrada en la producción de pinceles de pintura y brochas de afeitar. Posteriormente, durante los años 1970, adoptaría la actual denominación de Vielong, y continuaría su actividad ampliando el catálogo a brochas de maquillaje o maquinillas de afeitar.

La actividad de Vielong se basa en la manufactura con su marca propia (Vie Long o Vie-Long), asimismo como la fabricación para terceros. Además, distribuyen en nuestro país las marcas italianas del grupo Ludovico Martelli Proraso, Marvis y Tenax.

Siendo que las bronchas de Vie-long son Made in Spain, y ampliamente reconocidas fuera de nuestras fronteras, aunque como ocurre con más frecuencia de la que me gustaría, lo son menos en nuestras tierras, estaba clara la decisión, la reseña debería centrarse en una brocha.

La gama es harto completa, con precios que empiezan en menos de los 10€, hasta llegar a los 100€. Lo adecuado era probar una brocha de precio medio, de manera que la escogida fue la 13071.



La brocha se entrega en la misma caja/blister de plástico transparente con colgador que contienen todas las brochas de la marca que he visto. Permite ver el producto fácilmente, pero resulta poco espectacular. Salvo la leyenda de 75 aniversario (1940-2015), y el Made in Spain, hay pocas cosas interesantes a comentar.



En realidad, el modelo en concreto se diferencia por una etiqueta pegada en su base con una breve descripción y el código de barras EAN13.



Al sacarla de su embalaje, las cosas cambian notablemente. El modelo 13071 es una brocha hecha en España a mano, fabricada con pelo de caballo natural, así que las cerdas son muy agradables a nuestros dedos.

El pelo está tintado en dos colores, y compuesto de una mezcla de 50% pelo de crin, y 50% pelo de cola. A diferencia de otros pelos naturales, en el caballo es algo sostenible y ecológico, porque el animal no sufre ningún maltrato durante el proceso. El corte del pelo es una tarea rutinaria y necesaria para la higiene y cuidado del equino en primavera. Algo similar a como cuando nosotros nos cortamos el pelo. Según indican en su web, son el único fabricante del mundo en utilizar pelo de crines y colas.



El mango es espectacular, muy bonito y tradicional, fabricado en madera natural de olivo veteada, e incluye un bajorelieve con el nombre de la marca. Le da un aspecto clásico que encaja a la perfección con la filosofía del afeitado tradicional.

Tiene unas dimensiones de 24mm X 58mm, y debido a su tallaje a dos niveles con una hendidura en la parte inferior, resulta cómoda y no resbala, ni siquiera estando mojada de agua y jabón.

El barniz ligeramente brillante que recubre la madera parece suficientemente resistente como para proteger la madera de la humedad, uno de los principales factores que pueden hacer que prefieras una con mango sintético de resina. Con el uso nos damos cuenta que el barniz además impermeabiliza, así que las gotas de agua escurren hacia la base ayudando a que se seque. Solamente el tiempo dirá su resistencia ante el paso del tiempo.



En cuanto a especificaciones, el conjunto es ligeramente más alto de lo normal, 107mm. Pero es una diferencia que no se percibe ni para bien ni para mal en la práctica.

La experiencia más gratificante ha sido combinada con el shaving cream de LEA, las puntas son suaves como para coger la crema fácilmente. Al espumar, en mi caso directamente sobre la piel, el pelo es firme y produce una agradable sensación de masaje en la piel, a la vez que se desprende el aroma del jabón.



Echo a faltar que no incluya una peana, ni siquiera de esas de plástico que permitan guardarla sin que se caiga a la vez que va escurriendo la humedad, y que habrían sido un detalle muy agradable sin apenas incrementar el coste.

Para ponerla en contexto es bastante mejor que la Beter 20018, y algo más agradable que mi anterior Vielong 4402. Se vende a un PVP 29,95€ y aunque buscando ofertas podemos llegarla a encontrar a poco más de 20€ no es una brocha económica. No sería mi recomendación para iniciarse en el afeitado clásico. Sin embargo, considerando su carácter artesanal, sus materiales (pelo y madera natural), y la fabricación propia y nacional se convierte en una las mejores opciones sin tener que recurrir a precios “premium”.