En relación al Duward Hockenheim, hace unas semanas tuve el enorme honor de visitar las oficinas de DERSA Group, que con DERSA (Distribuidora Española de Relojería S.A.) son los propietarios de la marca española de relojes Duward.

Allí me esperaba Víctor Vergés, responsable de comunicación de la marca, que me había comentado que aunque la agenda de Alejandro Vendrell, el director general, estaba repleta, había conseguido sacar un rato para verme.

Estaba nervioso y emocionado, no todos los días uno puede hablar con el bisnieto de una de las relojeras más legendarias de nuestro país.

Era un viernes por la tarde, y las oficinas estaban desiertas, lo que me permitió relajarme un poco, y observar con más detalle todas las instalaciones.

Javier Gutiérrez: Buenas tardes, y gracias por recibirme con una agenda tan apretada.
Alejandro Vendrell: Al contrario, gracias a ti por haber venido. Hemos estado leyendo tu blog, y nos ha encantado los conocimientos que tienes, y como relatas las cosas.

Víctor Vergés: Teníamos ganas de escucharte, saber lo que piensa un aficionado como tu, porque muchas veces sois la gente que sabe, los que domináis el tema técnico mucho mejor que nosotros.

JG: Bueno no es para tanto. El honor es mío por estar aquí delante de una leyenda como Alejandro.
AV: No me siento una leyenda. A Carlos Vendrell, mi bisabuelo, no llegué a conocerlo. Lo que me siento es responsable de llevar una marca con tanta historia. Saber que debo continuar con la labor de mi padre y de mi abuelo.

JG: Son muchos años. Mucha historia. Por cierto que en la web decís que Duward existe desde 1934, mientras que anteriormente, decíais desde 1930.
AV: Es cierto. Eres muy observador. El motivo es que Duward como marca registrada, existe desde 1934, aunque ya en 1930 los comercializábamos.









JG: Víctor me muestra un documento.
VV: Mira, esta es una sorpresa que teníamos para ti. Este es el registro de marcas del año 1934, ¡el origen de Duward!

AV: Es una copia del original, que hicimos imitando el formato facsímil. Es importante mantener nuestros orígenes y ser fieles a todo lo que construyó mi familia con Duward.

JG: Es increíble, más de 80 años… Y cómo habéis cambiado. Aún recuerdo vuestra web hace 10 años cuando compré mi Duward Aquastar.
VV: Sí, era toda de color negro. Los modelos no tenían nombre, sólo su referencia interna.

AV: De aquella época, recuerdo la campaña que hicimos. Decía que no hacíamos bolsos ni pantalones, sólo buenos relojes. Nunca hemos querido ser una marca de moda. Nuestro objetivo es el mismo de siempre, hacer buenos relojes sin que la gente tenga que gastarse mucho dinero.

JG: Recuerdo esa campaña. De hecho es lo que cuando necesité un reloj, me incitó a apostar por Duward. Yo conocía la marca, pero pensaba que había desaparecido..
VV: Mucha gente lo pensaba. No fueron tiempos fáciles, y con aquella campaña, lo que hicimos fue que la gente volviera a conocernos. Que supieran que existíamos, y por ti veo que lo conseguimos.

AV: Muchas marcas desaparecieron, nosotros, además de volver a hacer comunicación, decidimos seguir haciendo lo mismo que habíamos hecho siempre. Relojes de calidad, sin entrar a luchar por los precios bajos. Bajar los costes, es bajar la calidad, y eso hace que la gente se decepcione con la marca. No queríamos eso, igual que tampoco queríamos hacer relojes de lujo.

Recuerdo que en los 50 y 60, en España relojes buenos estaban sobre todo Omega y Duward. Por eso se vendían tantos.

Finalmente se demostró que seguir apostando la calidad, es lo que nos permitió seguir en el mercado. Así que si no me equivoco, ahora Duward es la marca relojera que lleva más tiempo en manos de la misma familia, y eso ha sido gracias al esfuerzo de todos, y a la aceptación que siempre hemos tenido del público.

JG: Claro. Estaba Thermidor que hacía relojes económicos, Kronos que hacía relojes lujosos, y vosotros que estabais en un punto medio. ¿Qué pasó entre Unión Suiza (Kronos) y DERSA (Duward)? ¿Acabasteis mal?

VV: Lo explicamos en nuestra web. A la muerte de mi abuelo Carlos Vendrell Paradís, sus hijos Jorge, Eduardo y Luis decidieron tomar caminos diferentes. Mi tío Luis se centró en las relojerías de la familia, especialmente Unión Suiza, que actualmente gestionan mis primos, promocionando la joyería y relojería de alta gama como Kronos. Mi tío Eduardo, se dedicó a otros negocios que no tenían nada que ver con la relojería. Mientras que mi padre Jorge con la ayuda de mis hermanos Jorge y María Luisa se centró en la relojería.

JG: Soy un apasionado de Kronos también.
AV: Por supuesto, cada reloj tiene su público. No competimos entre nosotros, porque hacemos cosas diferentes.

JG: Hay muchas otras marcas que han vuelto: Thermidor, Cauny, Potens, … Y desgraciadamente alguna que se ha ido, como Justina. Víctor me muestra un Duward de señora de los años 70.
VV: Este Duward lo encontré de casualidad. Tiene unos 40 años, y sigue funcionando perfectamente. Esa es la imagen que queremos que se lleve la gente. Que hacemos relojes duraderos y de calidad.

AV: Antes se podía decir que hacíamos el mejor reloj, pero ahora esto ya no es posible. El reloj más completo es un teléfono móvil. Es muy exacto, y además incluye todo lo que necesitas en un sólo aparato. Por eso para nosotros, un Duward lo que representa es el reloj con el que te sientes a gusto. Con el que disfrutas cuando miras la hora, y que sabes que es parte de ti.



JG: Jaja. Sí, y que no tienes que cargar cada día.
AV: Lo que quiero decir, es que ahora no hay relojes buenos y malos como antes. La tecnología ha avanzado tanto que todos los relojes son muy precisos. En ese sentido, todos son buenos relojes. Lo que queremos que nos diferencie, es que los nuestros, son de calidad. Por eso usamos buenos materiales, acero, maquinarias japonesas, …

JG: Se nota. Y lo estáis haciendo bien. Si comparo mi antiguo Aquastar, con el nuevo Hockenheim, ha habido un gran salto. El cepillado del acero, el lumen. Son pequeñas cosas que lo hacen un reloj superior.
AV: Exacto. Es lo que buscamos en todos los ámbitos, hacer cada vez mejor calidad, mejores materiales, mejores acabados. Si es posible, sin que el precio suba demasiado, aunque elevarlo un poco es inevitable si mejora el resto.

JG: Entonces, ¿nunca haréis relojes caros?.
AV: No me gusta el término de caro o barato. Porque caro es aquello que nadie está dispuesto a pagar, y barato no siempre es sinónimo de malo. Lo que queremos, es aumentar la calidad todo lo que podamos, pero sin que ello implique que el reloj sea sólo para los ricos.

Ese es nuestro origen, cuando lanzamos el Aquastar, los relojes resistentes al agua, estaban al alcance de muy pocos. Duward los hizo accesibles a casi cualquiera.

VV: Por eso seguimos potenciando la marca Aquastar. Te sorprendería la cantidad de gente que todavía la recuerda. Es el legado de Duward.





JG: ¿Por qué debería comprarme un Duward en vez de un Festina o Lotus que creo que es vuestra competencia más directa?
AV: No sólo Festina y Lotus, también Viceroy y Timeforce, Cuando decidimos relanzar Duward, miramos que es lo que aportaba el resto. Estas marcas eran marketing e inversión publicitaria. Nosotros no podíamos competir con eso. Así que decidimos mantener la calidad. Lo que te comentaba antes. Pero también, trabajar los diseños, cuidar el detalle. Centrarnos en el reloj en si mismo, y no en lo que le rodea.

Para que te hagas una idea, nosotros no tenemos mayoristas. Trabajamos con los viajantes de antaño que representan la marca recorriendo joyerías y relojerías. Algunos de ellos, llevan más de 30 años con nosotros, y son como nuestra propia familia. Aman la marca, y gracias a eso, Duward tiene su sitio en tantos puntos de venta.

VV: También por eso decidimos empezar a vender por internet, para que todo el que quisiera pudiera tener su Duward, aunque no hubiera una tienda que lo tuviera.

JG: Me gusta que con los viajantes también mantengáis ese espíritu clásico. ¿Cuántos relojes vendéis?
AV: Unos 25.000.

JG: ¿Qué modelo es el más vendido?
AV: Hay varios que salen muy bien. Lo que si hemos constatado, es que la gente cada vez opta por relojes de mayor calidad, y por tanto de mayor precio. Otra vez, esto confirma que estamos en la linea correcta.

JG: Mientras Víctor, me muestra en su portátil el Aquastar World Time.
AV: Por ejemplo este, es un reloj de precio medio-alto para los que tenemos (220€), pero a la gente le gusta mucho.

JG: Es que hoy en día el reloj ya no es una necesidad. Un reloj lo llevamos bien los entusiastas de los relojes, o lo de la moda, y ese precio es razonable.
AV: Más aún, si tienes en cuenta que a diferencia del smartphone que hablábamos, el reloj te va a durar muchos años más.

JG: ¿De qué estáis más orgullosos?
AV: Ahora mismo de la campaña del tiempo perfecto. Cuando me plantearon la idea me encantó. Un reloj Duward es el tiempo perfecto, porque te permite disfrutar del reloj sabiendo que llevas algo que te gusta, y que te va a durar muchos años.

VV: Sé que hablaste de ella en tu blog, y la verdad es que la campaña nos está funcionando muy bien, con casi 3 millones de accesos, y mucha participación.

JG: ¿Y tu principal error?
AV: Probablemente cuando lanzamos la marca DWD con relojes económicos.

JG: Tienes razón, la gente los asociaba con Duward, pero no estaban a su nivel. Luego, si se rompían o les pasaba cualquier cosa, lo que se recuerda es que te salió malo. Nadie recuerda que costaban 29,90€.
AV: Así es. Por eso queremos hacer las cosas bien. Que la gente hable bien de nosotros, y que nuestros relojes puedan ser un punto de conversación entre amigos. Nos gusta mucho eso de:
– ¡Qué reloj más chulo!
– Sí, es un Duward.
– Pero, ¿Duward aún sigue?

Que se extienda la voz, y que la gente sepa que seguimos aquí, porque nunca nos fuimos. Incluso hay gente que desde aquella época, piensa que Duward es una empresa suiza.

JG: ¿Qué hacéis en estas oficinas?
AV: Desde aquí llevamos todo. El almacén, la comercialización, el marketing, y el SAT, tanto para Duward, como para Go Girl Only, otra marca que también llevamos.





JG: ¿Qué planes tenéis para el futuro?
AV: De cara a septiembre, si todo va bien, tendremos algo que te va a gustar mucho. Una nueva apuesta por la calidad, pero todavía no puedo darte más detalles.

VV: Cuando me lo contó Álex, yo pensé que sería unos planes a dos meses vista. Pero hacerlo bien es un proceso que lleva su tiempo.

AV: Queremos tener buenos materiales, y buenos socios. Saber que todo estará al nivel que queremos. El nivel que la gente espera de Duward.

JG: Estoy impaciente por saber más. Siempre he creído que a Duward le iría muy bien subir un peldaño más. Montar cristales de zafiro, movimientos automáticos Miyota 9000, ….

AV: A mi lo que me gustaría es tener un reloj de cuerda. Hemos estado hablando con ETA y otros, pero ya sabes como va esto. Es lento.



Nos despedimos, y nos emplazamos a una futura cita, donde sin las prisas, podamos continuar la conversación de hoy, y para la que me han prometido una exclusiva. ¡Estad atentos!

Ha sido una reunión en la que me he sentido muy cercano. He aprendido mucho con Víctor y Álex, y me he dado cuenta que Duward es una marca que está en buenas manos.