En 1976 apareció el primer Volkswagen Golf GTI, montaba un motor de 1600 cm3, y daba 110 CV, que en 1982 pasaría a montar un bloque de 1800 cm3 y 110 CV.

En 1983, la segunda generación de Golf ofrece un Golf GTI de 112 CV con el mismo motor que el original, y añade una versión potenciada con 4 válvulas por cilindro, el Golf GTI 16v de 139 CV.

En 1989 aparece el Volkswagen Golf Rallye, montando un motor de 1800 cm3 derivado de los anteriores, con 2 válvulas por cilindro, y un compresor volumétrico G-60 que daba 160 CV. Equipaba un nuevo kit aerodinámico bastante agresivo, y tracción a las cuatro ruedas Syncro. Según la propia marca, el compresor permitía que el motor diera una potencia y par equivalentes al de un motor de 2500 cm3 atmosférico.

El Rallye Golf, fue otro de los que adornaron en forma de póster mi habitación… Ya en aquello años, me planteaba lo que hubiera sido combinarlo con las 16 válvulas, y disponer de 180 CV en vez de 160 CV… Cosa que se les ocurrió a los ingenieros de Volkswagen al lanzar el Golf G-60 Limited años más tarde, una versión similar al G-60, en edición limitadísima, y con la friolera de 210 CV. Sin embargo, le faltaba la carrocería Rally.

El Rallye Golf éstuvo limitado a 5000 unidades, con el fin de ser homologado para rallys, saliendo a un precio de venta entorno al doble del de un Golf GTI. Es cierto que había coches en España más potentes o deportivos, pero no del tamaño del Golf.

Derivado del Golf Rally, se puso a la venta el Golf G-60, con el mismo motor de 160 CV, tracción delantera y una carrocería y equipamiento similar a la del GTI y GTI 16v. Dicho motor, se montaría posteriormente en el Corrado y Passat.