WEC Design (Watches Engineering Concept Design) es una compañía relojera española fundada en el año 2015 por Gilberto Salas, el que desde 2006 está al frente también de EXTatico (EXT).

La marca comenzó especializada en la fabricación de relojes a terceros, aprovechando la maquinaria y el conocimiento de EXTático. Sin embargo, recientemente han decidido dirigirse también al consumidor final aprovechando las ventajas que ofrece internet desde su propia tienda online.

Se trata de un reloj fabricado artesanalmente y completamente Made in Spain a excepción de su módulo. Afortunadamente toda esa exclusividad no se traduce en precios de lujo, sino que lo ponen a nuestra disposición a solamente 69,90€, menos incluso que relojes similares de marcas de moda fabricados en China.

Está disponible en tres variantes de las que únicamente cambia el color de la correa: negra, marrón y habana. La que os muestro en este análisis corresponde a la versión en negro.



La presentación de este WEC Design es sencilla, entregándose en una pequeña caja de cartón que sólo destaca en el exterior por incorporar el logotipo de la marca.



Al abrirla encontramos el reloj, muy bien protegido, pero sin ningún tipo de documentación que lo acompañe. La propia web del fabricante nos insta a que la descarguemos (230 Kb. en formato PDF). Esa documentación es excepcional para los amantes de la relojería, con una profusión de información técnica sobre el reloj. Dimensiones, módulo incorporado, materiales y especificaciones varias.

Como su denominación indica, la caja está construida en bronce con un acabado arenado. Ya sabéis que el bronce es una aleación de cobre y estaño, que si bien no es habitual en los relojes, poco a poco se va extendiendo. El motivo además de la diferenciación es que el bronce no se oxida. Además es más fácil de trabajar por lo que resulta más económicos. El inconveniente es que no es tan duro como por ejemplo el acero. En WEC Design utilizan el bronce denominado Cu Sn 8 (CW453K) que contiene un 8% de estaño. Tiene un tamaño de 40mm sin contar la corona, que hace de este Bronce Negro un reloj muy polivalente, tanto si lo usamos para vestir, como de forma más informal. La caja tiene una altura de 8,4mm que es un valor normal tirando a plano para un reloj de estas características. Es resistente al agua a 3ATM, resistente a las salpicaduras de agua y la lluvia.



La corona es estéril sin ninguna referencia a la marca y es roscada, algo que no tiene demasiado sentido dado el nivel de estanqueidad que ofrece, pero que montando un movimiento de cuarzo preciso y sin fechador, no tiene ningún inconveniente. Otra cosa sería que hubiera que ajustar la hora cada pocos días, o corregir la fecha cada mes.

La esfera de color plateado es intencionadamente estéril, un elemento que como tal refuerza el carácter industrial y minimalista de este reloj, y que por otro lado, lo hace totalmente diferente al resto de relojes que podamos ver en cualquier muñeca. Sin indicadores horarios, sin marcadores, sin fechador, y sin ninguna referencia a la marca. Solamente una placa metálica fabricada en aluminio 3033 en acabado mate o arenado.

Está claro que desde WEC no pretenden que nos identifiquemos con la marca en si misma sino con el producto como tal. Evita el tan de moda marquismo actual dándonos la oportunidad de disponer de diferentes relojes sin que necesitemos el paraguas de una enseña común. En realidad disponen del nombre Esquema que sí utilizan en otro tipo de relojes. Una decisión plenamente intencionada por tanto.

El cristal es mineral y al ser completamente plano ofrece una buena legibilidad. Las manecillas de horas, minutos y segundos están cromadas en color plateado, que estéticamente acompaña muy bien al plateado de la esfera. Usualmente por contraste no es la mejor opción, pero en este WEC Design Bronce Negro no ocurre ese problema normalmente, puesto que suelen reflejar la tonalidad bronceada más oscura, y como se aprecia en las fotografías destacan bien sobre el fondo.



La tapa trasera es de aluminio 7075, también denominado Zicral, y terminada en acabado arenado como la caja, y ésta si que lleva un mecanizado con el logotipo del fabricante. Me gusta ese detalle de firmar el reloj en una zona que nadie verá. Es cómo si fuera el centro de atención en muchas conversaciones, y que obligara al propietario a quitárselo para mostrar su origen. Sin embargo, no hubiera estado de más un “Made in Spain” acompañando al grabado.



Monta una correa de piel de becerro con pespunte lateral en color blanco, y que le da un carácter artesanal muy bonito al conjunto. Es de de 20mm, también fabricada en España y firmada por (Aguilar.

El movimiento lo proporciona un módulo de cuarzo Miyota 2035 de origen Citizen, con una duración de pila de 3 años y una precisión de +/- 20 segundos/mes, un movimiento fiable y probado que sin gran sofisticación cumple sobradamente. Algo que me ha gustado mucho y que demuestra la honestidad de la marca es que en las especificaciones del reloj en WEC Design garantizan una duración de pila 1 año inferior (2 años en vez de 3 años). Así cubren el posible tiempo transcurrido en que el reloj ha estado funcionando.



Estéticamente es un reloj peculiar, puede gustar o puede no hacerlo, pero es una pieza diferente a lo que encontramos en otras marcas. En la muñeca se muestra muy ligero gracias a sus materiales (bronce y aluminio) sintiéndolo de una manera diferente en la muñeca. El contacto con el aluminio de la trasera es más cálido que el acero, y resulta agradable ponérselo.

A nivel constructivo ya veis que fabricar un reloj es un proceso complejo, donde intervienen diferentes piezas de diferentes materiales, y me parece increíble lo que esta pequeña marca ha logrado. Manufacturar de manera artesanal un reloj en nuestro país a un precio tremendamente competitivo.