A estas alturas que ya he pasado por la Mi Band 1S y Mi Band 2, se me podría considerar un fan de las Xiaomi Mi Band. Era lógico que al salir la Mi Band 3, me hiciera con ella. Y no dudéis que si la Mi Band 4 mantiene esas franjas de precio, también la compre en cuanto salga. Después del Amazon Kindle, seguimos con los gadgets.

No soy de smartwatches o relojes inteligentes. He contado alguna vez que llevo la Mi Band como pulsera en la mano derecha, y en la izquierda un reloj más o menos convencional dependiendo del día. Pese a ello, me sigue resultando muy útil, especialmente en cuanto a podómetro y medición del sueño.



Para mi el atractivo de esta tercera versión eran las notificaciones del teléfono. Ciertamente ya existían en la 2, pero eran bastante inútil porque sólo mostraban un icono. En la 3, gracias a su pantalla mejorada, puedo ver el texto de la notificación, y eso le da una nueva utilidad. Pero empecemos con una tabla comparativa, y luego os sigo explicando. Por cierto que me estoy refiriendo a la versión sin chip NFC (Near Field Communication), con él, que ya está también disponible, es algo más cara y de momento no tengo previsto utilizarlo.

Xiaomi Mi Band 1SXiaomi Mi Band 2Xiaomi Mi Band 3
LanzamientoNoviembre 2015Junio 2016Mayo 2018
Dimensiones13,6 X 37 X 9,9mm15,7 X 40,3 X 10,5mm17,9 X 46,9 X 12mm
Peso / Peso sólo el sensor14g / 5,5g17g / 7g20g / 9g
PantallaNoOLED de 0,42 pulgadas 70 X 40 píxelesOLED táctil de 0,78 pulgadas 120 X 80 píxeles
ResistenciaIP 67IP 67WR 50M (5 ATM)
Bluetooth4.0 LE4.0 LE4.2 LE
Batería45 mAh70 mAh110 mAh
Autonomía30 días20 días20 días

Lo primero que vemos es lógicamente su packaging. Más elaborado que en la 2 y la 1, con una bonita tapa transparente de plástico que nos deja apreciar el producto. En este tipo de wearables, la caja es algo importante, porque como la batería dura bastante, es el contenedor ideal para guardar el cargador USB.



S

Como decía, no entraré mucho en lo que hace, porque ya lo expliqué en las entregas pasadas, pero si me centraré en las diferencias. La primera es que es más pesada, algo que por mi experiencia no tiene importancia, pero en cambio si que es también más grande y voluminosa, eso quiere decir que es menos cómoda, sobre todo a la hora de dormir. Si sigue creciendo así, en poco tiempo resultará tan grande como un Amazfit Bip y será imposible usar el monitor de sueño.



El diseño es más atractivo y deportivo. Menos elegante tal vez, y por supuesto menos discreto que sus predecesoras. En la práctica tiene un coste, y es que el cristal abombado sobresale más que antes y será el primer elemento en arañarse. En las anteriores la correa lo protegía un poco.

En cuanto a la correa, es más cómoda, pero la silicona aparenta ser de peor calidad. Desde Xiaomi dicen lo contrario, que es mejor.

La pantalla es mucho mejor. Nos hablan de mayor tamaño y resolución, lo que permite mostrar las notificaciones como decía al principio. Pero es que además ofrece un contraste mucho mayor. Si con la Mi Band 2 era casi imposible ver la pantalla en un día de verano soleado, con la Mi Band 3 no hay ningún problema. El defecto es que es poco configurable. Sólo hay tres “bandfaces”, y en todos ellos la fecha es diminuta. Habría preferido que no se viera, y agrandar más la hora.

El software tiene muchas más posibilidades, por ejemplo meteorología/climatología, información que como cabría esperar obtiene del teléfono puesto que no cuenta con barómetro ni higrómetro.



La otra novedad es que ahora es WR50M, o sea resistente a la presión estática del agua hasta 5 ATM. Oficialmente ya garantiza que podamos nadar con ella, aunque con sus predecesoras tampoco había ningún problema en ello, Xiaomi no lo garantizaba.

La duración de la batería, excede como de costumbre las especificaciones de la marca china. Es fácil llegar a los 50 o 60 días como ocurría con la 2.

Por unos 20€ es realmente una compra maestra, un aparato que le quita gran parte de la utilidad al Suunto Traverse Alpha Stealth, y que si sigue demostrando la durabilidad de las anteriores, podremos usarlo a diario durante 2 o 3 años sin problemas.