Si el Führer fuera Google Chrome, no iría desencaminado con sus argumentos sobre Opera…