Por fin tengo la moto. Bueno, el ciclomotor.

Después de una larga espera y de inmumerables gestiones, por fin ha llegado el gran día.

Es una Derbi GP1, aquí podeis encontrar sus características.

Todavía no se que tal va, sólo he dado unas vueltas por el parking, y la he llevado a poner gasolina, pero a primera vista parece que tenga bastante nervio, y eso que todavía está con los topes puestos.

No tengo planteado utilizarla demasiado, para ir a ver a algún cliente de vez en cuando, y alguna salida puntual. Por tanto puede que mis impresiones detalladas sobre su conducción tarden en llegar.