Camisas a medida Hockerty

Hockerty Tailor, o simplemente Hockerty es una compañía fundada en 2008 por los alemanes de AFT GmbH, que se encarga de gestionar todo el proceso de creación de ropa a medida, tanto para hombre como para mujer, incluyendo trajes, abrigos y blazers, americanas, camisas, pantalones, chalecos o polos.

Puedes pensar que un traje a medida, o para el caso que nos ocupa, una camisa a medida y personalizada será carísima, pero no es el caso, de ser así no estaría hablando de ellos. Los precios parten de 46€ para las camisas hombre y para trajes completos de los 189€. Ciertamente unos precios ligeramente por encima de las confecciones estándar, pero muchísimo más baratos que en una sastrería tradicional.

Uno de los secretos de Hockerty es que evitan los intermediarios, y su plataforma web les permite coordinar todo el proceso, reduciendo de este modo plazos de entrega y tiempos. En este caso, son los más rápidos del mundo, tardando un máximo de 18 días desde que hacemos el pedido, hasta que lo recibimos en nuestra casa.

Después de las camisas técnicas, necesitaba una buena camisa con la que vestir mis gemelos de plata, y decidí probar qué tal funcionaba Hockerty.



Como hablamos de «a medida» quiere decir que las configuraciones que se pueden hacer son casi infinitas. A continuación os describo los pasos de mi elección para que os hagáis una idea de su flexibilidad y de todas las combinaciones. Camisas de verano, de invierno o de entretiempo. Camisas de cuello Mao o clásico, … Aunque yo no lo he utilizado, permiten solicitar gratuitamente muestras de tejido que recibirás en casa, para que así puedas sentir y tocar como será el resultado final. Se definen como una sastrería online y es que su proceso, que ya de por sí es complicado, se facilita y optimiza notablemente desde su propia web.



Tejido: Premium de algodón Blakely.
Cuello: Clásico blando con un botón.
Puño: Gemelos red doble blando.
Manga: Larga.
Entallado: Normal fit.
Bolsillos: Dos bolsillos con solapa.
Cierre: Francés
Pinzas: Centrales.
Corte: Clásico.

Con esta configuración, el precio ascendía hasta los 89€. En Hockerty aún permitían mayores modificaciones, como agregar coderas, personalizara ojales, bordar nuestras iniciales… Decidí darle un toque de informalidad con las coderas, que elevaron el importe hasta los 92,65€ finales.

La última parte del proceso consiste en tomarnos medidas. Ello implica contar con una cinta métrica y medir nuestro cuello, hombros, abdomen, manga, pecho y bíceps. Un proceso sencillo siguiendo las instrucciones en forma de vídeo que te proporciona la web. Naturalmente podemos guardar nuestras medidas para usarlas en futuros pedidos.

La clave que tiene el sistema es que toda la confección se produce en Minhang, uno de los distritos de Shangai en China, lo que reduce el coste principal de este tipo de productos, la mano de obra. Sin embargo desde Hockerty nos aclaran que sus los sastres que trabajan en su fábrica tienen contratos laborales justos y transparentes, disfrutando de seguro médico y de otros beneficios adicionales para ellos y para sus familias.

En la web dicen que el envío es usando FedEx, en mi caso llegó por TNT Express, todo a tiempo y sin problemas. Por cierto que el coste del envío es gratuito en pedidos superiores a 100€. Lo malo que en caso contrario es una tarifa plana de 9,95€, interesante si pides varios productos, pero significativo si quieres una camisa a medida básica de 46€. No obstante, puedes conseguir 20€ de descuento en tu primera compra, simplemente registrándote desde el enlace anterior. Podrás tener tu camisa en casa a solamente 35,95€ incluyendo el envío, un gran incentivo para que puedas probarlo.



Dos días antes del plazo previsto recibí el envío de Hockerty. Una bolsa de la empresa de logística conteniendo la habitual bolsa camisera transparente de plástico. Nada impresionante, salvo que incluye una nota agradeciendo la elección.



La camisa llega bien protegida. Con clips plásticos y varias hormas colocadas estratégicamente para evitar la deformación. También incluyen en el reverso de la nota la garantía de «ajuste perfecto» y una invitación a solicitar las muestras de tejido que os comentaba.



La etiqueta de la marca con el slogan «Made to measure» es relevante sin ser pretenciosa. La calidad de los materiales es elevada, y las costuras se nota que son robustas en botones y patrones. El acabado es mejorable con algún hilo suelto, nada crucial, pero no lo que uno espera de un artículo a medida.



La propia marca recomienda colgar la camisa de un perchero, si es posible en el baño para que el vapor de la ducha la estire, el método funciona, es como si fuera un planchado indirecto, pero estas instantáneas son del momento en que me la probé inicialmente, de manera que la cantidad de arrugas no es la que tiene la camisa verdaderamente.



El proceso ha sido satisfactorio, y el resultado final me encaja y me siento cómodo con la camisa cuando me la pongo. Tengo alguna camisa de calidad, incluso hecha a mano, pero esta es la primera prenda a medida de mi armario. La sensación es al principio extraña. Uno se acostumbra a que inevitablemente queden holguras o ligeras tiranteces, en las camisas a medida, es distinto, como si fuera un guante y las primeras veces cuesta acostumbrarse a esa diferencia.



5 comentarios en “Camisas a medida Hockerty”

  1. Quiera Dios que el negocio vaya bien y aumente el beneficio, a ver si con el tiempo se pudiera ir haciendo todo aquí en España. Mucha suerte.

  2. Hola Jose Carlos,
    Hombre, la empresa fue creada por 3 españoles y tiene oficina en Sant Cugat del Vallès. El trabajo de sastrería sí que está en Shanghai pero comprenderás que para ofrecer unos precios tan competitivos es la única forma de hacerlo. Es como si dijéramos que Zara tiene que producir en España.

  3. No deja de ser sorprendente que te hagan una camisa a medida, sin ni siquiera verte y a miles de kilómetros de distancia. y encima bien hecha. En fin… Cosas veredes, mío Cid…

Deja un comentario