¿Cómo envejecen unas zapatillas Victoria?

Hoy voy a repetir el enfoque de cómo envejecen, en este caso con unas zapatillas Victoria. Si la experiencia fue admirable con las J’hayber Olimpo o las camisetas Ferry’s, la experiencia ha sido deplorable con las Victoria Basket.

Ya de un inicio se veían los graves problemas de control de calidad que tenían, pero no me imaginaba que además, eso afectara a otros puntos de su diseño y construcción, resultando incluso peores que las Yumas Malta, que ya es decir. A uno se le le quitan las ganas de comprar cosas de aquí, por muy Made in Spain que sean.

Si recordáis, lo primero que advertí fue que los refuerzos metálicos de los ojales, que debían estar lacados en color blanco, mostraban óxido en su parte interna, llegando incluso a manchar los cordones. Era algo perceptible, puesto que las zapatillas son totalmente blancas. Tras una limpieza concienzuda, y algo de aceite de silicona para protegerlos en lo sucesivo, y prevenir la corrosión, pensé que el problema estaría solucionado.

En efecto así fue, y para mi sorpresa, el óxido no fue a mas. Sin embargo, a día de hoy, un año y medio después en el que habré calzado las Victoria Basket un máximo de 15 o 20 veces, he empezado a percibir como la suela se va despegando de la puntera.





No sólo eso, sino que además de estar despegándose la suela de goma de la horma de piel, esa goma se está desintegrando, faltándole ya trozos. Podéis pensar que me he dedicado a jugar a fútbol americano con ellas, pero nada de eso. No han recibido ninguna patada ni ningún raspón. Se puede constatar que el resto del calzado está en muy buen estado, confirmando el uso cómodo que ha tenido, y el fallo de construcción del artículo que envejece prematuramente en esa zona, terminando por hacer de las Victoria Basket un sneaker inutilizable.





El fallo de calidad y de materiales se aprecia incluso estando a distancia y en posición estática. Imaginaros lo que se abre esa zona cuando flexionamos un poco el pié… El problema es que las Victoria Basket Piel siguen a la venta, en diferentes colores, y tanto para chico como para chica y niños (modelo 125105). Piden por ellas la nada despreciable cantidad de 49,90€, o al menos ese es su precio de venta al público (PVP), y claro, si en Calzados Nuevo Milenio saben que no aguanta ni 20 puestas, están engañando al consumidor, o bien aprovechándose de él para vender más. Afortunadamente, no somos tan tontos, y dudo que alguien que ha sentido esa decepción con Calzados Victoria vuelva a repetir compra con ellos. No será un usuario fiel de la marca.

En cierta forma me apena que Victoria esté así. Es una marca que no es precisamente asequible, pero que a cambio, supuestamente, nos ofrece calidad y durabilidad Made in Spain… Pero no es así. No es la forma de hacer las cosas, de formarse una buena reputación, ni de fidelizar a los consumidores.



8 comentarios en “¿Cómo envejecen unas zapatillas Victoria?”

  1. No debe ser fácil el día a día dentro de empresas así.

    Cuando una empresa pasa de fabricar productos de calidad a intentar colar bazofias a incautos, a aquellos empleados que, por vergüenza, tengan la osadía de oponerse se les avisa.

    Entre los anteriores, a aquellos empleados que no desisten se les despide. A este suceso puertas adentro la dirección de la empresa le da publicidad, con el fin de enviar un mensaje a los empleados que quedan de que de ellos se espera sumisión.

  2. Yo también he podido ver situaciones parecidas a las que comentas bastante de cerca un relojista. No en el sector del calzado, pero muy similares. Es aquello de hazlo que nadie se va a enterar. Y al final pasa lo que pasa, cuando quieren de darse cuenta no son ni la sombra de lo que eran, y ya no saben como arreglarlo. Creo que lo único que cabe hacer es darlo a conocer, al menos por eso lo hago. Por fortuna aún quedan fabricantes que lo hacen bien, una pérdida de Victoria, puede transformarse en una venta más para los otros, y esa pequeña diferencia, puede ayudarles mucho.

  3. No trabajo, ni he trabajado, en el sector del calzado. Yo también he visto – y sufrido – situaciones de esas.

    «Haz tal chapuza», me dijeron una vez. «No, eso va a romper», respondí.

    Malas caras.

    Pasaron el marrón a otro, que era más obediente. Procedió según las instrucciones. Finalmente, la aplicación entró en producción y se cayó en repetidas ocasiones.

    Cargó con la culpa el chico obediente.

    A quien tenía razón le habían «tomado la matrícula» y lo despidieron meses después por, entre otros motivos, tener razón.

    Y es quien predijo con acierto lo que ocurriría había olvidado la regla número 1: «El jefe siempre tiene la razón, aunque se equivoque.»

    Los amigos de él dicen que, pese a no tener ahora trabajo, su estado anímico es mucho mejor que hace unos meses.

  4. Es así un relojista. Y ocurre que normalmente en las cosas, no pasa nada si recortamos algo. Pero cuando ese recorte se junta con otros que también han recortado, se llega al desastre. En el caso de Victoria supongo que si la goma de la puntera pese a ser de mala calidad, usase una buena cola, nada de esto habría ocurrido. Sin embargo, a alguien le debió parecer bien ahorrar en ambos.

  5. Pues mucho te han durado. Yo les echaba unos seis meses más al menos a las Yumas Aaron color calabaza que compré en junio para el verano y probar que comenté en otra entrada, y no han durado ni dos más. Ya despegaron las punteras de remate por delante sin tampoco más uso que caminar y tenerlas puestas en 2-3 meses. Y dejando entrever que el volver a pegar no es solución.

    Menos de 37 euros creo que pagué en una zapatería, pero vamos, no valen ni la mitad… suela aún estaba aprovechable aún siendo de compuesto blando, muy cómodas por la pantalla interna (afortunadamente extraíble… las aprovecharé en otras zapatillas ya que están como nuevas). Pero ya estaban reventadas.

    Basura y cara, aunque duela decirlo. Qué derroche.

    Ahora, que lo de estas Victoria a 50 euros… vaya telita.

  6. No creas. Me han durado mucho tiempo porque las he usado poco. Tengo mucho calzado, demasiado. Y hasta descubrir el problema, siendo tan blancas y tan bonitas las reservaba para ocasiones especiales. Ahora claro, son las que uso para salir el fin de semana, caminar, el patinete. No creo que les quede mucho.

Deja un comentario