Gafas Ernest Sábato MST-9206

Con bastante dificultad después de Gafas Ernest. El problema de una buena marca cuando no llega al mercado, he logrado hacerme con unas gafas marca Ernest, lo cual era simplemente difícil, pero además, con un modelo que me gustase, lo ha sido mucho más. Finalmente tengo mis Ernest Sábato MST-9206.

Comercial Ernest S.A la funda Ernest González Fuster en el año 1985, en la población de Canet de Mar (Barcelona), donde aún sigue ubicada su sede central. En aquellos tiempos las gafas eran un artículo bastante caro, lo sé porque desde que tengo seis o siete años he usado gafas. Así que el mercado demandaba productos «prime», de buena calidad, con buen diseño y a buen precio. Como Project Lobster son además una empresa que mantiene su independencia, alejada de momento de lobbies como los de Luxottica, Safilo, Marcolin, Marchon o Rodenstock o Silhouette, que tienen el control del 80% del mercado.

Comenzaron colaborando con Mazzucchelli 1849 S.p.A., una empresa familiar italiana con mucha historia, que son expertos en el trabajo con acetato o pasta. Por lo que Ernest nunca fabricó sus monturas, sólo se preocupó de que el diseño, el proveedor y el control de calidad fueran correctos.



La colección Sábato la componen las monturas, tanto de prescripción como de sol que están fabricacas en titanio. A diferencia de otros modelos, como las Ernest MST-9217, éstas son íntegramente de titanio, y es que en la marca optan por incluir la leyenda Pure Titanium, tanto si todo el material es titanio, como si se combina con acetato u otros metales.



El titanio es uno de los mejores metales para objetos que tenemos que llevar siempre encima, y que van a estar en contacto con nuestra piel. En el caso de relojes, ya leísteis sobre el Citizen NJ0090-81A Super Titanium, pero sus ventajas se repiten en una gafa. Es ligero y fuerte (baja densidad y mucha resistencia); es cálido (poca conductividad eléctrica); es inoxidable; antialérgico; aislante o dieléctrico (poca conductividad eléctrica); …



Son unas gafas de montura completa, no se porque la mayoría de modelos que usan titanio escogen la opción de al aire, más ligera sí, pero mucho más frágiles. Estas MST9206 por robustez y formas se parecen más a las Timberland TB-1019 que a las Eschenbach TITANFlex 3666 30, con un armazon sólido. Combina dos acabados, el de las varillas y el puente que lleva motivos biselados, y el resto que es liso. En esta referencia MST9206.210, todo en color marrón (C.210).



El tamaño o calibre es ligeramente grande (57-17-145), pero como son bastante horizontales, no dan la impresión de ser unas gafas de esquiador o de soldador que tanto odio. Pese a todo, mantiene su peso controlado, la virtud del titanio, puesto que con los cristales de demostración se conforma con apenas 20g. Los terminales o varillas son de acetato con colores efecto Carey, le dan un toque original que a algunos les gustará y a otros no.



Las bisagras son de 3 barriles y aparentemente de buena calidad, aunque la sensación que nos dan al abrirlas y cerrarlas no es de confianza absoluta, algo que puede ser solamente una impresión, o que más adelante se podrá confirmar. Las plaquetas son transparentes de un plástico gomoso, suelen ser las más cómodas, pero que en seguida tienden a amarillearse, así que yo habría optado por algunas más recias en negro o marrón.



El detalle de CE en las varillas nos viene a sugerir que no son unas gafas Made in Spain, algo que sin ser de mi agrado es comprensible, pero que tampoco indica dónde se ha fabricado cada componente. ¿Todo es de Asia? ¿Hay procesos, o partes de origen Europeo?



Parece que gafas Ernest ha cambiado recientemente sus estuches, que ahora son menos convencionales, pero también menos prácticos. De forma rectangular en un bonito color azul claro, y de interior afelpado, pero que ocupan más espacio, y no protegen tanto las gafas. También han creado un nuevo slogan, Eyewear Made Personal, que aunque es cierto, tampoco transmite, en mi opinión demasiada fuerza.







Como ya comentaba, el problema de las gafas Ernest es su distribución, casi anecdótica, y que además apoya la varianza de precios, lo que quiere decir que se pueden encontrar a partir de los 70€ que sería un precio muy competitivo, pero también superando los 100€, que las metería en plena competencia con otras marcas.



4 comentarios en “Gafas Ernest Sábato MST-9206”

  1. Las gafas muy bonitas, me encantan. Son mucho más chulas que las mías.

    Lo del envase supongo que es por el tamaño, el estuche duro es super-reducido, no veas, y si la gafa es algo grande te la cargas, así que para estos modelos habrán optado por ese otro.

    Me encanta la forma del frame superior en descenso hacia el puente, deberías hacerte una foto con ellas a ver como te quedan.

  2. Muchas gracias Estacion Telegrafica. Estoy contigo, el diseño es muy bonito, y se ven bastante bien hechas, pena que no las vendan en más tiendas a un precio razonable. Pensé en hacerme la foto con ellas puestas, pero al final lo descarté, pensé que roba protagonismo a las gafas, y me lo da a mí, algo que no me molesta, pero tampoco me agrada.

  3. A mí me ha llamado la atención ese detalle que tienen justo donde acaba la montura de cada cristal, hacia el arranque de la patilla. Me había parecido una especie de soporte para cristales quizás con mucho aumento, pero parece que no. No sé si tendrá alguna utilidad.

    Me gustan las formas de gafas así. Pero luego nunca me veo con ellas. Además, son en las que al menos yo más veo que dan el cante por los extremos exteriores del grosor del cristal según el aumento (a más superficie por tamaño de las gafas, más se nota además, esto es así). Y si no, pues montura que sea más ancha o de pasta que tapa ese tema si no gusta, pero que a su vez también son monturas más calurosas en verano y/o peor ventiladas (que por ejemplo, al ser más gruesas y pegarse más a la cara, antes se empañan en esta época ante un cambio de temperatura brusco, y por lo mismo más tardan en ventilarse sin quitártelas para que se quite el empañamiento).

    Pero en las gafas ahora, pasa como pasó con los relojes gigantes. Ahora se llevan grandes. Cuesta encontrar algo mediano y BBB, y tirando a talla pequeña sin que sean como las de leer (o de ese tipo de montura, que para todo uso no sirven) nada. Logré encontrar de milagro una montura Killer Loop en la que pude adaptar cristales de una montura que ya tenía asquerosa. Pero otras que tengo que piden cambio, que además son de montura de cristal grande, ni encaja en otras por forma, ni aparece ninguna que se puedan adaptar fácilmente. Y la mayoría que por tamaño valdrían, son monturas que prácticamente son talla para niño (aunque alguna te veas que te quedarían bien, por apenas un pelín, las patillas se nota que te quedan algo abiertas por la almendra en cuestión xD.

    Y en tamaño grande, la forma de pera es de las que me queda mejor. Pero aquí viene otra, o es como las que tengo por adaptar, que no son de las más grandes, y por diseño de la montura me quedan bien y despegadas de la cara, o aunque sean con la forma un poco más acentuada y más grandes (chulísimas siempre), la mayoría me llegan a apoyar en las mejillas o rozan con nada al mínimo gesto o que caigan un poco, lo cual me pone de los nervios y más en verano xD.

  4. En efecto Alejandro. No es un soporte para cristales gruesos, solamente un adorno, que quizás sirva también como refuerzo. Tienes razón con las modas, a mi me pasó lo contrario hace 15 años. Me gustan de tamaño medio, quizás un poco tirando a grandes, y hace eso, quince años apenas encontraba.

Deja un comentario