Gorilla Fastback GT Spectre

Gorilla es la marca que encontramos tras la micromarca Gorilla Watches. A primera vista tienen un punto poco habitual, y es que a diferencia de la mayoría, ellos son de origen suizo, concretamente ubicados en Cressier. El segundo atractivo es la elección de los materiales óptimos para cada caso, incluyendo soluciones tan exclusivas como la fibra de carbono, el titanio, la cerámica, el chapados en rodio, el aluminio anodizado y el zafiro.

Gorilla Watches es una reciente firma relojera suiza fundada en 2016 con el lanzamiento de su primer modelo, el Gorilla Fastback. Sus fundadores son el estadounidense Octavio García que trabajó como diseñador en Omega y Audemars Piguet, y el austriaco Lukas Gopp que también trabajó como diseñador en la industria, en este caso, para IWC Schaffhausen, Ralph Lauren y Audemars Piguet. Fue en esta última donde debieron encontrarse, y donde poco a poco fueron dando forma a su proyecto conjunto.

Su web está disponible en dos idiomas, uno es el inglés, como es lógico, pero el otro no es ni el francés ni el alemán oficiales en Suiza, sino el español. Así que tendrás que seguir leyendo esta reseña si quieres conocer el motivo.



Ficha técnica

GéneroHombres
CajaFibra de carbono. 44mm de diámetro sin contar la corona (48,5mm con ella). 13mm de alto
CoronaRoscada de titanio
EsferaNegra
BiselCerámico mate
CristalZafiro
Lumen
TraseraTitanio atornillada con ventana de exhibición
CorreaCordura y caucho
FuncionesHora, minutos, segundos
Resistencia al agua10 ATM
Peso110g
MovimientoMiyota 90S5. 28.800 vph, 24 rubís
ComplicacionesCarga automática con rotor unidireccional. Remonte manual. Parada de segundero
Prestaciones42h de reserva de marcha. -10/+30 segundos/día
OrigenSuiza
Garantía2 años
PVP1.380€ + IVA (descuento a 1.180€ + IVA)
DistribuidorGorilla Watches

Presentación

Como es habitual, comienzo por el packaging de los relojes, describiendo su apariencia y mostrando fotografías. En este caso será un poco distinto porque nada más abrir el paquete me sorprendió la ligereza del mismo. Es una sensación muy acorde al Fastback GT, porque refleja perfectamente la ligereza del reloj.





Dentro nos encontramos la caja que está fabricada en espuma de poliestireno de color gris, y que destapa el secreto de porque el empaquetado es tan liviano.



Una vez abierta, el reloj parece camuflarse con la gomaespuma y el soporte de color oscuro, logrando ese toque siniestro, pero sin conseguir que llame la atención.



La dotación es bastante escueta, un manual de instrucciones y garantía. Está muy conseguido, ya que aunque sin ser exhaustivo, nos explica lo básico y resulta elegante. Como detalle muy útil, la marca nos ofrece la posibilidad de descargarlo garantía (688 KB. en formato PDF), así que si tenéis curiosidad, podéis echarle un vistazo.



Introducción

Pese a ser suizos, gozan de bastante reconocimiento en Asia, lo que nos explica porque cuentan con tiendas físicas que vende su marca en países como Japón, Singapur, Malasia, Indonesia, Emiratos Árabes o Bahrein; pero también en México. Ahora ya sabes porque tienen una web disponible en castellano.

Cuando comenzamos por sus valores, vemos también que son diferentes a los del resto, ellos hablan de poder (power), rendimiento (performance) y rareza (rarity). A la práctica eso lo consiguen fusionando varias ideas con las que me siento identificado. El primero son las lineas icónicas y sobredimensionadas de los Muscle cars americanos. La segunda son los conceptos de los relojes deportivos de los 60 y los 70. Pero la diferencia la marca el último aspecto, los materiales de última tecnología.



No es como esos programas de coches estadounidenses de la televisión en los que cogen un automóvil legendario, y le cambian el motor y lo reconstruyen por completo (restomod). Es un nuevo desarrollo aprovechando los conceptos de antaño, pero con la técnica actual. Lo mismo que el Lancia Delta Futurista de Amos Automobili.



Aunque el Gorilla Fastback aún se vende, como heredero de éste Fastback GT tomas sus lineas maestras, y aprovecha para añadirle una caja de carbono forjado tejido, un volante visible desde la esfera, una trasera vista con cristal de zafiro, y actualizar el movimiento del sencillo Miyota 8215 hasta el 90S5.

De hecho su denominación, hace clara referencia al mundo del automóvil, ya sabéis que un fastback, a diferencia de un hatchback o un liftback, son aquellos coches en los que el cristal trasero es casi paralelo al maletero. De la misma forma GT, como acrónimo de Gran Turismo, se asocia a los coches deportivos.



Diseño y construcción

En Gorilla hablan de diseño, y en efecto eso es lo primero que nos llama la atención al verlo. No se trata de un reloj que prima el diseño a la función como el Project O Concepts O1, sino de un reloj que manteniendo su función, la brinda con pequeños cambios para hacerlo diferente. Se ofrece en diferentes variantes, cada una de ellas con un nombre propio:

Drift Elyse: Limitado a 350 piezas con el calibre Gorilla 5238 (un ETA 2824-2 modificado por Vaucher Manufacture Fleurier) – 2.860€.
Truffelhunter: En homenaje al Porsche 917/20 que participó en Le Mans en 1971. – 1.180€.
Spectre: Con una atrevida y vampírica combinación de colores pensada para la legibilidad nocturna – 1.180€.
Bandit: Inspirado en el Pontiac Firebird Bandit Trans Am de 1977 que vimos en la película «Los caraduras» (Smokey and the Bandit) – 1.180€.

Por la presencia de Porsche y la esfera blanca, podríais pensar que mi favorito era el Truffelhunter, sin embargo lo siniestro y lo nocturno que aparenta el Spectre, le dan unas sensaciones increíbles que me llamaron la atención desde el principio.

Todos los Fastback GT tienen una atractiva caja de fibra de carbono y diseño rectangular. En ella destacan su prominente guardacorona, y su tamaño: 44mm sin contar la corona, y que parece aún mayor. Si no fuera por lo liviano que es (110g), y lo relativamente plano (13mm), parecería un mazacote inmanejable. Y aquí, vuelvo a recalcar lo de su bajo peso, porque como si fuera un coche de competición, parece pesar la mitad de lo que lo haría un reloj con materiales convencionales.



Nos encontramos una corona roscada que va firmada con el logotipo de la empresa. Esto es así porque Gorilla nos garantiza una resistencia al agua de hasta 100M (10 ATM). Podría parecernos una corona de acero, como cualquier otra. Pero no, está fabricada en titanio.



Cuatro tornillos en color gris, que hubieran quedado mejor en color negro, anclan la parte superior de la caja, la que contiene el cristal con lo que es el cuerpo de la misma. Una banda de separación (arillo) de aluminio anodizado en color rojo, actúa también como elemento visual de separación.



La esfera utiliza numerales sexagesimales, es decir, minuteros, un hecho que en este caso me recuerda mucho a los cuentarevoluciones o tacómetro de aquellos deportivos de la época. Van aplicados y están recubiertos con rodio. La parte vista me recuerda al frontal de un automóvil, con el ventilador del radiador de aceite parcialmente cobijado tras la calandra.



El bisel interno es fijo en color rojo metalizado. Es ahí donde están las marcas minuteras, pero también el logotipo de la marca.



El diseño de las manecillas es cuanto menos poco convencional. La horaria es parecida a una de tipo índice, pero estrechándose y pintada completamente en color negro. La minutera es roja y esqueletizada, salvo su extremo que es macizo, y manteniendo el contorno rojo, pero pintada de negro. La visibilidad de esta última es bastante escasa. La segundera sigue un esquema opuesto, negra con la punta en rojo.



El Fastback GT Spectre lleva Swiss Super-LumiNova, pretendiendo conseguir una buena legibilidad nocturna, sin embargo el rendimiento que se obtiene de él es pobre. Algo difícil de comprender a tenor de la cantidad de superficie disponible.



La trasera es espectacular. De titanio, y lleva grabados los materiales con los que se ha compuesto el reloj: C (Carbono), Ti (Titanio), Al (Aluminio), ZrO<2 (cerámica). Contiene también un número de serie para cada pieza, identificando el modelo y la unidad. Adicionalmente, la ventana de exhibición es también de zafiro, dejándonos apreciar el rotor personalizado de su maquinaria. Perfecto.



Finalmente su correa, otro alarde de tecnología y de materiales. Se trata de una correa mixta o híbrida. Está fabricada en un caucho especial, el Viton® (fluoroelastomero, FPM o FKM) de The Chemours Company, el mismo material que usan las juntas tóricas. En la parte externa está reforzado con Cordura® de Invista, y estéticamente tiene unas bonitas costuras vistas en color rojo.



Va firmada en su parte interior, así como la hebilla, también de titanio.





El problema es que es una de las correas más caras de su catálogo, nada menos que 135€, mientras que las más económicas cuestan 80€.

Movimiento

Si exceptuamos el calibre Gorilla 5238 del exclusivo Drift Elyse, el resto de modelos cuentan con un Miyota 90S5 de manufactura Citizen. Dentro de la familia Miyota 9000 del que forma parte el popular 9015, es esencialmente un 9039 sin fechador, pero construido para ser montado en relojes de tipo open heart o de esfera esqueletizada.

Lo conocéis de sobra por el Circula Classic Automatic: 24 rubís, alta frecuencia (28.800 vph), parada de segundero, remonte manual, … Un calibre muy preciso, fiable y agradable de utilizar, que sólo tiene como fallo su rotor de carga unidireccional. Os remito a sus especificaciones técnicas (543 KB. en formato PDF) para más detalles.

Interesante el rotor personalizado, así como agradecer que en el Fastback GT hayan sustituido al vetusto y rudimentario 8215 de los antiguos Fastback por éste, aunque si bien en Citizen lo engloban dentro de su gama superior, la Premium Automatic (el 8215 es Standard Automatic), visto el precio de los STP1-11, no mucho más caros que éste, sin lugar a dudas hubiera sido una mejor elección, probablemente en su versión también vista, la STP6-15. Os recuerdo que el STP1-11 lo equipaban los Spectre Time Phantom II y los Roamer Soleure.

Sensaciones

Hay pocos relojes que transmitan tanto a la vista sin ser incómodos en la muñeca. Sus formas, colores y diseño, llaman la atención. Algo que se incrementa debido a su generoso tamaño. Sin embargo, y gracias a los materiales de última generación de su caja, y a lo delgado que es el calibre, lo hace en un reloj bastante plano que no molesta bajo los puños en ningún momento. La comodidad no se detiene ahí, porque su correa de Cordura, como la que ya visteis en el UNDONE Aqua, en este caso es híbrida porque se combina con el caucho Viton.



Los detalles en negro y rojo se van sucediendo allá donde prestemos atención, aportando una combinación que llama mucho la atención, y que no se ve con frecuencia.



En el lado negativo, la legibilidad, peor de lo esperado, y evidentemente, no tan buena como se espera de un reloj así. Con luz natural, podemos defendernos al ver la hora. Cuesta obtener el contraste necesario para encontrar la manecilla minutera, pero en seguida uno se habitúa a encontrar el ángulo de visión correcto. Con iluminación artificial, si no tiene una buena intensidad, nos costará diferenciar las manecillas de la esfera y la maquinaria vista, siendo aún más dificultoso que en un Casio GW-B5600 invertido.



Conclusiones

El precio no es barato, hablamos de 1.180€ + IVA con descuento, que se ponen en 1.427€ con impuestos, un importe equivalente al Raymond Weil Freelancer o al Creux Automatiq Diamondback. Obtenemos la máxima tecnología en cuanto a materiales. Si Gorilla Watches patrocinara a un equipo de Fórmula 1, podrían pedir precios del orden del doble o el triple, rozando la barrera de los 5.000€. Es evidente que el precio siempre es relativo, y si lo comparamos con un RUF500 suizo, en cuanto a precio del Fastback GT sale perdiendo. No hace falta irse hasta un Bvlgari Octo, los Bell & Ross BR-X1 Carbone Forge o TAG Heuer Carrera Calibre Heuer 02T, aunque superan ampliamente esas cifras.



Para mi el Fastback GT tiene su sitio en aquellos que buscan un reloj diferente, una pieza que a nivel estético atrae miradas, pero que a nivel práctico pone a la marca en la cresta de la ola en cuento a tecnología de construcción. Es cierto que el calibre no está a la altura del reloj, pero tampoco es que sea malo. No hay que olvidar que el del Creux Automatiq tampoco era nada del otro mundo.



▲ Más▼ Menos
Materiales de primera linea
Diseño original
Legibilidad pobre
Calibre mejorable



9 comentarios en “Gorilla Fastback GT Spectre”

  1. Que hermoso relojazo!!!!Gracias por este texto que leí ya 3 veces, y es como una droga en estos tiempos de encierro.Gracias GUTI y saludos a todos.

  2. Buenas tardes D. Javier, D. Ricardo y demás lectores de la bitácora.

    Querido D. Javier excelente reseña, exhaustiva y agradable a la lectura. Se nota que el reloj te ha impresionado. En vivo tiene que ser una auténtica «fiera».

    Dentro de mi inmensa ignorancia (completa), este «guarda tiempo» me parece muy parecido a los que lleva Rafa Nadal (creo que es Humlot o algo así). Me parece un reloj de estética con una profunda reminiscencia, como bien nos has mostrado, al mundo del automóvil americano que vimos en tantas series y películas en aquel verano que fue la juventud.

    Pero citándote de nuevo, y tras reflexionar tu franca conclusión, me parece muy conseguido en estética (si te gusta), materiales (zafiro, fibra de carbono…). Pero los dos aspectos a mejorar me parecen muy importantes: legibilidad y movimiento. Que te estás batiendo Raymon Weil (colección de AC DC, David Bowie…), Seiko Pressage, Certina…

    Me parece un diseño fantástico con un trabajo brutal, elección de materiales, conexión entre ellos…. pero el precio puede suponer que el mercado quede definido a un grupo muy particular. No sé es mi opinión, también me puedo equivocar….

    Muchas gracias por alegrarnos la cuarentena D. Javier.

  3. Son tiempos difíciles RICARDO, así que me motiva muchísimo que lo hayas leído tres veces. Que hayas invertido tu tiempo en agradecer la reseña. Una review que como todas las que hago me llevó horas de trabajo. Creo que se trata de eso precisamente, de colaborar para que la gente aprenda y se entretenga. De nuevo te lo agradezco mucho.

  4. Así es Sergi. En este reloj se mezcla el diseño y la tecnología, con una legibilidad escasa. Para los puristas de la relojería, la legibilidad tiene que ser lo principal en un reloj. No importa cuan bonito pueda ser un armario si luego ya no te sirve para guardar cosas. Sería otro objeto, aunque tuviera aspecto de armario. En este caso, es otro tanto de lo mismo, lo veo más como un accesorio de tecnología de materiales que como un reloj.

    Claro que no todos opinan lo mismo, la prueba son los relojes de Rafa Nadal. De marca Richard Mille, con precios de 100.000€ el más barato. Un prodigio de tecnología y diseño, pero con escasa legibilidad. No tienes más que ver su catálogo en la web. Así que si la gente está dispuesta a pagar esas cantidades por un reloj que es menos legible que un Casio de 10€, será que tienen su mercado.

    El ejemplo precisamente es la edición Rafa Nadal, el RM 27-03 Manual Winding Tourbillon Rafael Nadal. Resiste impactos de hasta 10.000 G, cuesta 700.000€, pero ver la hora es casi imposible:

  5. Buenas noches D. Javier.

    Pues si puede D. Javier píllame cuarto y mitad de Ricardo Milla. Pero con brazalete. Ja ja ja (es broma).

    Gracias por su respuesta. No soy purista, pero creo (con toda humildad) que un gran diseño ha de contar con legibilidad.Porque los materiales (zafiro, movimiento, correa) ya han de estar pagados con los 1000 eurazos.

    Buenas noches y reitero mi agradecimiento por estos momentos.

  6. El reloj es muy bonito, muy futurista. Lástima que sea de cuarzo 😀 Es un pasote y claro, también lo es su precio. Por cierto muy buenas fotos, te han salido muy bien.

  7. Sí, eso, lástima que no sea de cuarzo 😀 Tiene un estilo muy bonito, y de materiales qué decir. La combinación roja y negra le queda muy bien.

Deja un comentario