Triste noticia la que tengo que daros, y que extrañamente no he visto reflejada en ningún medio, ni relojero ni generalista. Se trata de la marca de relojes Justina, de la que os expliqué un poco su historia en Justina 11906B Automatic, y que era, la más antigua del panorama español, remontándose sus orígenes a 1898, cuando José Antonio Otero funda en Dueñas (Palencia) el Almacén de Relojería Otero. Recientemente pasó por manos de su bisnieto José Alonso Torres que tenía grandes ideas para revivir la marca, y con el que estuve conversando esporádicamente para poder concederme una entrevista.

No me extrañó que dejaran de responderme, de hecho no es que fueran demasiado rápidos atendiendo el email, ahora comprendo que quizás tenían otras cosas más importantes de que ocuparse. En efecto el pasado mes de octubre de 2018 se declararon en quiebra, pasando la gestión a manos del administrador concursal Juan Ramón de la Fuente Oliveros, y finalmente el 13 de noviembre de 2018 el letrado de la Administración de Justicia Jorge del Bien García declara a Almacén de Relojería S.L. en concurso de acreedores.

Era el último vestigio de Grupo Otero, y de los casi 20 empleados con que contaba repartidos tanto en personal de oficina, como representantes.