Quiebra relojes Justina

Triste noticia la que tengo que daros, y que extrañamente no he visto reflejada en ningún medio, ni relojero ni generalista. Se trata de la marca de relojes Justina, de la que os expliqué un poco su historia en Justina 11906B Automatic, y que era, la más antigua del panorama español, remontándose sus orígenes a 1898, cuando José Antonio Otero funda en Dueñas (Palencia) el Almacén de Relojería Otero. Recientemente pasó por manos de su bisnieto José Alonso Torres que tenía grandes ideas para revivir la marca, y con el que estuve conversando esporádicamente para poder concederme una entrevista.

No me extrañó que dejaran de responderme, de hecho no es que fueran demasiado rápidos atendiendo el email, ahora comprendo que quizás tenían otras cosas más importantes de que ocuparse. En efecto el pasado mes de octubre de 2018 se declararon en quiebra, pasando la gestión a manos del administrador concursal Juan Ramón de la Fuente Oliveros, y finalmente el 13 de noviembre de 2018 el letrado de la Administración de Justicia Jorge del Bien García declara a Almacén de Relojería S.L. en concurso de acreedores.

Era el último vestigio de Grupo Otero, y de los casi 20 empleados con que contaba repartidos tanto en personal de oficina, como representantes.



18 comentarios en “Quiebra relojes Justina”

  1. Aunque no conozco la marca en profundidad ni se de sus virtudes,no deja de ser una lástima,primero por los 20 trabajadores que pierden el empleo,y quien sabe,quizás mas de uno su pasión incluso,y segundo porque se rompe una tradición que comenzó a finales del 1800,y por ende un poquito de historia,ilusiones,perseverancia y tradición.

  2. Pedro L hemos perdido la marca relojera más antigua de nuestro país. Si algo así ocurriera en Alemania, Francia o por supuesto Suiza, el gobierno lo permitiría que ocurriese, aquí nos da lo mismo. En gran parte culpa de nuestros gobernantes, pero por otra parte, culpa de los ciudadanos que no le damos importancia. No quiero decir que haya que subvencionarla, nada más lejos, pero sí ayudar de manera institucional a que encuentre un nuevo dueño, y que continúe con ella. Debo ser un idealista…

  3. ALFONSO MONTOYA QUILES

    No conozco la marca ,lo que si se es que su perdida nos hace un poco mas pobres a todos nosotros,el que se pierda otra pequeña pieza de nuestra industria siempre es triste,espero que alguien recoja el testigo y si puede la haga renacer.
    Un saludo.

  4. Decimos lamentar la quiebra de esta empresa, pero muchos de nosotros no hemos comprado ninguno de sus relojes.

  5. Yo conocía la marca de mi infancia un relojista. Si no hubiera sido porque es española, quizás no me habría enterado de que aún estaba operativa. Mis recuerdos eran de relojes baratos de calidad media-baja, un poco como Thermidor. Claro que eso no quita que tuvieran buenas piezas, como el que muestro en el artículo, un reloj que provino de un afortunado trueque y que con una ETA 2824 costaba de precio normal 300€. Algo que sería impensable no sólo con marcas de renombre, sino con casi cualquier otra marca. Precisamente el Kronos Elegance Automatic Silver, que es exactamente el mismo reloj pero con cristal de zafiro en vez de mineral sale a 525€, y Kronos no tiene malos precios, ni siquiera de salida.

    Creo que en eso se juntan dos cosas. Que la marca Justina llevaba al menos 10 años intentando sobrevivir, y que por tanto ni estaba extendida, ni solía tener piezas interesantes, y la otra, el fundamentalismo o fetichismo que tenemos muchos entusiastas de la relojería. Podemos irnos al clásico de Rolex o Seiko por los que la mayoría sienten devoción, que se va hasta el otro extremo, unos pocos que las odian. Es decir, pocos hay que sepan valorar o no valorar a Seiko o Rolex por lo que son. Con la relojería española he visto que pasa algo parecido, por ser español, o por no ser manufactura ya no interesa. Y hablando de Kronos, el Moonphase es para mi de los mejores relojes que podemos encontrar. O el reciente Trigalux T-Diver II… No sé, a veces parece que lo de fuera, por ser de fuera ya sea mejor.

  6. yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg

    Qué razón tiene Un Relojista, decimos que lamentamos su quiebra, pero nos vamos a comprar relojes de Seiko o Citizen. A este paso quebrarán todas.

    Sobre que el gobierno la ayude, la salve, o la sustente…, la verdad, no me parece razonable, al fin y al cabo en el libre mercado es el consumidor quien decide, no deben – ni deberían serlo – los políticos.

    Claro que si lo extrapolamos a otros sectores, pues SEAT ya habría quebrado también hace mucho…

  7. Así es Guti, es como lo que hablamos el otro día de las correas Diloy. Deberíamos potenciar todo lo hecho en España y sin embargo por culpa de nuestro complejo de inferioridad, siempre pensamos que lo de fuera es mejor, cuando nuestras productos ( en este caso relojes) están a la altura de los mejores y si no lo están más es porque las pocas ventas les obligan a comprar maquinarias, etc a terceros y no a innovar.
    No te parece bien que el gobierno subvencione a empresas para que no cierren y estoy de acuerdo contigo, pero con sus empresas «amigas» si que lo hace. Mira por ejemplo Santana Motor que estuvo el gobierno y la junta dando millones a espuertas sabiendo que el dinero se perdía y que aquello no tenia arreglo. Incluso el ministerio de defensa compró toda la flota de los ejércitos del vehículo que ellos fabricaban, el Aníbal, cuando todos los informes decían que era el peor. En fin… Parece que Justina, a diferencia de Santana, no tiene por accionista a ningún alto cargo del partido.

  8. Para nada voy por lo de subvencionar a Relojes Justina yotambienestoyenamoradodeingridsjoberg. Lo que quiero decir es que es algo que nos pertenece como país. Sería bueno que las autoridades, en vez de seguir el camino fácil de su liquidación, intentaran, y con agilidad, traspasar la marca a alguien que la tirase para adelante, y que se encargase de devolver las deudas. No sé cifras concretas, pero para Miguel Rodríguez de Lotus Festina eso son migajas. Han comprado hace poco a los suecos de Kronaby (también en quiebra).

  9. Gran verdad lo de Santana Jose Carlos. Cuando hay intereses, las cosas se mueven, cuesten lo que cuesten, y pagando siempre los mismos. No me gusta hablar de política, pero igual que digo que para Festina hacerse con Justina serían migajas, esas mismas migajas son comparado con lo que pagamos todos por rescatar Bankia. Y siendo honestos, puestos a pagar, prefiero hacerlo por una relojera que no por un banco. Máxime cuando ese banco llega a la rentabilidad y sigue sin saberse nada del dinero que pagamos por rescatarlos.

  10. Yo no conocía la marca ni sus virtudes,pero coincido en que puestos a rescatar a alguien ,sea a ellos o cualquier empresa de industria de aquí,antes que a los bancos y a todos sus compadres y compinches de fechorías varias.

  11. Guti, estoy de acuerdo en que en España tenemos tendencia a valorar más lo que viene de fuera que lo hecho aquí. No obstante, no creo que ese haya sido el problema de Justina.

    Cuando ni siquiera se tiene una página web bien presentada en la que se muestren los relojes del catálogo, pues mal vamos en un apartado tan fundamental como es el marketing. Estamos en pleno siglo XXI, y tener esa presencia en Internet es elemental y, además, asequible: si hasta micromarcas como Smith & Smoorcer [1], Trigalux [2] o Colomer & Sons [3] presentan sus relojes en páginas que están bien trabajadas, no veo por qué Justina no puede tenerla.

    A raíz de la reseña del Justina 11906B, quise informarme acerca de los relojes Justina. Me fue imposible saber qué ofrecía Justina, qué precios tenía y dónde comprar: me parece que así es imposible vender.

    [1] https://www.smithsmoorcer.com/

    [2] https://www.trigalux.com/

    [3] https://www.colomerandsons.com/

  12. Es que parece que las entidades bancarias vaya a lo suyo Pedro L, y lo que es peor, se lo permitimos. Si ganan dinero todo es jauja y bonus para los accionistas. Si pierden, tampoco pasa nada, ya les rescatamos nosotros.

    Tienes razón en lo de las webs un relojista, ocurre en muchos sectores, pero quizás el relojero sea el que más. Quizás siguen anclados en los viajantes de antaño, y muchos no han dado el salto generacional. Ahora la gente se mueve en la web, tienen que poder vender online, y deben responder a los correos electrónicos de sus clientes y potenciales clientes. Esto último algo que no ocurre ni siquiera en Festina/Lotus.

  13. Pues otro más que se acaba de enterar.

    Yo sólo la había leído alguna vez recientemente en estos años en artículos hablando de otros relojes (creo que en alguno de la historia de Thermidor, quizás hasta de este mismo blog). Pero no recuerdo expresamente haber visto alguna vez sus relojes o la marca.

    Por tanto como dice Un Relojista, yo igual aunque me hubiera podido gustar algún modelo y hasta haberlo comprado, pues tampoco he comprado ninguno ni en mi casa tampoco. Pero entre otras cosas porque tampoco recuerdo haberlos visto nunca que yo recuerde. Cosa que si a duras penas sobrevivían creo que llego hasta a entender por qué, y tampoco juega a favor. A perro flaco…

    Una gran pena sin ninguna duda. De finales del 1800 nada más y nada menos.

    Pero ahí están muchos, criticando por ejemplo a Lotus. Aunque el grupo también anda planeando invertir en I+D en España y en algo más según se supo hace poco…

    Thermidor sí sigue y aguanta. Hace pocos días me respondieron a un e-mail que les dirigí por su web sin mucha esperanza de respuesta por si podían facilitarme algo de información del modelo que vi y compré en una joyería del barrio hace casi dos meses, que incluía instrucciones básicas de puesta en hora, tarjeta de garantía en su caja y poco más, comentándoles lo que había logrado saber por mi cuenta. Y me respondieron en dos o tres mensajes perfilando información muy correctamente sobre ese cuarzo (que al final me soltaron la «sorpresa» de que lo fabricaron sobre el año 2000, siendo modelo de caballero aunque pequeño para moda de hoy, y en el tercer mensaje me enviaron una foto con los dos modelos para mayor información).

    En cuanto haga algo de caja, quiero ver si me puedo hacer con uno de sus clásicos NOS que les tengo echado el ojo. Si puedo hacerme con algo de relojería nacional, antes de que esté ya una fábrica y marca durmiendo en el sueño de los justos o en poder de algún accionariado chino, mejor.

    P.D: Es bonito y elegante el Justina de la foto.

  14. Creo que es puro sentimentalismo Kabe. Una marca que era la más antigua de España, y que ha desaparecido. Es verdad que no era demasiado conocida recientemente, aunque 20 años atrás, si que lo fuera. En mi caso es como que hayan desaparecido las marcas de automóviles Plymouth u Oldsmobile. Nunca he tenido ninguno, pero saber que no volverán a producirse me hace sentir como si se hubiera perdido algo que formó parte de la historia.

  15. Me he enterado de la existencia de la marca por esta entrada. El problema es que estas marcas españolas desaparecen sin pena ni gloria porque carecen de tradición. ¿Que porcentaje de este reloj se fabricaba en España?. Yo alguna vez me he interesado en alguna marca «española» y he comprobado que todo es mecanismo prestado y caja asiática, un poco lo que pasaba con los famosos móviles extremeños, que de español no tenían más que el embalaje.
    Mucha gente estaría dispuesta a pagar por un reloj fabricado íntegramente en España, pero hoy día con la deslocalización de la industria es poco menos que una utopía, ya que ni las propias grandes marcas suizas montan, en la mayoría de los casos calibres propios…

  16. Muchas gracias AlfonsoCasio. En efecto no existe ningún reloj completamente fabricado en España. En el mejor de los casos, la maquinaria no es española, y la razón es muy sencilla, no hay ningún fabricante de calibres ni de cuarzo ni mecánicos en España, pese a que por ejemplo el dueño de Soprod sea la española Festina, o el propietario de Sellita sea de origen español.

    Para que veas las grandes dificultades que hay, y el poco apoyo de los consumidores a ese respecto, puedes leer la Entrevista a Gilberto Salas.

Deja un comentario