Nota de prensa: Relojes de madera Woodenson

Después de del Trigalux T-Diver II, continuamos apoyando a las empresas relojeras de España en esta sección de pruebas y entrevistas, en esta ocasión con Woodenson, la marca líder en el panorama nacional en cuanto a relojes de madera natural.

La historia de los relojes construidos en madera es bastante antigua, ya en el año 1751 Benjamin Banneker tomó un reloj de bolsillo, lo desmontó por completo, y reprodujo cada una de sus piezas en madera, incluyendo la maquinaria. Se dice que aquel guardatiempo estuvo funcionando durante 50 años. Con la actual tendencia en cuanto a sostenibilidad, y porque no admitirlo, la de diferenciarnos, en 2016, tres jóvenes emprendedores (Juan Luis Saldaña, Diego Celma y Gabriel Mora), fundan 3D Junquera Font SL, la sociedad propietaria de la marca Woodenson.



Los relojes de madera han tenido tanto éxito, que incluso en el panorama español ha surgido Feel Wood Watches que usan el mismo material, o Corcho por Naturaleza que construyen relojes de corcho. Van un paso adelantados, y recientemente se han expandido a Colombia, Chile, México y Ecuador.

El catálogo lo forman sobre todo relojes, tanto para hombre como para mujer y de pareja, pero también gafas, pulseras, objetos de regalo, y pajaritas. Suelen trabajar con bambú, una de las maderas más resistentes que existen, más aún que el roble, y que a la vez es ligera. Por un coste extra se pueden personalizar, y si nos centramos en relojería que es probablemente lo que más nos interesa, al igual que hizo Bilyfer, han sacado unos cuantos modelos automáticos, e incluso tienen un modelo digital, el Adynatos.

El modelo que protagoniza este artículo es el reloj de pulsera Woodenson Sasanoyo, un reloj fabricado en madera de bambú, tanto en lo que a la caja se refiere, como la correa o brazalete en si mismo, que está construido a base de láminas articuladas como si fuera un armis de acero. El cierre es desplegable, de acero y con pulsadores.

Tiene 44mm de diámetro, y unos amplios 40mm de luz en la esfera, lo convierten en un reloj de tamaño grande, pero con una superficie que es enorme. Va protegida por un cristal plano, lástima que sea de plástico (acrílico) en vez de mineral. Ofrece una resistencia al agua WR, es decir, aguanta las salpicaduras. Tampoco tendría sentido más, puesto que la madera natural no es bueno que se moje, especialmente si no está barnizada como es el caso.



En su interior monta una maquinaria de cuarzo de origen Citizen, la Miyota 2035 que es de sobra conocida por su atractiva relación fiabilidad/precio.



Pese a su tamaño, el Woodenson Sasanoyo es una pieza muy ligera, es otra de las ventajas del bambú, así que resulta cómodo. Quizás la mejor sensación sea la de ponérselo y no notar el metal frío o caliente como ocurre en un reloj convencional.



70€, incluyendo la personalización de la tapa trasera también de madera de bambú, que puede ser grabada con el texto que queramos.



El packaging está muy elaborado, una bolsita de tela de saco firmada por la marca, una cajita de cartón reciclado con una alfombrilla del mismo material que la bolsa exterior, y un pin remover para que podamos ajustar la longitud de la correa, que de fábrica tiene 24cm. Incluyen un pequeño díptico que hace las veces de agradecimiento y declaración de valores, garantía y recomendaciones de uso.











4 comentarios en “Nota de prensa: Relojes de madera Woodenson”

  1. Se ve bien, yo diria que aunque no tenga barniz probablemente tenga algun tipo de tratamiento para que no se le pegue la humedad corporal, en ese caso podria arruinarse al primer uso, por lo demás pues es algo peculiar y novedoso.

  2. El logo del barbudo del perfil en el saquito, ¿es una indirecta? (guiño, guiño, hípsters con espíritu maderero y de leñador aunque no salgan del hormigón xD).

    Yo no termino de entender los relojes de madera, y menos sin tratar. Que ya de por sí la madera reacciona más a humedad, sequedad, a expandir y contraerse con ello que el metal, que también reaccionan más o menos.

    Por espíritu, desde luego que lo que más encaja es un calibre mecánico en su interior, no uno con pila.

    ¿Cuánto podría durar un reloj de este tipo? ¿Y las partes móviles y de roce entre eslabones del elaborado brazalete de madera?

Deja un comentario