Siempre quise tener un Casio Databank, especialmente si tenía calculadora, así que cuando durante un paseo por las tiendas de electrónica cercanas al puerto, vi en directo el Casio DBC-32D, con su diseño geek y futurista al mismo tiempo, su pila de 10 años de duración y el módulo 2888, estaba decidido a ir a por él… Hasta que me topé con el DB-E30D, que estaba casi al mismo precio.

Prescindía de la calculadora, pero sus células solares de silicio, sus funcionalidades mucho más completas, la resistencia al agua de 5 ATM, y su pantalla más grande, me hicieron decidir por él.

Me salió en Amazon por 37€, y como decía, debido a ser un diseño de hace 10 años, hoy en día tiene una apariencia especial, con esa mezcla de futurismo y retro.

Lo que define a un Databank, es la posibilidad de guardar datos en el reloj, que en el caso que nos ocupa es una agenda con hasta 30 nombres de 8 caracteres de longitud en 16 idiomas y teléfonos de hasta 16 números (telememo). Se ordenan de manera automática, y proporciona la opción de buscar. No es algo demasiado útil en la actualidad, pero no deja de tener su encanto. Permite mostrar el día de la semana en esas 16 lenguas, que por supuesto incluyen el inglés y el español. Me resulta chocante que esta interesante utilidad no se haya extendido a modelos de gamas más altas.

Como uno de los pioneros de su generación, el ahorro de energía (PS) hace posible que la carga dure 11 meses, que se reducen a 6 meses bajo un uso normal. Las dobles celdas solares, de tecnología de silicio, dan un mejor aprovechamiento de la luz que en el HDD S-100 de igual tecnología, pero inferior a la de silicio amorfo que trae por ejemplo el GW-M5610. Su ubicación fuera del display, y su color rojizo, le da un toque original, aunque no especialmente bonito.

El acumulador de Litio-Manganeso ML2016, ofrece una capacidad excelente, que extrañamente no se transforma en un elevadísimo grado de autonomía, pero si mucho más que suficiente.

Si nos referimos a las alarmas, el módulo 2568 no deja de sorprender. Cuenta con 5, pero que se pueden configurar de maneras diferentes. Así tenemos alarma diaria, que sonará cada día a la hora que establezcamos, mensual, que lo hará a la hora y día que fijemos, por fecha exacta, que se activará en la fecha y hora que hayamos programado, para un mes, que lo hará a la hora establecida solamente durante el mes que especifiquemos. Cuando una alarma entra en funcionamiento, la pantalla indicará cuál de ellas es la que se ha activado. Por supuesto está también la encantadora señal horaria, y la función de despertador, que hace que se vaya repitiendo regularmente hasta que la paremos.

Como suele ser habitual, tiene hora mundial en 27 países incluyendo UTC, cronómetro, temporizador, y un curioso contador de días hasta determinada fecha. La función de Auto diplay, que algunos llaman modo demo, se encarga de ir pasando por diferentes pantallas del reloj de manera autónoma.

Gracias a su generoso tamaño de la caja (50,1mm X 37,8mm X 12,4mm) y con 83g de peso, el LCD es grande, lo que le permite mostrar cantidad de información (hora, minutos, segundos, indicador AM/PM, estado de las 5 alarmas y la señal horaria, configuración de A-EL, indicador DST, estado PS, día del mes, mes, día de la semana, y hasta el año o el nivel de carga). Acerca del nivel de carga, este es muy intuitivo, con unas barras que imitan una pila, al estilo de algunos móviles. Sin duda tanta información en el display, contribuyen notablemente a su aspecto futurista. Pero lo mejor de todo, es que resulta muy legible, en particular las horas, minutos y segundos.

No podía ser de otra manera, y ofrece luz electroluminescente, de un agradable tono azul, que se complementa con la iluminación automática (A-EL), eso si, de duración no configurable.

Personalmente nunca lo he necesitado, aunque de todas formas mencionaré que no permite desactivar el sonido de los botones (mute).

Como fallos importantes, solamente le veo la junta de goma que une la pulsera con la caja, que no parece tan resistente como el resto del conjunto. Como aspectos mejorables, pues podríamos pedir que fuera radiocontrolado, que fuera WR100, que las celdas solares fueran de silicio amorfo, o las tradicionales críticas a Casio por usar cajas de resina, o cristales de policarbonato, que además en este modelo es abombado. Los botones están muy accesibles, y son suaves, por lo que a veces pueden pulsarse accidentalmente.

Como habéis visto, un reloj digital cargado de funciones, muchas de ellas, difíciles de ver en otros modelos, y que además tiene un increíble valor para su precio.

Me queda el gusanillo de la calculadora, y me gusta mucho también el DBC-611E, que lamentablemente con su CR1616, apenas tiene autonomía para 3 años.