Llevaba un tiempo detrás de él, y al final ha caído. Fue amor a primera vista cuando vi el Citizen AS2020-53H. Su estética de reloj de aviador, unido a la originalidad de su esfera gris, y a la tecnología punta que ofrecía, resultaba una combinación ganadora.

Por desgracia su precio me echaba para atrás cada vez que me lo planteaba, y para hacerlo todavía más difícil, la escasez de puntos de venta Citizen, me hacían difícil adquirirlo. Por fortuna, vinieron los chicos de Ciberwatch, y me hicieron una oferta imbatible.

Lanzado en 2011, a nivel externo, cuenta con unos acabados impecables, tanto la pulsera como la caja están construidos de acero inoxidable 316L (calidad quirúrgica), el conjunto tiene aspecto Full silver con la citada esfera gris. Las células solares de silicio amorfo de la esfera, no manifiestan cambios de color o tonalidad, independientemente del ángulo en el que reciben la luz. Incluye una regla de cálculo como parte del bisel interior, que le da un toque vintage más que práctico. Como el bisel giratorio es interior (y se manipula con una corona a las 8), la esfera es muy grande, ocupando todo el espacio disponible, y en conjunto el reloj parece de mayor de los 41mm que acredita su caja sin contar la corona.

La calidad del lumen que incorpora es sencillamente excepcional, la mejor de todas mis piezas, con un precioso color, y elevado brillo y duración.

Ofrece una resistencia al agua de 20 ATM, y un tamaño de 41 mm, que le dan mucha entidad. La esfera muestra horas, minutos, segundos, día del mes, y estado de la última sincronización. Parece inmejorable pero el AS2031-57F, algo más caro, cuenta también con caja y brazalete de titanio, y un especial cristal de zafiro con recubrimiento antireflejante interior. Lamentablemente, disponible solamente con esfera negra, y con el precioso AS2031-57A, de esfera blanca ya descatalogado… ¡Qué remordimientos me asaltan de tanto en tanto de no haberme decidido un par de años antes en vez del Duward D95059.11!

Sin embargo lo bueno está en el interior, monta el calibre de cuarzo H46, que ofrece una precisión de +/- 15 segundos/mes, y que cuenta entre otras complicaciones con calendario perpetuo completo, alimentación solar Eco-Drive con indicación de baja carga y ahorro de energía que le proporciona una reserva de marcha de hasta dos años.

Ofrece sincronización DCF-77 y a tal efecto, se acompaña del amplificador pasivo RCW/SU-3. Así que por tener, tiene casi todo lo que podría pedirse, salvo el alma del Seiko SNZF55.

Está claro que el Pilot, ha venido para quedarse, siendo mi pieza más codiciada, y mi analógico favorito.