';

El fracaso del Amazfit Neo

Hace justamente dos años me convertía en, hasta donde yo estoy al corriente, la primera web en hacer una prueba real del Amazfit Neo que justamente se acababa de lanzar. Tal vez por mi perfil, a medio camino entre la tecnología y la horología, pude aportar puntos de vista que otros medios más cercanos a los «connected» no aportaron.

Comentaba lo ingenioso de su concepto, aprovechando una frugal pantalla LCD basada en segmentos, lo que permitía tener la información siempre visible, y al mismo tiempo ofrecer una autonomía muy por encima de la media. Aún tengo ese Amazfit Neo y todavía funciona sin problemas. Todo un logro que prueba su durabilidad, y es que hablamos que en sus mejores momentos se podía comprar por menos de 20€.

Explicaba también como tenía toda la impresión de ser una prueba de concepto, una forma en que los de Amazfit/Xiaomi pudieran verificar la aceptación de ese concepto. Y efectivamente todo se prometía glorioso. Hablamos de un reloj conectado que se vendía casi a precio de Casio F-91W y que a cambio montaba una batería recargable, integraba acelerómetros y ofrecía conectividad bluetooth con el teléfono.

Sin embargo, creo que ese aspecto heredado del pasado, esa pantalla digital tan de los años 80 es la que causó rechazo entre la mayoría de potenciales clientes, gente que decidió pagar un poco más e irse a los otros productos de la casa, ya fueran smartwatches como el Amazfit Bip, o pulseras como la Miband, todo ello, pese a que implicase un desembolso económico ligeramente superior.

Que hayan transcurrido dos años y no se haya lanzado el Amazfit Neo 2 confirma el fracaso de la idea y refuerza la creencia de que el Neo no cumplió las expectativas que tenía la empresa. En ese mismo tiempo entre 2020 y 2022, se lanzó la Miband 5, la Miband 6 y la Miband 7, mientras que el Neo se ha quedado sin sucesor, sin herederos que retomen el testigo de esa tecnología en principio tan atractiva.

He escrito «en principio tan atractiva», porque a la vista de los acontecimientos ha resultado no se así. Aficionados a los relojes digitales quedamos ya cuatro en el sector, y esa es también la plausible explicación de porqué no hay más marcas que se hayan planteado lanzar una alternativa para competir con el Timex/Adidas Digital Two.

20 comentarios en “El fracaso del Amazfit Neo”

  1. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Bienvenido L. Yo lo tuve (y aún lo tengo), y creo que tu testimonio explica muy bien a lo que quería referirme. Por un motivo u otro, este smart no convencía. A unos por la falta de vibración, a otros por su LCD de segmentos…

  2. A mí me gusta el reloj pero tal como comenta L, el hecho que no tiene alarma vibratoria …fue decisivo…si habría incorporado eso yo creo que habría tenido más éxito ese reloj.

  3. Hasta dos meses de autonomía y no lo compran… Parece claro que en el caso de los smart, la gente busca el concepto convencional que prioriza las fuciones sobre la autonomía. Uno podía pensar que el revival de los 80s jugaba a favor del Neo, pero parece ser que éso queda para los digitales de más bajo coste; es una pésima noticia, pues da la razón a Casio respecto a la decisión de no actualizar su tecnología y limitarse a sacar modelos de colorines para sus collections.

  4. Lo tengo y me gusta, pero entre la alarma que no es nada funcional y que el mío no es el primero que pierde contraste en la zona derecha de la pantalla es un poco bluf este reloj aunque uarlo lo uso.

  5. Precisamente estaba pensando sobre ello el otro día, ciertamente ha sido un inexplicable fracaso que demuestra muy bien por qué Casio no se mete ahí.

    En mi caso lo que me echaba para atrás de ese reloj era la batería. Para depender de una batería pues como explicas en el post, te compras por un poco más un smartwatch «de verdad» y con pantalla a color, porque sino es un incordio. Creo que en Casio lo han entendido mejor, sus relojes de ese estilo «de gama de entrada» son o Tough Solar, caso del GW-B5600, o a pilas, caso de los GB o DW-B. Fuera de ahí, meterte en historias de baterías que sabes que es jugar a la ruleta rusa, por muy barato que sea el reloj no compensa. Y si ya quieres liarte con esos temas pues hay smartbands muy chulas y muy completas por un poco más, total, qué mas te da recargarlo cada dos semanas o cada dos meses, si vas a tener que andar enchufándolo igual.

  6. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Pues ya sois dos los que echáis de menos la vibración SoriN. Fíjate que yo es algo que no uso, y nunca hubiera pensado que es tan importante.

  7. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    A mi modo de ver fue un reloj que aprovechaba al máximo la tecnología asequible y amortizada para traer algo funcional Jostma, pero parece que tienes razón en lo que dices, que se quedaba a medio camino.

  8. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Yo no lo he usado demasiado, pero sí que ha estado encendido bastante tiempo Rubén Caldera. No sabía eso de que la pantalla pierde contraste por la parte derecha. ¿A qué se deberá? Lo digo porque los LCD no degradan tan rápidamente.

  9. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Gracias Bia Namaran. Hay aquí muchas opiniones y la mayoría echan en falta algo distinto. Está claro que al final cada uno pide una cosa, así que para gustar a todos el aparato tiene que tener miles de funciones, por tanto consumiendo una cantidad de batería elevada. Y lo que dices es muy interesante, la competencia con las smartbands, más baratas, más cómodas, y usualmente con una mayor autonomía.

  10. Para mí que algo no tenga segunda parte no lo percibo como fracaso, si bien que Amazfit suele sacar versiones y revisiones de sus productos en los que más confía, como el GTR o GTS.

  11. Buenas tardes amigos.
    Pues como dice Bia, Casio no ha actuado tan mal, al no sacar un F-91 con este tipo de características… Siempre lo he dicho (no quiero ser cansino) que la mejor opción es conectar una smart band al propio reloj. Es decir, una pulsera de actividad que pudiera pasar la información al reloj… así siempre tendrías el reloj y lo que cargas es la smart band. Como las pulseras de frecuencia cardiaca antes de las pulseritas.
    Sobre Casio, con el permiso de los entendidos, no hay nada que esté sacando que me haga desempolvar mi pequeña cartera. Para ser sinceros tampoco en la relojería tradicional… mejor los zapatos.
    Ja ja ja Que pasen una buena tarde.

  12. Pues me parece una pena que no haya tenido suficiente éxito comercial. Siempre me atrajo, pero al final no acabé por comprarlo. Pienso que salió con un precio sensacional para todas las funciones que incluye.

    Saludos.

  13. En Tribunal Horológico Internacional, Casio hace frente a una grave acusación: estar abandonando a los relojes digitales a su suerte.

    El abogado de la defensa de la empresa nipona llama a declarar a un testigo: Guti.

    El testigo declara lo ocurrido con el Amazfit Neo.

    Una vez la declaración de Guti termina, remata el abogado defensor: «No hay más preguntas, señoría».

  14. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Yo no sé Sergi. Seguramente un Smart Casio F-91W no hubiera tenido éxito tampoco. Pero sí que noto un gran cambio. Casio, al igual que otras marcas que fueron tecnológicas innovaban, probaban nuevas cosas. Ahora esas innovaciones las hacen los chinos, y temo que japoneses, americanos y europeos nos estemos quedando atrás.

  15. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Yo lo compré por capricho Gerardo, me gustaba, era económico y me decidí a pedirlo antes incluso de saber lo que hacía. Me pareció un primer paso muy interesante. Una lástima que no haya tenido continuidad, añadiendo más prestaciones sobre esa misma base.

  16. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Muy buena esa ficcionización un relojista, y probablemente haya parte de eso. En Japón deben estar aplaudiéndolo. La parte oscura es que Amazfit lo intentó, de hecho lo ha intentado con otros dispositivos, en algunos cosechando éxito. El que no se arriesga no gana, y ahí si que Casio pierde la causa.

  17. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Tienes razón Alejandro Valdezate, quizás no debería haber dicho «fracaso», ya que tampoco conozco las expectativas que tuviera la marca china. Quizás las superó con creces, o tal vez solamente buscaban ver cómo de factible o de aceptado comercialmente era usar una tecnología madura combinada con cosas actuales.

  18. Javier Gutiérrez Chamorro (Guti)

    Yo se lo terminé regalando a mi pareja José A.. Al final con relojes tradicionales y una smartband en la otra muñeca, cumples todo eso y mucho mejor.

Deja un comentario