Después de intentar traeros a José María Martí de Industrial Martí de Relojería seguimos dando a conocer las marcas relojeras de nuestro país.

Hoy estamos con Angelo Cafazzo Maroto, el principal responsable de la micromarca Trigalux y también de Relumen. Trigalux es una pequeña compañía ubicada en la provincia de Tarragona que está a punto de cumplir un año en el mercado, pero que aprovecha de toda la experiencia adquirida con Luxmento.



Hola Ángelo, me alegra mucho tu presencia en este espacio. Ha sido toda una sorpresa, porque cuando me puse en contacto con Trigalux, no esperaba que tu estuvieras al frente.
Así es Javier. Nos conocíamos en persona de alguna quedada relojera, había leído tu página de vez en cuando, pero yo tampoco te tenía asociado a ti.

Parece que al final todo ha encajado y finalmente nos hemos encontrado.

Sí, sí. El Ángelo de Luxmento…
Exactamente. Cerramos Luxmento en octubre de 2016, y poco después inicié junto con Mónica, mi esposa, este nuevo proyecto Trigalux.

¿Qué ocurrió en Luxmento?
Éramos cuatro socios, yo me ocupaba de la parte creativa que es lo que me gusta de la relojería. Después de casi tres años de actividad decidimos disolver la sociedad por diferentes cuestiones. Fue una gran experiencia empresarial, todos aprendimos mucho.
Así es como empezamos Mónica y yo con Trigalux, un proyecto que personalmente me permitiera seguir haciendo lo que me más me gusta.

Al poco de iniciar Trigalux, lanzas tu primer modelo, el T-Diver.
El T-Diver como has podido ver es un reloj propio, con un diseño que te puede gustar o no, pero que aporta algo diferente en el mercado. A lo largo de mi trayectoria me he dado cuenta que el mercado es muy grande, que hay gustos para todo, y que cualquier reloj encontrará su público si es de calidad.

Además de lo que se ve, ¿qué tiene de diferente el T-Diver?
En primer lugar, que somos una micro-marca que diseña y ensambla sus propios relojes en España. De hecho, los ensamblo yo mismo. Cada reloj me lleva cuatro o cinco horas de trabajo.

Utiliza diferentes lúmenes como el Superluminova o nuestro propio lumen, el X5, que está aplicado a mano. Monta un calibre automático Seiko NH35, tiene cristal de zafiro con tratamiento anti reflejos, y la caja es enteramente de acero. Además, se puede personalizar en cuanto a acabados.

Cada unidad es ajustada con el cronocomparador, y pasa una prueba de hermetismo. También permitimos personalizar las agujas, o el lumen. Ya digo que el reloj gustará a unos y a otros no, pero nadie ofrece en el mercado todo eso por 259€.



No ha debido ser fácil ofrecer todo eso a ese precio.
No, en absoluto. Ha sido difícil. Por ejemplo, podríamos haber obtenido financiación de Kickstarter u otras fuentes, y luego iniciar el proyecto. Sin embargo, eso no va conmigo, hacerlo de esa manera es como si no confiaras en tu idea.

Te puedes imaginar que el desarrollo desde cero, requiere una importante inversión. Una cifra que ha salido de nuestros bolsillos, es decir, que nosotros hemos adelantado, y que, si todo va bien, en uno o dos años recuperaremos.

¿De dónde vienen tus fuentes de inspiración? Es decir, un reloj es algo que deja poco margen de maniobra, al final es una esfera y unas agujas, y es fácil repetirse, al menos en parte.
Trigalux refleja mis gustos personales influenciados por diferentes marcas y diseños, durante muchos años he sido coleccionista de relojes rusos, japoneses y suizos… Las marcas que más han marcado mis gustos son Seiko y SINN.

Uno o dos años es mucho tiempo, pueden pasar muchas cosas.
Sí, y además te hablo sólo de recuperar la inversión, no de hacerme millonario. Nuestros planes no son hacernos ricos ni llegar a ser una gran compañía. Lo que queremos es poder invertir en más tecnología propia y en el desarrollo de más modelos.

Y ¿cómo está funcionando el T-Diver con eso?
Pues está funcionando muy bien. Tenemos coleccionistas tanto nacionales como internacionales y luego están los profesionales como, bomberos, policías, militares y Mossos d’ Esquadra que a título personal compran nuestros relojes.

No es porque se los regalemos, se los cedamos o hagamos publicidad, es porque les parecen una buena herramienta. Por eso para mí, cuando un cliente me dice que nuestro reloj ha satisfecho sus expectativas, es el mejor premio.

Es decir, hemos hecho un gran avance, tanto en unidades vendidas como en reconocimiento.

Mencionas los cuerpos de seguridad del Estado, pero también en Brasil habéis logrado algo importante…
Si, efectivamente así es.

Gracias a nuestros clientes y amigos que trabajan en los cuerpos de seguridad del Estado hemos podido colaborar con grandes profesionales de Brasil, así como también colaboramos activamente con equipos nacionales de rescate canino y bomberos locales.

Irónicamente a quien más competencia hace el T-Diver es a Seiko, precisamente quien os suministra el movimiento.
Es algo que ocurre también con otras marcas que montan el mismo calibre.

Seiko es todo un garante de calidad y fiabilidad. Como micro marca queremos y tenemos que poder competir contra las mejores marcas generalistas y si puede ser, ofrecer un reloj algo más completo (por el mismo precio se entiende).

Me preocupa lo que pueda ocurrir cuando transcurridos cinco o siete años, si todo va bien, y que vuestro trabajo sea más conocido, la calidad baje. Quiero decir que, llegados a ese punto, tendrás que contratar a otros relojeros, ya no serás tú el que los monte.
Mira, hay dos formas de crecer. Una es efectivamente producir más unidades, vender más. Ese tipo de crecimiento a mí no me gusta, dejaría de tener el control y la calidad se resentiría.

El segundo modelo de crecimiento es mejorar la calidad. Invertir en tecnología que nos permita innovar, mejorar materiales, especificaciones, prestaciones, … Ese es el modelo en el que yo creo.

Si te soy sincero, no me gusta esa idea. Quieres decir que acabaréis vendiendo relojes de 2.000€.
No me expliqué bien Javier. Nuestro público, es la gente de los 300€ por decir algo. La gente que ahora confía en nosotros. A ellos, hay que darles cada vez más. Innovar, para que, de aquí a 5 años, lo que obtengan por esos 300€ sea algo mejor de lo que les podemos dar ahora.

Pero queremos también que los que están dispuestos a gastarse 600€ puedan hacerlo en Trigalux. Una gama superior, y más cara. Pero como te digo, sin abandonar ni dejar de lado los 300€. Nuestra base y nuestra esencia.

Todos hemos empezado así en esta afición. Empiezas con relojes de 20€, descubriendo lo que te gusta, y un día decides probar uno de 300. Si te gusta, pues tal vez vayas a por uno más caro. O quizás te quedes en los 300 o vuelvas a los 20. Lo que me gustaría es que Trigalux estuviera ahí, tanto si quieres el de 600, como otro de 300.

¡Cierto! Porque lo que distingue una micromarca de una gran marca, es que dan más por menos.
Sí, esa es la idea. Y aunque obviamente no todas hacen eso, como aficionado a la relojería esa es nuestra visión. Dar más de lo que pueden dar el resto. Al fin y al cabo, tener una estructura pequeña nos permite ser más ágiles, y estar menos atados. Tener más libertad creativa para hacer aquello en lo que creemos.

Es interesante esa reflexión. Que digas que no quieres crecer en exceso, que tu objetivo es seguir siendo una micromarca.
Puede que lo sea, pero países con mayor historia relojera en ese sentido, como Alemania, tienen micromarcas que ya llevan muchos años en el mercado. Algunas han decidido crecer, pero otras no, han decidido seguir haciendo cosas diferentes y no en demasiada cantidad que es lo que a mí me gusta.

No te voy a negar que ser como alguna marca, que lanza 50 modelos al año, y que dado su tamaño puede permitirse que un modelo en concreto no tenga demasiado éxito, da mucha tranquilidad. Pero al final te das cuenta que el crecimiento tiene un precio, que es el acomodarse, el dejar de innovar.

Me decías que los clientes hablan muy bien de vosotros. ¿Estás en contacto con ellos?
Sí, estoy en contacto con los clientes. Al ser una marca pequeña, puedo hablar con algunos de ellos a menudo. Son de las cosas que acaban diluyéndose cuando adquieres cierto tamaño.

Me hablan bien, y de hecho algunos, ya han comprado su segunda o tercera unidad del T-Diver. Algunos como regalo, pero otros en un acabado diferente de caja, de agujas, o de color de esfera.

Que repitan compra es sin duda mucho más significativo que hablen bien. Es decir, si han vuelto a depositar su dinero con nosotros, es que nos han elegido porque les damos algo que otros no les dan.

¿Cómo es vuestro cliente tipo? Está claro que será un hombre porque sólo hacéis relojes masculinos, pero ¿hablamos de un profesional? ¿de un experto en relojería? ¿de alguien que busca sentirse diferente a los demás?
Por un lado tenemos como clientes a los coleccionistas de micro marcas, y que suelen adquirir con mucha regularidad relojes de diferentes marcas y rangos de precio y por otro lado tenemos como clientes a personas amantes de relojes herramienta, profesionales que buscan un reloj fiable y resistente (para uso diario).

Cuéntanos un poco sobre tu afición relojera.
Pues diría justamente eso, soy un aficionado a los relojes. Todo comenzó en los 90 adquiriendo relojes rusos de segunda mano, en aquella época entraban en Suiza a través de Alemania y se podían conseguir verdaderos chollos. Con el tiempo empecé a trastear y reparar algunos Vostok baratos y poco a poco iba adquiriendo más conocimientos. A los pocos años ya me atrevía con relojes más costosos.

Con el tiempo aprendí a restaurar el lumen de las esferas hasta finalmente especializarme en la aplicación del lumen.

Los relojes me han gustado desde pequeño, recuerdo mi primer reloj: un Casio F-5. Luego con el surgir de los foros me convertí en coleccionista G-Shock, Poljot y Seiko.



Supongo que es la diferencia entre tú y otros, es decir, para ti la relojería es un hobby, y puedes dedicarte de una forma especial a ello.
Sí, mi trabajo diario, lo que me da el sustento y me permite invertir en Trigalux es mi empleo en una fábrica automovilística.

Decir que Trigalux es mi hobby suena quizás demasiado romántico. Piensa que me paso muchos fines de semana diseñando y montando relojes. Y que cada día, cuando llego a casa, dedico varias horas a esa tarea. Yo diría que es mi pasión, no mi hobby.

¿Qué ha sido lo más complicado con el T-Diver?
Todo es complicado. Parece que un reloj sea algo sencillo, pero son multitud de componentes que deben encajar.

Hay unos cuantos fabricantes a nivel mundial de cajas, trabajan sobre catálogo, es decir, sus cajas igual pueden ir a una marca que a otra. En nuestro caso las cajas son específicas para nosotros, lo que implica que las diseñamos en conjunto con ellos, un proceso que es mucho más caro y más lento.

Cuando tienes un modelo propio, y si tiene éxito, al final te lo acaban copiando, y luego lo ves en internet con otra marca, y no tienes mucha forma en la que protegerte salvo el contrato.

Así que lo que hay que intentar es que cuando te copian, tú ya vayas dos pasos por delante. Tengas nuevos diseños y nueva tecnología que te permita ofrecer más de lo que dabas antes.

Ya que sacas el tema del dinero, y si puedo preguntar. ¿Cuánto cuesta eso?
Mucho dinero Javier. Además, nosotros lo hacemos todo legal. Desde las aduanas de importación en donde pagamos el IVA de las fornituras que traemos, hasta nuestras obligaciones con Hacienda.

Siempre se dice que Hacienda es el accionista número uno de cualquier empresa, y que va a cobrar incluso aunque no haya beneficios.
Tiene sentido claro. Si ganas dinero, debes contribuir con él. Lo que ocurre es que cuando empiezas, cuando no ves ingresos, eso es un lastre. Porque los gastos y los impuestos siguen ahí. En España se habla mucho de emprendeduría, pero el sistema no ayuda. Otros países de Europa y Estados Unidos te lo ponen más fácil.

Sin duda admiro esa forma de pensar. Y lo demuestras con el T-Diver. Lo normal en una nueva empresa es ser conservador. Podrías haber empezado con algo parecido al Submariner, y usar componentes genéricos. En cambio, has partido de un diseño propio. Unas formas que nos recuerdan los relojes de buceo tipo Doxa de los 60, pero que a su vez tiene muchos elementos propios.
No sólo eso, hemos logrado una red de proveedores que parte casi desde cero. Necesitaba esa independencia, y al final, parece que hemos encontrado colaboradores que pueden producirnos lo que necesitamos, y según mis especificaciones.

¿Qué planes tenéis de cara a futuro?
Hemos terminado ya nuestro segundo modelo, el TA-100. Esta vez es un reloj de cuarzo con maquinaria Swiss Made de Ronda. Un reloj herramienta que aporta también novedades.

Por ejemplo, la maquinaria va fijada con la caja a través de un sistema compuesto por tres piezas, una bata de plástico y dos aros de gel de silicona para proteger la maquinaria de vibraciones e impactos.

No conozco muchos relojes analógicos que hayan incorporado ese sistema, (Casio y Certina utilizan sistemas similares, aunque no iguales), y para nosotros era algo necesario, porque un reloj herramienta, imprescindiblemente debe resistir golpes y vibraciones.

Puede parecer algo tonto, pero para que te hagas una idea, esa protección, ese gel que puede parecer tan sencillo, nos ha llevado cerca de un año de trabajo. No es una simple junta de goma, es un compuesto especial, adaptado al interior de la caja, y que hemos concebido junto a un gran fabricante de juntas, esto encarece el coste final notablemente. Pero es algo que creemos que es importante.



Tiene lógica, porque si buscas un reloj herramienta, debe ser de cuarzo. Menos sensible a golpes, y más preciso.
Cada reloj tiene una función es como yo lo veo. Puede que quieras disfrutar de la mecánica en tu muñeca, o puede que quieras mayor resistencia y fiabilidad. Ese es el aspecto principal de un reloj de cuarzo.

Además, con el módulo de Ronda, podemos ofrecer una duración de pila de 5 años. El precio de venta es también más económico. Yo no me gastaría por decirte algo 500€ en un reloj herramienta que necesito para trabajar en un entorno duro.

Esos 150€ o 200€, son como te explicaba sin escatimar en prestaciones. Podríamos haber montado una caja de resina mucho más barata, y que tiene ventajas como su ligereza. Pero al final, eso limita la vida del reloj a los 10 años. Una vez le hagamos dos cambios de pila, los tornillos no roscarán bien. Entrará el polvo y el agua, o la caja se rajará.

Sé que hay empresas muy conocidas que lo hacen así, pero nosotros no, es otro ejemplo de lo que te explicaba, que la misión de una micromarca es ofrecer algo distinto. Dar más al cliente.

¿Qué es lo que más te motiva de Trigalux?
En general hacer lo que yo considero que es un buen reloj. Buen diseño, buenos materiales, buenos acabados y a un precio razonable y justo.

Es importante, porque yo antes de fabricar relojes, soy un aficionado a la relojería, igual que tú lo eres.

¿Qué tal el recibimiento de Trigalux?
El recibimiento ha sido muy positivo y nos ha sorprendido gratamente teniendo en cuenta que prácticamente no invertimos en publicidad.
Para esta nueva etapa he decidido alejarme de los foros. Son una plataforma con mucho feedback (retroalimentación) que al final no eres capaz de “digerir” y posiblemente te acaba influenciando en decisiones importantes. Dejas de hacer un poco lo que crees, por hacer lo que los foros te transmitir.

Creo que soy más imparcial y más fiel de este modo…y el producto lo más auténtico posible.

No piensas que el cliente de una micromarca es alguien que, en vez de buscar una calidad por encima de otras marcas, busca una marca conocida. ¿Algo de lo que hablar? Y en ese sentido el T-Diver es un reloj que llama la atención, porque se ve diferente a otros relojes.
Hay clientes a los que les gusta que les pregunten por su reloj, en cambio otros prefieren pasar desapercibidos.

Del mismo modo, hay gente que valora las marcas poco conocidas, simplemente por eso. Somos personas y buscamos cosas diferentes. Pero está bien si eso es lo que te llena y te hace feliz.

Igual que hay otros que buscan lo establecido. Los relojes de marcas reconocidas.

Como tú, me gusta defender las cosas de aquí. Creo que es algo que va en beneficio de todos. ¿Cómo es la colaboración entre vosotros?
Con las grandes marcas, ya sean de aquí como de fuera no tenemos relación. Somos pequeños, y en cierta forma nos infravaloran.

Entre las micromarcas noto alguna rivalidad y secretismo. Yo no pienso así, creo que intercambiando experiencias es como todos mejoramos y aprendemos. Tal vez es que nos falta rodaje en España con las micromarcas relojeras, porque en Alemania como tu decías, o en Estados Unidos, hay una relación más estrecha entre ellas.

Si tuvieras que poner una micro-marca que sea tu referente, o que te guste, ¿cuál dirías? Para mi Sinn, sin ser una micromarca como tal, me gusta bastante. También Marc&Sons que, aunque ha crecido bastante creo que van en buena línea.
Como marcas SINN, DAMASKO, MARATHON y como micro marca Lüm-Tec.

Por todo lo que hemos estado hablando me hago una idea de cómo es tu reloj ideal. Un reloj instrumento, con aspecto táctico, y un diseño elaborado.
Efectivamente, soy un fan de los relojes tácticos, como nuestro próximo modelo el Tierra Aire (TA-100), este reloj representa mi visión y gusto al 100%.

¿Qué reloj llevas ahora mismo puesto? ¿Qué otros relojes tienes?
El reloj que suelo llevar a diario es un T-Diver Gun Metal con esfera negra y tres capas de lumen X5. También me gustan mucho mis Casio MR-G 110 y 210, Luxmento Naylamp, Citizen Ecodrive y Seiko Stargate.

¿Cuál dirías que ha sido vuestro mayor éxito en materia de relojería?
Superar este primer año como nueva marca, ha sido todo un éxito…más de lo esperado.

¿Y vuestro mayor fracaso?
No recuerdo haber fracasado como tal, pero si recuerdo haber pasado por momentos “complicados”. Por ejemplo, cada vez que uno de nuestros proveedores nos comunicaba algún contratiempo u incremento de costes.

Por aquí ha estado Fran Moragas de Moragas Tecnologie y Gilberto Salas de WEC Design. En vistas de esa colaboración, ¿no serían unos buenos proveedores nacionales para Trigalux?
En Trigalux trabajamos estrechamente con diferentes proveedores nacionales, por ejemplo, nuestras correas de piel son 100% artesanales y Made in Spain.

También utilizamos juntas fabricadas en Barcelona. Para los encargos de grabado colaboramos con una empresa de la localidad.

Siempre estaremos abiertos a nuevas colaboraciones nacionales.

¿Qué proyectos de cara a futuro tenéis?
Estamos ya planteando en nuestro tercer modelo. Un Diver de cuarzo y que, si no ocurre nada, lanzaremos a finales de este año 2018.

Luego habrá nuestro cuarto modelo, este volverá a ser automático. Pero es lo que te decía, queremos ir asentándonos poco a poco. Lograr que nuestros clientes queden satisfechos, y así seguir invirtiendo.

Ahora que estáis a punto de sacar un reloj con maquinaria suiza de cuarzo, ¿veremos máquinas más refinadas en los automáticos? Actualmente hay muchas más opciones a parte de ETA. La misma Ronda tiene ya calibres automáticos.

Es una cuestión que nos hemos planteado desde el principio. Para maquinarias de cuarzo apostaremos por maquinarias suizas ISA o Ronda mientras que para las maquinarias automáticas seguiremos apostando por Seiko, posiblemente algunas versiones más refinadas, pero a corto plazo no veo un Trigalux con ETA o Sellita.

Ronda automático puede ser una opción a tener en cuenta para más en adelante.

En cuanto a materiales, que es algo que sé que te interesa mucho. Veremos relojes de titanio o biseles cerámicos en Trigalux, ¿o es algo que se escapa de la franja de precio objetivo que tenéis?
Como fabricante de relojes tácticos estamos abiertos a materiales como el titanio y tungsteno, pero el bisel cerámico lo veo demasiado delicado…durante los ensayos de resistencia que hicimos con los primeros prototipos del Tierra-Aire los biseles cerámicos no aguantaron.



¿Cómo ves la industria relojera actualmente?
La veo como que innova poco, son conservadores y siguen haciendo casi lo mismo que se hacía antes, salvo unas pocas excepciones.

Pero es algo que aprecio mucho en la industria suiza, y te lo dice alguien que nació allí. Tengo la impresión que las buenas ideas en cuanto a relojería, vienen cada vez menos del país helvético. Eso nos da una gran oportunidad a nosotros y otras marcas que tienen ganas de aportar cosas diferentes.

Pese a la popularización de los smartphones, la mayoría de gente sigue llevando reloj. Las opciones nunca fueron tan amplias como hoy en día. ¿Cómo ves el futuro de la relojería?
Sigo opinando que un reloj es un instrumento. Cualquier profesional que depende de un indicador de la hora te lo podrá confirmar; un reloj puesto en la muñeca es mucho más práctico y rápido que un móvil a la hora de indicar la hora.

Creo que en un futuro los Smartwatch irán ganando terreno pero el reloj analógico seguirá siendo el instrumento favorito para indicar rápidamente la hora.

¿Piensas que algún día volveremos a tener una manufactura relojera en nuestro país como teníamos en los 50, 60 y 70, o es algo impensable ya?
Manufactura como tal es difícil…implicaría una infraestructura e inversión importante, creo que son tiempos difíciles para este tipo de “apuestas”, pero si veo posible el resurgir de alguna marca nacional.

Muchas gracias por tu tiempo Ángelo. Yo he aprendido mucho hablando contigo, y espero que nuestros lectores también.
El placer ha sido mutuo, creo que entre todos debemos apoyarnos, así que muchas gracias por tu interés en nuestra marca Trigalux.