El mundo de la relojería con su larga historia ha sufrido notables cambios, reorganizaciones, y crisis. Con los diferentes suministradores de movimientos y diferentes fabricantes, nos podemos encontrar con relojes alemanes con maquinarias chinas, españoles con maquinarias japonesas, etc.

Sin embargo, hoy quiero reflejar algunos de los casos más relevantes, que en mi opinión ejemplifican estos cambios.

Hamilton
Hamilton Watch fue fundada en 1892 en Lancaster (Pennsylvania) por Abram Bitner. Dentro de su origen estadounidense se caracterizó por la manufactura y comercialización de relojes de bolsillo y posteriormente de muñeca, que fueron muy populares entre los pioneros de la aviación.

A partir de 1971, su herencia se desvanece, pasando a ser la tercera compañía en formar parte del grupo suizo Swatch en 1971 tras Omega y Tissot.

Rotary
Rotary fue fundada en 1895 en La Chaux-de-Fonds (Suiza) por Moise Dreyfuss. Fue adquiriendo notoriedad, especialmente a partir de los años 1940 al ser el proveedor oficial de relojes del ejército inglés. A pesar de ello, su sede central se encuentra en Londres, aunque siguen equipando movimientos suizos, así como japoneses y chinos.

Bulova
Bulova se funda en 1875 en Nueva York (USA) por Joseph Bulova, y desarrollan su capacidad técnica que culmina en 1960 con el primer reloj electrónico del mundo, el Accutron

A partir de 2007, son adquiridos por los japoneses de Citizen.

Como vemos americanos que se hacen suizos, suizos que se hacen ingleses, y americanos que se hacen japoneses. No querría terminar, sin dejar de mencionar a la suiza Titan, de la que luego los indios del del grupo Tata adquirirían el nombre, y se aliaran con los estadounidenses de Timex hasta 1998. Los soviéticos de Sekonda que a partir de 1993 fueron comprados por inversores chinos.